lunes, abril 13, 2015

UPyD Ferrol: sin programa no hay lealtad

Existen dos clases de afiliados en los partidos políticos. Los que tienen un programa político y los que no. Los primeros son aquellos que vienen con "el pan debajo del brazo" de pertenecer a movimientos vecinales o similares. Los segundos... aquellos que sólo pueden aportar una desnuda ambición. 

Normalmente a los partidos políticos les preocupa que su marca política caiga en manos de malintencionados. Pero a veces es más peligroso que las agrupaciones caigan en manos de oportunistas sin programa. Dichas agrupaciones a duras penas podrán generar un programa local coherente. O bien hacen un triste programa marco apenas presentable o producen un sinsentido que insulta a la razón. El caso de UPyD en Ferrol es un ejemplo perfecto.

Consultando sus redes sociales, vemos que antes del verano de 2014 quienes estaban tras UPyD Ferrol no tenían actividad. Comienzan a partir de entonces (falta menos de 1 año para las municipales) a emitir las típicas notas de prensa de baja calidad con comunicados de denuncia sobre cuestiones de actualidad. Tras esto, aparentemente deciden que la idea fuerza que van a desarrollar es la fusión municipal entre Ferrol y Narón (ayuntamiento limítrofe). Es una idea por la que intentan trasladar a lo local el mensaje de "unidad nacional" tan típico de UPyD. Una ocurrencia del todo adecuada cuando no tienes un programa local propiamente dicho. Como prueba del bajísimo nivel de la gente de UPyD en Ferrol resulta verdaderamente revelador el siguiente video con su ahora ya ex-candidato:


La idea de una fusión Ferrol-Narón es una idea de programa legítima. De hecho ya fue desactivada por el PP. No obstante, quienes estaban tras UPyD en Ferrol pretendieron emplear dicha idea como único sostén de su programa político. Algo suicida puesto que se partía sin representación municipal con un programa que requeriría obtener una doble mayoría absoluta en dos localidades simultáneamente. Absurdo.

Sin revelar de dónde sacaban sus cuentas desde UPyD Ferrol nos decían que la fusión proporcionaría un superavit fiscal de 14 millones de euros anuales. En la página 5 de su programa nos decían, con el lenguaje del trilero, que con el superavit "las posibilidades son ilimitadas". Todo muy bien si no dijesen en la página siguiente que comprometían también (?) todo el superavit imaginario a cancelar la totalidad de la deuda municipal (que cifraban en 40 millones) en dos años. No puedes prometer con una mano extensísimos programas de gasto y con la otra amortizar anticipadamente deudas bancarias. O una cosa o la otra. 

A la pésima estrategia de basar la integridad de su programa en una carambola política de la que eran obviamente incapaces, le sumaron un caprichoso programa de gastos exóticos o innecesarios. Desde cubrir con cúpulas todo el barrio histórico de Ferrol a convertir en museo flotante el portaaviones Príncipe de Asturias citando como ejemplo Hamburgo: una ciudad con tan sólo 16 veces más población que la suma de Ferrol y Narón. Y hay muchas más cosas por el estilo. Uno puede imaginar el torpe brainstorming en la sede del partido. Habrá quien quiera verlo como un gracioso amateurismo, cuando es burlarse de los votantes.

En el marco de la Operación Rivera, diversas agrupaciones de UPyD están cambiando sus chaquetas por las de Ciudadanos. En Ferrol no ha sido diferente. Lo que parecen ser los cabezas de lista han hecho defección a última hora para poder figurar en las listas de Ciudadanos; sin duda confiando en aumentar sus probabilidades de ser elegidos. Para la formación de Albert Rivera el negocio de esta integración parece estar en evitar que haya una candidatura que divida voto "centrista". No obstante, en sus cuentas de las redes sociales los tránsfugas de UPyD andan insinuando que se llevan con ellos su programa. Se culminaría el disparate total si los que se quedan en UPyD (haberlos haylos) siguiesen adelante con una candidatura bajo el programa en cuestión. 

Cabe señalar, por último, que todos estos tránsfugas se van del partido entre acusaciones de fracaso y personalismo a Rosa Díez... ¡cuando corren a los brazos de Albert Rivera! Y lo que es peor, con el enfoque estratégico calamitoso de basar todo en la fusión Ferrol-Narón... ¿cómo pueden acusar de mala estratega o "mal timonel" a Rosa Díez? Es de chiste lo de esta buena gente.

La política en España está tan desprestigiada que político es para muchos sinónimo de corrupto. Con semejante orden de cosas no resulta extraño que algunos parezcan decididos a que regeneración política sea sinónimo de comedia. A que todo sea mentira. So pretexto de alcanzar la regeneración de la política, en definitiva, parecen empeñados en que la demos por imposible.

¿Quedará alguno de la foto?
"El que dice una mentira no sabe qué tarea ha asumido, porque estará obligado a inventar veinte más para sostener la certeza de esta primera" Alexander Pope.

PD: mientras escribía estas líneas me topé con un artículo de Geografía Subjetiva muy relacionado con lo aquí expuesto. Muy recomendable.

jueves, marzo 05, 2015

Ciudadanos: la profecía de una coalición para gobernarlos a todos

Albert Rivera y Ciudadanos son la nueva Operación Roca. Al igual que en aquella, un personaje de la política catalana está siendo empleado para buscar un partido bisagra "nacional" para alcanzar un gobierno de derechas estable. Una eventualidad dificil de alcanzar en solitario para el Partido Popular, por grande que sea su control de los medios de comunicación. 

El control ejercido sobre los medios de comunicación no parece poder garantizar una nueva mayoría absoluta al PP, ni siquiera con la conveniente división de la izquierda que está en marcha. Es difícil que las fantasías mediáticas con la "recuperación económica" o "el final de la crisis" impliquen un sonado respaldo electoral al PP cuando el desempleo y la miseria son una indiscutible y generalizada realidad. El súbito apoyo de los mencionados medios a la figura de Albert Rivera y su Ciudadanos es, por tanto, un plan B. 

Existe un empeño en asociar Ciudadanos a Podemos, el partido de Pablo Iglesias. Esto obedece claramente a varios motivos. El principal, claro, es atribuir al partido de Albert Rivera las ventajas de la "nueva política" y "la frescura". Pero Ciudadanos no es nuevo ni fresco. 

Ciudadanos es un partido que va para la década de existencia, durante la cual ha atravesado diferentes fases. Baste aquí decir que se presentaron en Cataluña como una alternativa al PSC y con el tiempo se acabaron por sentir cómodos siendo un fetiche de la ultraderecha más rancia, agresiva y miope de Madrid. Fuese por cálculo interesado o no de Albert Rivera, la realidad es que Ciudadanos terminó por concurrir a las Elecciones Europeas de 2009 en una coalición de partidos xenófobos y reaccionarios llamada Libertas. El director de la campaña electoral de Ciudadanos, por cierto, fue Román Cendoya, un ultra muy ultra procedente del PP. Aquella operación política, encabezada por Miguel Durán y respaldada por los medios afines a la ultraderecha, que la saludaron como un habilísimo golpe de efecto de Rivera, se saldó con apenas veinte millares de votos en toda España. A Ciudadanos le llevaría un tiempo recuperarse del ridículo.

Por otra parte, desde que comenzó a coquetear con ser "partido nacional", Ciudadanos tuvo graves problemas de implantación territorial. Dada su total falta de base política y afiliados en varias ocasiones llegaron a pedir el voto a diferentes fuerzas políticas. No obstante, lo que en Ciudadanos ha sido una constante ha el oportunismo asociativo más salvaje. A lo largo de toda España, Ciudadanos no tiene problema en que grupos de diverso pelaje y oscuras trayectorias se pongan bajo sus siglas. Esto garantiza, de entrada, que la base de afiliados del partido de Albert Rivera no sea precisamente un movimiento popular. Con semejantes estrategias de expansión, la forma que adquiere Ciudadanos, más bien, es la de la clásica coalición oportunista de caciques de medio pelo. 

Descartada la novedad y la frescura de quienes se agrupan bajo la bandera de Albert Rivera, cabe preguntarse de dónde sale ahora, de nuevo, el Ciudadanos "partido nacional". Primero cabe señalar que hace unos meses hubo una ofensiva mediática en que los tertulianos marca PP exigían la fusión de Ciudadanos y UPyD. Puede que dicha unión fuese la excusa para lanzar la campaña mediática que vivimos ahora con Ciudadanos. En este enlace con los sondeos nacionales de intención de voto se puede ver que estamos ante una campaña mediática. Vemos, de entrada, que a Ciudadanos se le está comparando reiteradamente en los medios con un partido (Podemos) que en el mejor de los casos dobla su intención de voto y en el peor la multiplica por... ¡7!. Sorprendente, Aunque sorprendente resulta, en realidad, toda esa narrativa de "el despegue de Ciudadanos y Albert Rivera" contemplando encuestas tan recientes como de 14 y 26 de Febrero que les atribuyen entre 3 y 6% de votos. ¡Menudo despegue! Aunque bueno, según algún sondeo interesado el Partido Reformista de la Operación Roca también "despegó" en su día.

Si la unidad de España fue el primer objetivo de Ciudadanos, ojo que el segundo parece ser facilitar financiación a los empresarios a costa de los trabajadores. Albert Rivera nos ofrece una ronda más de ese capitalismo popular que no se sonroja al ofrecer las infinitas bondades de una agenda diseñada en perjuicio evidente de una inmensa mayoría. Todo gracias al programa económico de Luis Garicano, un viejo asociado de esa claque corporativa de exotérico progresismo de FEDEA-Politikon. En este punto resultaría más apropiado cambiar el nombre de Ciudadanos por el de "Empresarios".

Ciudadanos, "el Podemos de derechas", se trata de una operación política en que se anticipa un éxito con la esperanza de que simplemente suceda. Una mala praxis que fracasó en 1986 con la Operación Roca y que las modernas formas de comunicación, sin embargo, hacen ahora más sencilla que entonces. Al igual que con Miguel Roca y el Partido Reformista, Ciudadanos es un partido que procede de Cataluña, con un programa de adulación al mundo de los negocios y fantasiosa regeneración. Un partido, además, constuido no por idealistas sino por pillos y profesionales de la política local. El objetivo último de todo el invento no es otro que poder organizar un gobierno de la derecha en un escenario social en que debería resultar imposible. Esta es la desnuda realidad de Ciudadanos, un mero instrumento para un fin. Vergüenza mediática nacional.



"No vamos a repartir pescado [a Andalucía], vamos a enseñar a pescar y a dar cañas" Albert Rivera.





miércoles, febrero 25, 2015

Rubalcaba returns

Rajoy ayer perdió. Perdió rotundamente. Y se mostró como un dirigente cansado y descuidado, más pendiente de pasar un trámite. Algo lógico dado el actual juego político europeo. El presidente, quien presume de ser hombre de realidades, nos ofreció un despreciable acto electoral acorde al no menos despreciable papel que ocupa nuestro legislativo frente a los amos de Europa. 

Mariano Rajoy es un político con un gusto trasnochado por cierta "ironía parlamentaria". Un estilo oratorio más propio de tiempos en que los debates políticos eran seguidos desde sillones orejeros. Si Rajoy puede decir algo irónicamente, aunque obligue a ampliar el "corte televisivo" al minuto y medio, lo hará. Rajoy es adicto, también, a adoptar el papel de "maestro" frente a sus interlocutores. Una actitud irrespetuosa que tiene mucho que ver con su concepción racista del mérito. El elevado concepto que Rajoy tiene de sí mismo, en realidad, le lleva a perder casi cualquier debate ante los ojos de un demócrata, pero lo de ayer con Pedro Sánchez alcanzó otro nivel.

Rajoy allá por diciembre pidió a los reyes magos la vuelta de Rubalcaba. Como buen alumno aplicado, puede que sus deseos se hayan hecho realidad. La eliminación de Tomás Gómez y el discurso de ayer en el Congreso suenan más a Rubalcaba que al desechable Pedro Sánchez. De hecho, es conocido que Alfredo Pérez Rubalcaba ha ayudado a Sánchez a preparar el Debate del Estado de la Nación. Y el tándem Rubalcaba-Sánchez, propiciado por Susana Díaz, funciona bien. Lo hace porque los discursos de Rubalcaba, siendo muy superiores a los de Rajoy, caían mal en muchos oídos por su luciferina claridad y por haber sido protagonista de la última fase "troikiana" del zapaterismo. El aspecto y perfil de Pedro Sánchez, un tópico falso principiante en política y figurín, maximiza la superioridad discursiva de Rubalcaba. 

Si Rajoy ya perdía claramente con Rubalcaba, con Pedro Sánchez se hace casi imposible al PP vender el humo de victoria. Aunque la inercia goebbelsiana que ha adquirido la prensa del Régimen obliga a intentarlo. Y es que la bochornosa actuación de Rajoy no existe en la España monocolor del Partido Popular. Viendo el telediario de TVE ayer noche, por ejemplo, bien parecería que el debate del Estado de la Nación fue una homilía de Rajoy, defendiendo las esencias de España frente a un atajo de pecadores insolentes. Un empeño en la mentira ya habitual en la España de los Rafael Hernando y similares. Una España en la que no sólo se persigue engañar a la gente sino la satisfacción ideológica de quienes consumen una realidad deformada ajustada a su pensamiento deformado. 

Ayer Rajoy dio claras muestras de haberse visto sorprendido por la agresividad rubalcabiana de Sánchez. Bien pudiese ser que Rajoy pensase que no había que preparar el cuerpo a cuerpo contra el líder socialista. Tal vez el entorno del presidente del gobierno consideraba que sólo faltaba dar la puntilla a Sánchez. Por esto acabó Rajoy hecho un manojo de nervios, insultando sin ton ni son, ordenando al líder del PSOE no vuelva al Congreso "a hacer ni decir nada". Concluía Rajoy calificando el discurso de Sánchez de "patético". Así es nuestro flamante presidente del gobierno, visiblemente cansado de presidir España e inmerso en una complicada oposición a procónsul de Alemania en estas latitudes. 

Se dijo que el PSOE haría mejor oposición sin contar con Rubalcaba y estando en su lugar alguien nuevo y que interpretase un mensaje diferente. Podemos, Ciudadanos y cualesquiera otras profecías autocumplidas decreten los medios de comunicación, harán difícil el recurso del socialismo a la mera novedad y mucho más a "los pactos de Estado". Tal vez el mejor plan del PSOE no sea cambiar. Tal vez la respuesta sea un inadvertido liderazgo de Rubalcaba.



"La soberbia no es grandeza sino hinchazón; y lo que está hinchado parece grande pero no está sano" San Agustín.

miércoles, febrero 11, 2015

Ucrania: una guerra de mentiras

En telediarios y radios se habla de guerra en Ucrania. Una guerra en la que, como no podía ser de otra forma, hay buenos y malos. Los buenos, según la totalidad de los medios de comunicación, son los representantes del actual gobierno de Kiev. Los malos, nos dicen, son los "rebeldes prorrusos" o, directamente, "los rusos". La expresión "guerra fría" intenta resumir el carácter del conflicto: indentificándolo así como una operación de expansionismo del imperialismo ruso. ¡El oso ruso!

Los niveles de manipulación respecto al conflicto de Ucrania en los medios de comunicación alcanzan niveles irrespirables. La propaganda del gobierno de Kiev se transmite pura y sin cortar. Hoy mismo en un telediario ponían al presidente Poroshenko acusando de crímenes contra la Humanidad a los rebeldes prorrusos para a continuación poner imágenes de un ataque del gobierno de Kiev a una estación de buses llena de civiles. Podemos ver indicios de "verdad guionizada" por doquier: donde noticias sobre los civiles que se presumen muertos tras acciones de los rebeldes son tituladas "rebeldes matan civiles" y a la inversa se zanjan con "civiles mueren en enfrentamientos"

Dados los niveles goebbelsianos de propaganda que disfrutamos los españoles respecto a lo que sucede en Ucrania son necesarias aclaraciones. 

Un golpe de Estado

Debe recordarse que el gobierno de Kiev procede en último término de un golpe de Estado. Y los golpes de Estado son, por definición, "ilegales". Además, en fecha tan reciente como 2010 las elecciones en Ucrania las venció un candidato prorruso por margen de un millón de votos. En este caso, por tanto, no es asumible la versión de que se trata de un golpe de Estado popular contra un tirano. Los sucesos del Maidán, estuvieron apoyados y financiados desde el exterior. Se produjo la insólita imagen de que altos funcionarios de países de la UE y de EEUU acudiesen a mostrar su apoyo al Maidán. Para más inri, se supo a posteriori que hubo francotiradores haciendo ataques de falta bandera contra los manifestantes para "legitimar" el golpe.

El apoyo masivo de la prensa occidental a los actuales amos de Kiev carece de relevancia. No se basa en ningún análisis justo de la situación sino en el reflejo de intereses geopolíticos más bien descarnados.Tan es así que, lejos de la imagen de idílicos tecnócratas europeístas que nos quieren transmitir, los gobernantes de Kiev se han apoyado en grupos, batallones y bandas de individuos de ideología neonazi. Para EEUU esto no representa un problema. Ronald Reagan en su momento declaró que los miembros de la Contra nicaraguense eran "el equivalente moral de nuestros Padres Fundadores y los valientes hombres y mujeres de la Resistencia francesa". Y por si desconfiamos de la demencia senil de Reagan baste recordar el apoyo norteamericano a los más tenebrosos regímenes de derechas en latinoamérica y otras latitudes. 


La integridad territorial de Ucrania y su ejército

Se dice que Rusia ya ha invadido Ucrania enviando tropas a las zonas controladas por rebeldes de Donetsk y Lugansk. Algunos incluso llegan tan lejos como para afirmar que Rusia intenta invadir Ucrania. Pero si esto fuese cierto, los rusos ya estarían en Kiev. Bastaría la noticia de que tropas rusas han entrado en Ucrania para que buena parte del ejército ucraniano desertase al campo prorruso. Basta retomar el mapa electoral de 2010 para ver que el Ucrania vs Rusia no se circunscribe a las fronteras entre las zonas rebeldes y las zonas controladas por Kiev. Además, un abierto compromiso militar de Rusia implicaría una interesante oportunidad a los oficiales del ejército ucraniano de integrarse en las fuerzas armadas rusas; algo que definitivamente EEUU no puede proporcionarles. Ambas circunstancias estas últimas que sin duda arrojan luz sobre por qué el gobierno de Kiev está construyendo un ejército paralelo al regular.

Un aspecto interesante a este respecto son las noticias sobre el envío de armamentos al gobierno de Kiev. Se trata de uno de los faroles de la postura de EEUU. Tal es así por cuanto los políticos ucranianos no son de fiar para Washington, son demasiado variables. Lo sabemos gracias a Wikileaks. Además, el envío de armas resulta inútil si quienes podrían manejarlas constituyen o constituirían una amenaza para el gobierno de Kiev. Dárselas al ejército regular, como hemos visto, sería peligroso. Armar demasiado a los neonazis de la Guardia Nacional, otro tanto de lo mismo. Una curiosa situación, en definitiva, que hace pensar que esas "armas letales defensivas" (olé, olé, olé) son sólo una baza para negociar.

Las declaraciones Obama reivindicando el respeto a la integridad territorial ucraniana no son asumibles. No lo son dado que EEUU respaldó la secesión unilateral de Kosovo, por ejemplo. Una secesión aprobada por una simple votación parlamentaria sin un mal referendo que llevarse a la boca y que entraba en colisión con la constitución de Serbia.

Otro punto interesante sobre la actitud de EEUU con sus aliados en Kiev: lo que fue justificación suficiente para arrasar al régimen de Gadafi en Libia el gobierno ucraniano lleva meses haciéndolo deliberadamente. Legalidad internacional.

La integridad de Ucrania es discutida y discutible desde el momento en que hay una facción de ucranianos que ha reclamado para sí el uso de la violencia para afirmar su poder. Un poder que pretende casi indisimuladamente excluir a un sector importante de la sociedad ucraniana. Se presentan así las condiciones para una guerra civil. Y muchas guerras civiles terminan con la escisión de territorios. Lo contempla el Derecho Internacional. Un Derecho que prohíbe que segundos países se inmiscuyan en los conflictos internos, sí, pero que se lo prohíbe a todos y no sólo a Rusia. Algo importante para valorar la actitud de Rusia ante la clara intención de las potencias occidentales de instalar por la fuerza un gobierno anti-ruso que le privaría de su único puerto libre de hielos en invierno. Una pretensión inaceptable, supongo, para un país como EEUU cuyas intervenciones en el Cono Sur son tan incontables como deliberadamente relacionadas con la "seguridad nacional". Seguridad nacional a la que, al parecer, no tiene derecho Rusia.

Si Sudán del Sur se ha constituido en un estado independiente de Sudán... ¿qué impediría que sucediese otro tanto con Donetsk y Lugansk? Pues la misma clase de razones soberanas que hacen legal cualquier cosa: la fuerza.

Cuestión de fuerza e intereses legítimos

Se mire por donde se mire las razones de rusos y occidentales con respecto a Ucrania son de carácter estratégico. En este campo caben todo tipo de consideraciones más o menos paranoicas. Sin embargo, debe emplearse el sentido común. El interés por Ucrania de la UE y EEUU es una amenaza directa a Rusia. El golpe de Estado en Ucrania no se hubiese producido sin la influencia occidental y el empeño de EEUU por imponer a Rusia el gobierno salido del golpe debe elevar muchas y legítimas sospechas en Moscú. 

Por último cabe recordar que los rebeldes de Donetsk y Lugansk no luchan porque desde Moscú alguien se lo haya ordenado. Estos ucranianos están luchando por defender su modo de vida ante una amenaza evidente. No sólo su cultura rusa está bajo amenaza sino la base industrial, la base económica de su precaria situación. Una Ucrania en la esfera neoliberal europea es el peor escenario posible para la anticuada zona industrial sobre la que se asientan los prorrusos.

En definitiva: en Ucrania se ha producido un golpe de Estado respaldado por potencias que se alinean en contra de los intereses de Rusia. La agresión, por tanto, no procede de Rusia, ni estamos así ante ningún impulso expansionista del "oso ruso". Al contrario, parece más juicioso ver en los sucesos de Ucrania una nueva intervención brutal e irreflexiva por parte de EEUU. Unos EEUU que de la mano de Obama han abandonado las cruzadas morales de George W. Bush sustituyéndolas por una agenda cínica,  que siembra una elegante y sofisticada barbarie a su paso. Agenda frente a la cual el autoritario Vladimir Putin sí que parece verdadera reencarnación de los Padres Fundadores de EEUU



"Sin Rusia, Europa no sería un continente completo" Jacques Chirac



martes, febrero 10, 2015

La vietnamización de la crisis y Grecia


En la guerra de Vietnam los norteamericanos estuvieron contando cadáveres durante años y calculando ratios de muertes sobre las propias bajas. Si esos ratios subían, si la contabilidad de la muerte mejoraba, es que estaban "haciendo progresos". La ofensiva del Tet en 1968 tuvo que interrumpir esa siniestra fantasía, demostrando, aún a costa de una completa derrota militar, que el Vietcong seguía con vida.


En "la Europa de la recuperación" sucede en estos tiempos algo parecido. Proclamada la victoria sobre la crisis sobre unas relucientes bases de injusticia, miseria y explotación, el pueblo griego se ha propuesto aguar la fiesta a los enterradores. La reacción de los partidarios del caos ha sido la previsible: ofensiva económica y mediática total contra los griegos.

La solución de la crisis económica, perdiendo año tras año crecientes dosis de dignidad, sin que se identifiquen claramente qué condiciones de victoria se plantean nuestros gobernantes. Es más, es que en España dichos gobernantes nos proclaman que la victoria ya ha llegado, pendiente de unos flecos de nada. Flecos, por supuesto, supeditados a un mayor "impulso de reforma" que inevitablemente significa degradar aún más el umbral de lo indigno.


La narrativa moralista de la crisis económica no tiene caso, es malvada y estúpida al mismo tiempo. Pero sin duda resulta útil. Útil tanto para ejecutores como quienes aún no se sitúan en la cuneta del sistema. Quienes malviven o sobreviven son ávidos de este tipo de historias que les sitúan de campeones frente a los fracasados. Porque el fracaso de aquellos no es fruto del azar, no, eso sería inquietante. El fracaso se atribuye a defectos del carácter. Y si el fracaso que se quiere "explicar" abarca a todo un pueblo, que lo abarque.

Paul Krugman empleaba una expresión que resume bien la postura de quienes proclaman el éxito de la austeridad: golpearse con un bate de béisbol repetidamente en la cabeza debe estar bien porque cuando dejas de hacerlo te sientes bien. Ampararse en las estadísticas del "rebote desde el subsuelo", donde todos los porcentajes son "prometedores", es una indignidad ante situaciones de emergencia. Y esta era la receta, y no otra, de Nueva Democracia en Grecia. Y es eso, exactamente, ante lo que los griegos han dicho basta. Han renegado de la cruel mentira de proclamar las bendiciones de soltar lastre social.

En realidad, el FMI en octubre prometía para Grecia un crecimiento del 2.9% en 2015. Para España prometía un 1,7% y, como sabréis, nuestro gobierno montó una de sus habituales festejos mediáticos (de hecho, el FMI se ha venido arriba y dice que el crecimiento será de 2,3%). En octubre Grecia iba a crecer más que España, pero nos decían que dadas las cifras de crecimiento seríamos líderes del crecimiento europeo. Este es el nivel de irrealidad.

El pueblo griego, que ha sufrido humillaciones inimaginables en el siglo pasado, decidió rebelarse ante el tormento económico. De paso, los griegos nos han concedido al resto de europeos la oportunidad de averiguar qué significa la democracia en Europa. De momento todos los altavoces mediáticos llevan anunciando la traición de Syriza a sus votantes a diario desde su victoria electoral. La dignidad inquieta, quema, abrasa a quienes siguen la agenda del terror económico.

No debemos tolerar a quienes en España exigen a Grecia que les pague "lo suyo" o que instan a las instituciones europeas a "dejarla caer". Todo mi desprecio para ellos y toda mi solidaridad con Grecia.

Detengamos el recuento de cadáveres.


"Hay dos formas de conquistar y esclavizar una nación. Una es la espada y otra es la deuda". John Quincy Adams





viernes, julio 25, 2014

El genocidio imaginario de Gaza

La secuencia ya es por todos conocida: Israel ataca Gaza, empiezan a surgir voces denunciando un genocidio palestino. Parece siempre necesario acusar a los herederos de las víctimas del más abyecto y planificado genocidio de la Historia de hacer otro tanto de lo mismo. Es la lógica del "y tú más" de quienes tienen en su acervo cultural el señalar a los judíos como los más infames de la tierra: aquellos que mataron a Cristo. ¿Cómo van a ser justos, buenos o legítimos los actos de un gobierno de judíos?

La operación Margen Protector desencadenada por Israel lleva 15 días en marcha. Se trata de más de dos semanas de ataques contra blancos terroristas en Gaza en los que las cifras de bajas palestinas que proporcionan los afines a HAMAS son de 800 muertos. Haciendo una simple división se obtiene una cifra de 53 muertos al día. Este es el genocidio de los palestinos: 53 muertos al día. Sin embargo, como siempre, parece casi imposible en España rechazar en público la idea de que Israel hace blanco deliberado en civiles inocentes o que, incluso, persigue la aniquilación de los árabes palestinos que viven en Gaza.

La ciudad de Gaza es una población que dista tan solo aproximadamente 70 km de Tel Aviv y de Jerusalem, los dos puntos clave de Israel. Ocupa unos 151 Km cuadrados teniendo una población de 515.000 habitantes (2012); lo que nos proporciona una cifra de 3.410 personas por Km cuadrado. De hecho, la región de la Franja de Gaza en su conjunto arroja una densidad poblacional de 5.045 personas por Km cuadrado. Estos datos sitúan a la Franja de Gaza como la tercera región más poblada del mundo sólo por detrás de Singapur y Hong Kong.

Conociendo el perfil poblacional de Gaza y la Franja de Gaza no resulta difícil pensar qué efecto tendría allí un bombardeo indiscriminado, estratégico, "en alfombra" o de saturación. Sin tener demasiada imaginación podrá cualquiera vislumbrar una masacre inenarrable que en poco o en nada casa con las cifras de muertos que los más afines a HAMAS presentan al mundo como presunta prueba de un genocidio. Mas si la imaginación falla nunca está de más reflexionar contemplando la Historia.

En la 2ªGuerra Mundial se produjeron los más espeluznantes bombardeos aéreos contra población civil. Tanto con alguna retorcida justificación estratégica o por pura represalia ambos bandos desarrollaron campañas de bombardeos en que se hacía blanco deliberado sobre áreas urbanas densamente pobladas por civiles. Se piense que esto es un crimen de guerra o contra la Humanidad, la realidad es que estos bombardeos indiscriminados nos orientan a la hora de clasificar un ataque aéreo como tal.

Por su potencial industrial y militar los bombardeos más importantes de la 2ªGuerra Mundial fueron realizados por los Aliados. El más importante fue el relacionado con la operación Meetinghouse, de Marzo de 1945 contra Tokio. En una sola noche murieron 120.000 japoneses. La razón para ello era la elevada densidad poblacional de Tokio, los materiales de los edificios japoneses, el uso de napalm y el número de bombas incendiarias utilizado (más de 1.600 toneladas). Se trató del bombardeo aéreo más mortífero de la guerra, por encima incluso de los atómicos si nos atenemos a las muertes inmediatas.

Los medios destructivos han "mejorado" mucho desde 1945 y nadie podrá poner en duda que Israel tiene un arsenal armamentístico técnicamente superior al de esa época. Siendo así, la destrucción que podría desatar el Tsahal sobre la Franja de Gaza podría arrasarla en cuestión de pocos días o, incluso, horas. Y no seria sino este escenario el que perseguiría un Israel que buscase el genocidio de los palestinos.

No importa el grado de adulteración que se introduzca en el término genocidio a la hora de acusar a Israel. Es inaceptable que dicha palabra se esgrima contra este país. Cabría preguntarse qué actitud tomaría cualquier país occidental que tuviese a 70 km de su capital una ciudad desde la que se lanzan centenares de proyectiles a diario. Y cabe, como siempre, preguntarse cuántos israelíes deberían morir para que los defensores de HAMAS dejasen de hablar de "lucha desigual". Aunque para desigual, como no, la forma en que los medios de comunicación se aproximan siempre a estos temas: con Israel como un feroz estado militar que persigue matar niños e inocentes. Respecto a ningún otro conflicto en el mundo se hace tanto énfasis en las muertes de civiles ni se comparte con tanto entusiasmo la propaganda de los actores no estatales. Nada nuevo, se trata de una guerra de propaganda muy vieja.

La única realidad es que desde la retirada de Gaza en 2005 por parte de Israel el nivel de la amenaza que procede desde la Franja ha aumentado al ritmo en que se incrementaba el radio de acción de los misiles de HAMAS. Asimismo, la imposibilidad de realizar acciones policiales en ese territorio fuerza a Israel a ataques de misiles y campañas de castigo regulares (la última fue en 2009) y de envergadura para disminuir los ataques de HAMAS. Y esto le cuesta a Israel sumar al estar en el blanco de HAMAS el estarlo en el de los medios de comunicación mundiales.

Los números de bajas en Gaza que esgrimen los palestinos no muestran ningún genocidio. Pese a esto las muertes de civiles debidas a accidentes o ataques indebidos por parte de militares israelíes se emplean como seguro indicio de un genocidio que no se puede justificar ni con las más disparatadas cifras proporcionadas por los palestinos. Los incidentes de este tipo salen regularmente a la palestra para reivindicar la idea de un genocidio de los palestinos que simples operaciones aritméticas desmienten. Tan es así que en Gaza la población desde 2006 aumentó en casi 100.000 personas, lo cual también vendría a poner en duda la idea de un cerco salvaje de Israel y que atribuye a Israel escaseces muchas veces derivadas del conflicto HAMAS-FATAH.

En definitiva, todo es válido para acusar a Israel de cualquier cosa, cuanto más terrible... mejor. Es lo que encaja con el concepto del "judío eterno" que muchos occidentales, tal vez incluso inconscientemente, manejan.



"Si los árabes bajasen hoy sus armas no habría más violencia. Si los judíos bajasen hoy su armas no habría más Israel" Benjamin Netanyahu

viernes, junio 20, 2014

Estado de Excepción borbónico

En la Constitución de 1978 se consagró a los Borbones como los propietarios a perpetuidad de la jefatura del Estado. Un cargo vacío de poder ejecutivo pero que sin embargo da pie a muchos privilegios extraños. Privilegios entre otros, al parecer, como el de privatizar la calle. Y como a nadie le incumbe qué sucede en casa de cada uno, se reservó el derecho de admisión. Ayer en Madrid, en un revival franquista en toda regla, estuvo prohibido ser republicano.

Es un hecho conocido que la monarquía en España carece de un auténtico apoyo popular. Todo el que acumula lo hace entorno a lugares comunes y sensiblerías que mueven a muy pocos. Hasta el punto en que los monárquicos en España son una rara avis bastante similar a los "eurofans" de Eurovisión o los sonados que acuden disfrazados al sorteo de lotería navideño. Los argumentos a favor de los monarcas se mueven entorno a la valoración de su "cercanía", su aspecto físico o nebulosas conexiones entre la realeza y toda suerte de bienes públicos. Una broma servil que los españoles, siempre un pueblo levantisco y con bastante mala leche, no pueden asumir de forma mayoritaria, siquiera significativa. No hay apoyo popular.

El apoyo popular de la monarquía se basa fundamentalmente en el chantaje. Con Juan Carlos fue la amenaza de un golpe militar y la bobería de "volver a los horrores de la guerra civil" y ahora con su hijo Felipe, amparado por la Constitución de 1978, es la del riesgo de ruptura del orden más elemental.

El artículo 168 de la Constitución que establece un procedimiento de reforma agravado (imposible) considera que entre los aspectos ultraprotegidos de la Constitución está todo el Título referido a la Corona. Para que nos hagamos una idea: el artículo 33 de la Constitución, que reconoce el derecho a la propiedad privada no está entre los protegidos por la reforma agravada. Esto nos enfrenta a una situación grotesca: es más probable políticamente derogar nada menos que la propiedad privada que derribar "legalmente" a la monarquía. En una Constitución que algunos motejan de "liberal", esto sí que es estar más allá de la Historia.

Siendo imposible derribar la monarquía, sólo queda acatarla y resignarse. Poner en duda la monarquía exige pedir prenderle fuego al corazón mismo de nuestra Constitución, y "total... si no tienen poder...". Así de simple es el acatamiento mayoritario de la monarquía. Ni entusiasta ni amoroso, se trata de un acatamiento sin más no muy diferente en su esencia al acatamiento del franquismo. No hay elección, la ley impone una realidad inmutable. No extraña que el acatamiento de la monarquía no se traduzca en un entusiasmo por ella.

Ayer hubo muy poca gente en la proclamación de Felipe VI. En ciertos momentos se pudo decir que había más gente en el besamanos real que en la calle. No es descabellado decir que había más policías que entusiastas monárquicos. Tal vez el gobierno se olió la tostada y quiso impedir que el numerito monárquico diese lugar a una multitudinaria exhibición republicana de protesta. Por eso blindaron la proclamación. Y lo hicieron hasta el punto de suspender las garantías constitucionales. Porque ayer no sólo se proclamó a Felipe VI, también un estado de excepción de facto.

No hay ninguna ley ni interpretación de la misma que permita a la policía hacer lo que ayer hizo en Madrid. Impidieron el acceso o acosaron a quienes se identificaron como republicanos. Se llegó tan lejos como a llevarse esposadas a personas de avanzada edad que gritaron "Viva la República". Se incautaron banderas republicanas como si fuesen algo prohibido. ¿La excusa de estos atropellos? La típica interpretación fascista del orden público, en la que la exteriorizar ideas discrepantes en público se considera una provocación automáticamente ilegal. Con estos mimbres, la policía ayer actuó desatada. Tras lo ocurrido, deberíamos con razón asustarnos.

Así pues, tanto Juan Carlos como Felipe han sido proclamados monarcas en medio de un estado de excepción. Juan Carlos en la excepción franquista y Felipe VI en medio de un blindaje policial propio de una ciudad sitiada. Si había un momento para protestar contra la monarquía ese momento fue ayer. Y precisamente es el momento que el gobierno decidió prohibir ser republicano. Con esto se emitió el mensaje alto y claro de que los Borbones, después de todo, siguen siendo unos extranjeros entre nosotros. Unos VIPs que necesitan protegerse del pueblo con barreras infranqueables.


"La libertad de expresión es decir lo que la gente no quiere oír." George Orwell