viernes, mayo 20, 2016

Sin esteladas no hay democracia

Cómo hemos cambiado
Durante los fastos por la coronación de Felipe VI como rey de España ya lo vimos. Sin base legal alguna, aquel día la policía decidió que estaba prohibido portar banderas republicanas. Ahora, el gobierno en funciones del PP decidió que el próximo domingo estará prohibido, con motivo de la final de Copa del Rey de fútbol, portar banderas independentistas. En ambos casos se produce una limitación de la libertad de expresión.

En primero de Derecho te enseñan como concepto básico que en el mundo de las normas existe algo llamado "jerarquía normativa". En caso de conflicto entre normas, prevalece la de rango superior. Des esta forma, apelar a la Ley del Deporte, al reglamento de la Real Federación Española de Fútbol o las decisiones de la UEFA (una institución privada) para prohibir a los seguidores del Barça portar banderas independentistas es un absurdo desde el momento en que la Constitución de 1978 ampara la libertad de expresión como un derecho fundamental. Otra cosa que suelen decir es que la libertad de portar símbolos separatistas entra en conflicto con "los derechos de los españoles". Es decir: con el "honor" de la nación española, amparado por el oscuro artículo 543 del Código Penal de "Ultrajes a España". Pero, de nuevo, el Código Penal y cualquiera de sus artículos se encuentran por debajo de la Constitución, que, vuelvo a repetir, ampara la libertad de expresión. Libertad de expresión tan amplia en España que llevó a que el Tribunal Constitucional declarase en 2007 ilegal el artículo del Código Penal que castigaba como delito negar el Holocausto. Por lo tanto, no hay base legal para prohibir las esteladas.

Siendo ilegal prohibir la exhibición pública de símbolos separatistas, queda claro que la misma sólo puede constituir una decisión sectaria. En este sentido, quienes defienden la prohibición de las esteladas el próximo Domingo apenas ocultan que consideran dicha prohibición una especie de "respuesta" o desafío al separatismo. Es decir: siendo ilegal el separatismo, la prohibición ilegal de las esteladas es una justa respuesta. Como no, esta argumentación violenta aparece disfrazada de precisamente lo contrario. Se argumenta que se prohiben las esteladas porque "incitan a la violencia". Un "no hagas eso que te puedes hacer daño" que apenas oculta que incluye tanto una amenaza como una satisfacción por quienes ven en el separatismo un legítimo blanco de agresiones. Y, de nuevo, el "orden público" no puede amparar prohibir expresar pacíficamente tus ideas políticas. Decir que suprimir la libertad de expresión es "orden público" es un razonamiento violentamente autoritario.

En España gobernó durante cuatro décadas un régimen nacionalista y centralista que en su primera fase de existencia esclavizó y asesinó a miles de españoles. Los nacionalismos que habían florecido gracias a la democracia en España fueron barridos y sus símbolos y culturas humillados. Durante mucho tiempo se aspiró a prohibir la existencia misma de cualquier idioma que no fuese el castellano. Todo el aparato educativo español se puso al servicio de inocular a los niños una idea de la "grandeza de España". Ese intento de destruir el nacionalismo catalán, y otros, está claro a estas alturas que constituyó un completo fracaso. El separatismo catalán nunca tuvo tantos apoyos como hoy tiene ni tan cerca estuvo de alcanzar su objetivo de romper con España por la vía de los hechos. Si la más desenfrenada violencia no destruyó al nacionalismo catalán, ¿de dónde se sigue que podría hacerlo una batería de infames atropellos policiales? En el fondo, estos atropellos serían la consecuencia inevitable de prohibir el referendum independentista en Cataluña. Porque, en Democracia, si estás dispuesto a impedir el voto... ¿qué cuesta prohibir más cosas?

Desde hace tiempo, hay muchos empeñados en defender la nación española argumentando que no existen las naciones. Otros, con la Marcha Real sonando a todo trapo, sostienen que deporte y política no se deben mezclar. Muchos, llevados por su ignorancia, piensan que es posible ver en las banderas independentistas catalanas algo "ilegal". Otros, sacrifican todo a la inmediata satisfacción de ver despojados de sus derechos a quienes consideran enemigos de España. Incluso hay quienes se consuelan pensando que, esta vez sí, la represión funcionará para conjurar el peligro separatista. Todos sueñan. Y si esto va de sueños, siempre es preferible estar del lado de quienes sueñan con la libertad.



"Nadie puede ser perfectamente libre hasta que todos lo sean" San Agustín

24 comentarios:

Portugallego dijo...

Ya me gustaría veros a ti, a Tardà y a todos los que habéis puesto el grito en el cielo diciendo lo mismo si el veto recayera sobre la bandera española franquista, por ejemplo, que tampoco está prohibida por ninguna ley.

A mí me parece bien que España se defienda de quienes quieren destruirla y, en todo caso, que se trabaje por la despolitización de los espectáculos deportivos.

Que después de meses de publicar nada, te hayas tomado la molestia de meter dos horas de tu tiempo en esta basura de artículo da cuenta de tu falta de ideas y de tu sectarismo.

Jan dijo...

Portugallego, que cada uno enseñe la bandera que quiera. Si enseñas la franquista, quedarás retratado como el imbécil fascista que seguramente seas si la enarbolas. Pero sé libre de hacerlo.

Te parece bien despolitizar, siempre que los despolitizados sean los que quieren "destruir España". Prohibamos cualquier tipo de himno, entonces. TODOS ellos.

Da bastante rabia ver lo imparciales que os creéis cuando lo que pasa es que sois incapaces de aceptar nada que no sea lo vuestro, y cuando se moldea a medida la ley para la defensa de España, esta mentira de país.

Portugallego dijo...

La exhibición masiva de esteladas es un inequívoco acto agresivo y ofensivo, más en un evento de estas características. Por lo tanto, su objetivo tiene todo el derecho del mundo a defenderse.

Y no empiece a elucubrar sobre quién soy o qué pienso, porque no me conoce de nada.

Portugallego dijo...

¿Incapaces de aceptar nada que no sea lo nuestro?

Algunas personas estáis verdaderamente trastornadas. ¿Acaso no tienen las comunidades españolas un nivel de autonomía sin parangón en nuestra historia o en los países de nuestro entorno? ¿Es que no se respetan, y aun se discriminan positivamente, las lenguas y culturas vernáculas? ¿No disfrutan los ciudadanos vascos, gallegos y catalanes de los mismos derechos que el resto de españoles?

Mire, la realidad sociopolítica en esas comunidades es que la mitad de su población se siente española, y por lo tanto tratar de forzar la independencia es antidemocrático. Lo democrático es lo que hay ahora, esto es, un estado unido pero descentralizado (llámese autonómico, federal o como se quiera).

Carles dijo...

El articulo es suficientemente contundente, claro, preciso y pedagógico. En Twitter sería un zasca y en baloncesto se llamaría "in your face".

Le invito a que compare el número de muertos, encarcelados y torturados que llevan detrás ambas banderas. En un caso solamente verá ceros, en el otro (franquismo) solamente verá ceros a la derecha, concretamente cuatro.

El mero hecho de que usted equipare la bandera franquista con la estelada le deja en evidencia y cuestiona (por no decir otra cosa) su talante democrático. Una de dos: os es un ignorante o es un fascista. Decir que la estelada es un acto agresivo y ofensivo es propio de un nacionalista español, en todo caso será un acto agresivo y ofensivo para los franquistas o los que añoran este régimen.

El mero hecho que usted se atreva a hacer esta comparación muestra hasta qué punto está arraigando el revisionismo histórico de la extrema derecha y hasta qué punto es imprescindible una ley de memoria històrica.

El mero hecho de que usted compare el franquismo (régimen antidemocrático, que en el caso español se materializó en un golpe de Estado contra una República elegida por las urnas) con el independentismo (opción política democratica, por lo tanto legítima, por lo tanto respetable, máxime cuando se ejerce de manera pacífica, como es el caso)le convierte en alguien que no tiene credibilidad ni mereece respeto alguno.

Carles dijo...

Fíjese si las otras lenguas del Estado (que según la CE deben ser protegidas) son discriminadas positivamente que no se pueden usar en el Congreso, que el Estado impide que el catalán sea oficial en la Unión Europea, que fuera de España existen más universidades donde se puede estudiar catalán que en España, que solamente el 12% de las sentencias en Catalunya están redactadas en catalán, por no hablar de la cuota del catalán en el cine o el etiquetaje de los productos o multitud de casos individuales como el jefe de prensa del Madrid prohibiendo al portero Kiko Casilla expresarse en catalán (su lengua materna) ante un periodist ade TV3 (ignorando que el Madrid lo fundaron los hermanos catalanes Padrós). Y así podríamos seguir un buen rato. Pero nada, quédese con la cobardía y la comodidad del prejuicio antes que ver cómo la realidad le arruina su discurso.

Portugallego dijo...

Aparte del recurso a palabras-policía, al hombre da paja y a otras cuantas falacias y atribuciones injustas, ¿tiene usted algún argumento que rebata racionalmente los que yo he presentado?

Carles dijo...

Y si a usted le parece una democracia este Estado sustentado en una Constitución continuadora de las leyes franquistas, con una monarquía impuesta por el Caudillo, sin una ley de memoria histórica, sin ningún tipo de juicio ni responsabilidad a los crímenes y abusos del franquismo, con la reforma laboral, los deshaucios, la ley mordaza, el TC secuestrado por el PP, el poder de la Iglesia y los curas (nacionalcatolicismo)incapaz de reconocer el derecho de autodeterminación ni la existencia de otras naciones y lenguas, que pone en la prisión unos tirititeros pero en cambio deja sin sanción las amenazas de muerte a Mas y Junqueras....si a usted le parece esto una democracia, entonces creo que el problema es suyo. O vivimos en paises distintos. A mí me parece que más bien tiende hacia la dictadura.

Carles dijo...

Repito, una persona que pone al mismo nivel la bandera franquista con la bandera independentista, o es un ignorante o es un fascista. Lecciones democráticas por parte suya, ni una.

Portugallego dijo...

Aviso a navegantes: No alimenten al troll.

Carles dijo...

Aviso a demócratas: No alimenten al fascista.

Todavía estoy esperando a que haga el recuento comparativo de muertos, encarcelados, torturados y exiliados que ha provocado el franquismo y los que ha provocado el independentismo catalán.

¿Qué le parece si coge su equiparación entre la bandera franquista y la independentista y se la cuenta al departamento de historia de la universidad de Yale, Harvard, Oxford o Cambridge? ¿Cree que le darían una plaza de catedrático o que su ataque de risa se escucharía en África?

Portugallego dijo...

Claro, de Harvard a África, de la crème-de-la-crème a la última mierda, ¿eh, demócrata antifascista?

David Castejón dijo...

Como catalán, admito sin problemas que no me gusta ver banderas españolas (constitucionales, me refiero, las otras ni me las planteo...) en los balcones de ciudades y pueblos catalanes. Pero es cosa mía, igual que no me gustan ni la miel ni el bocata de anchoas... así que me guardaré mucho de censurar a quien las pueda colgar, y todavía mucho más de prohibirlas, si en algún momento tuviera ese poder. Cada uno que exprese su opinión libremente y a gusto, aunque a mí, personalmente, en la intimidad me pueda parecer una putísima mierda.

Si España se siente atacada con una estelada, por supuesto que es una cosa de lo más coherente que decida prohibirlas, pero desde luego es todavía mucho más coherente con la nostalgia fascista que vive toda la españolidad. Como persona libre que pretendo ser, no me apetece vivir en este ambiente cerril y decadente, así que me apunto con alegría al carro independentista. Ya tengo bastante con la derecha catalana como para que encima deba soportar la ultraderecha española. Es así de sencillo, lógico y humano, aunque muchos se empecinen en no querer entenderlo. La inmensa mayoría de catalanes independentistas no odiamos a España, como vomitan sin cesar los paladines del unionismo (es más, su tierra y su gente nos gustan tanto como nos pueda gustar Italia, tierra hermana por innumerables lazos históricos y lingüísticos), pero no queremos seguir formando parte de su nostalgia imperial, ni de sus continuos palos en las ruedas a la evolución democrática. Me importa un carajo el debate histórico (si Catalunya alguna vez fue un reino independiente o no); la realidad es la que es con independencia del pasado: hay un montón de gente que se quiere largar de esta España hecha de cartón-piedra y pura nostalgia, sin más ideas que aportar.

Sin acritud. Sin recelos. Sin reclamaciones. Sin reproches. Dejando a un lado la historia. No tengo nada contra España, simplemente le pido que no me diga lo que soy o dejo de ser, lo que puedo o no puedo hacer.

No sé a quién le puede parecer esto tan complicado...

Carles dijo...

Este comentario surrealista en el que que intenta atribuirme un tono clasista sólo puede ser fruto de la impotencia por aportar datos objetivos y argumentos racionales. Se lo vuelvo a explicar: si usted va a Yale, Oxford o Cambridge y les cuenta k la bandera franquista está al mismo nivel que la independentista, la risotada que les entrará se podrá escuchar en Zambia, Lituania, Dublín o Melbourne. En esta comparación, el sitio es lo de menos. Cité África aleatoriamente para ejemplificar una gran distancia. ¿Entiende ahora?

¿Cómo lleva el recuento?

Portugallego dijo...

Sr. Castejón:

España no puede ni debe renunciar a territorios en los que la mitad de la población se identifica como española. Lo propio en unas proporciones sociodemográficas así es un estado articulado (autonómico, federal, etcétera), que, mal que bien, ¡es lo que ya tenemos ahora!

Evidentemente todo es susceptible de mejora; por eso también me gustaría decirle que somos muchos los "unionistas" que queremos que en España se avance decididamente hacia el reconocimiento y la institucionalización de su espíritu federal, con oficialización de todas sus lenguas en todo el territorio, la proscripción de las actitudes ofensivas o despreciativas hacia la nacionalidades periféricas (que también las hay), el establecimiento de un sistema competencial y financiero justo y transparente (si es que el actual no lo fuera), etcétera.

Creo que la gente como usted no debería subirse al carro de uno de los extremismos, sino al de los que, de corazón, buscamos la concordia nacional.

Un saludo.

Carles dijo...

¿Sabe qué es lo peor de usted, Portugallego? Su tono condescendiente y paternalista de perdonavidas camuflada de humanismo buenrollista.

No sé si sabe que Catalunya, Euskadi y Galiza no son "nacionalidades periféticas" sino naciones.

¿Se ha planteado alguna vez que el unionismo sea un extremismo?

¿Se ha planteado alguna vez que su visión de las cosas sea la equivocada?

Creo, señor Portugallego, que en este foro se ha quedado en "franco" minoría, ay, perdón, en franca minoría.

Carles dijo...

Hace unas pocas horas el juez ha admitido el recurso de la entidad Drets y ha dejado sin efecto la prohibición de entrar estelades. Por suerte ha imperado el mínimo sentido común democrático.

Isidoro Ferrol dijo...

Ningún juez podía avalar la decisión de la delegación de gobierno de Madrid. Porque era a todas luces un disparate que, ahora definitivamente, queda en el campo de la pura y dura provocación. No obstante, se trata de algo de una gravedad tan grande que debería acarrear sanciones, y no pequeñas.

Jordi Roca dijo...

Perdonad, pero portugallego ya escribió en su tercer comentario que "¿Acaso no tienen las comunidades españolas un nivel de autonomía sin parangón en nuestra historia o en los países de nuestro entorno?"

Habiéndose acreditado como paleto semianalfabeto, para qué perdéis el tiempo en responderle?

Portugallego dijo...

Ni para insultar directamente a la cara a través de la red tiene huevos... Con independentistas como usted la victoria de España está asegurada. =D

Carles dijo...

Vigile la testiculina de macho ibérico. Esta noche tica cubatas y futbolín en la taberna con sus amigotes intelectuales

¡PAREMOS YA A LOS INDEPENDENTISTAS! dijo...

LAS ESTELADAS SON UNA MIERDA

Anónimo dijo...

Lávese la boca antes de hablar, facha.

Anónimo dijo...

Cucurrucucucúuuuuuu...! Palooomaa!