miércoles, septiembre 23, 2015

La indomable Cataluña que salvará a España

Colorín, colorado, este cuento se ha acabado
El domingo los catalanes van a votar. Dado que desde Madrid se negó la posibilidad de un referendum sobre la independencia de Cataluña, las elecciones parlamentarias catalanas se emplearán para dejar las cosas claras. Unas elecciones autonómicas no pueden "ilegalizarse". No se puede demorar más el voto. Y en democracia no hay nada más claro, por indiscutible, que el resultado del voto. 

El frente separatista persigue un objetivo claro: que desde Madrid no se pueda decir que los votos que reciben no sean separatistas. Una vez con el respaldo de dichos votos, el gobierno que salga elegido tendrá la capacidad de convocar un referendum democrático en desafío a la Constitución de 1978. Un desafío que implica una serie posible de respuestas desde Madrid. 

El gobierno de España, que en la práctica es quien domina la mayoría del Senado, tiene en el artículo 155 de la Constitución un "cheque en blanco". Según este artículo, el gobierno tendría poderes extraordinarios para dar respuesta a un poder autonómico que se vuelva desobediente. 

Artículo 155 
Si una Comunidad Autónoma no cumpliere las obligaciones que la Constitución u otras leyes le impongan, o actuare de forma que atente gravemente al interés general de España, el Gobierno, previo requerimiento al Presidente de la Comunidad Autónoma y, en el caso de no ser atendido, con la aprobación por mayoría absoluta del Senado, podrá adoptar las medidas necesarias para obligar a aquélla al cumplimiento forzoso de dichas obligaciones o para la protección del mencionado interés general.
Para la ejecución de las medidas previstas en el apartado anterior, el Gobierno podrá dar instrucciones a todas las autoridades de las Comunidades Autónomas.

Recurrir a poder semejante representa un problema obvio: que deja a la vista el carácter violento del poder. El recurso al artículo 155 sería en puridad un recurso a medidas de fuerza. Se suele asumir como una de ellas la supresión de la autonomía de Cataluña. Esto es: Madrid designaría un gobierno de su elección para administrar los asuntos en territorio catalán. Es por esto que el PP y Rajoy, pese a su radical anticatalanismo, son renuentes a apelar a este mecanismo. Tal vez por eso han optado por una medida si cabe más dañina: convertir al Tribunal Constitucional en un Monstruo Constitucional

Sobre la naturaleza del poder ejecutivo y el servicio que le hacen los tribunales hay un magnífico pasaje en "La Democracia en América", de Alexis Tocqueville. Merece la pena leerlo entero:


El PP reivindica para domar a Cataluña "la fuerza moral de que están revestidos los tribunales" y sus sentencias. Sin duda juzgan que se trata del único medio políticamente viable de actuar frente a un separatismo absolutamente mayoritario en Cataluña. Sin embargo, sólo se trata de una ilusión peligrosa.

Un grandísimo respaldo democrático a opciones indudablemente separatistas no puede contraprogramarse con autos, providencias y sentencias. Y menos aún si proceden de un Tribunal Constitucional cuya politización los conservadores denunciaban amargamente hace bien poco. Por otra parte, este "nuevo" guardián constitucional tendría la capacidad de destituir a gobernantes electos; lo cual sin duda es una grave quiebra del principio de separación de poderes. Dotar de tan extraordinarios poderes a un tribunal en la práctica supone convertirlo en una suerte de gobierno paralelo, una facción más en el barro político. Sus decisiones ya no podrían ser vistas como judiciales salvo para la facción que directamente se beneficiase. Para apagar el incendio catalán, el PP prende fuego al Tribunal Constitucional.

En último término está la fuerza. Cuando nos referimos a ella es inevitable, en un momento dado, pensar en detenciones policiales y, en caso de encontrar oposición, la intervención del ejército. Pero estos planes requieren de fuerza moral más allá de generalidades sobre la legalidad y de la existencia de colaboracionistas catalanes que apoyen esas medidas sin morir políticamente de forma instantánea. Pero ambas cosas resultan imposibles si se confirma una mayoría absoluta electoral de los separatistas. Incluso para un gobierno de extrema derecha como el del PP, inclinado por tanto a medidas de fuerza, se trata de una situación muy difícil. Baste decir que en las encuestas los catalanes se muestran divididos en cuanto a la independencia unilateral pero no en rechazar que si se produjese el gobierno de Madrid suspenda la autonomía. Esto revela un problema aún mayor: muchos apoyos del NO a la independencia de Cataluña son dentro de un marco general de respeto a las normas y no por un sentimiento de pertenencia a España. Un hecho sin duda decisivo dentro de la negativa de Madrid a permitir la celebración de un referendum. Porque si Madrid permitiese una consulta "legal", buena parte de las razones para votar NO desaparecerían.

El proceso de independencia catalán es claro: llevar al gobierno de Madrid a un punto en que no tenga respuesta posible salvo la rendición. Dado el tradicional carácter autoritario de los gobiernos de España se trata del único plan posible. Si no puede existir una secesión pactada, tendrá que ser una impuesta. Pero... ¿cuál sería la "salida" de España ante esta quiebra constitucional? 

Desde este blog ya se señaló cuál es la solución para salir adelante con España, y se trata de una medida ya propuesta por expertos constitucionalistas en el pasado. Hablamos de la eliminación del artículo 168 de la Constitución, que supone en la práctica una prohibición de la reforma, a través del procedimiento "sencillo" de reforma del artículo 167. Esta solución implicaría abrir el debate para una reforma en profundidad de la Constitución de 1978. Dado el precedente catalán, ningún tema debería quedar sustraido a priori de la valoración de los ciudadanos. Por lo tanto, estaríamos ante un auténtico proceso constituyente. Muy posiblemente es a esta situación hipotética a la que se refieren muchos conservadores cuando dicen que la independencia de Cataluña llevará a la "anarquía". Teniendo en mente ese escenario, en definitiva, extraña menos que los curas recen por la unidad de España.

Título II. De la Corona


"La desesperación es típica de aquellos que no entienden las causas del mal, no ven una salida, y son incapaces de luchar" Lenin

12 comentarios:

Asier Garcia Moradillo dijo...

Buenas, Isidoro. No voy a comentar nada sobre el artículo, sino sobre un tuit de la conversación que has tenido esta mañana con @egtzx:
"No hay ni habrá vida fuera del capitalismo. Es un sistema natural y una evolución perfecta del sistema económico".
Como no tengo twitter (ni había leído la conversación hasta hace unos minutos), no he podido entrometerme, si no habría copiado este enlace en el que un investigador del CSIC avisa de que el capitalismo está condenado a desaparecer:
https://www.youtube.com/watch?v=woVUQDkDXBo&list=PLsA_MllZOBrH54TzmRq9lRlZ6oLps3ice&index=8

O su correspondiente artículo en The Oil Crash:
http://crashoil.blogspot.com.es/2014/03/mas-alla-del-capitalismo.html

Tal vez @egtzx decida ahorcarse él mismo después de verlos xD.

Recuerdo leer no hace mucho un tuit tuyo en el que enlazabas un artículo de Jesús Nácher en Autonomía y Bienvivir sobre el cambio climático, diciendo que algo así como que era el mayor problema al que nos enfrentamos, o en todo caso, que te preocupaba especialmente. ¿Conoces además el problema de los límites del crecimiento, riesgo de colapso en las próximas décadas, etc?

Por último, quisiera preguntarte cómo va la propuesta de participar en algún programa de Ampliando el debate, sea hablando sobre Vietnam o lo que sea. Estoy deseando escucharos a Carles y a ti codo con codo.

Un saludo

P.D. Va, ya que estoy, y como hace tiempo que te quiero escribir, voy a aprovechar. Espero que perdones mi ignorancia: no hace mucho dijiste que eras de derechas, y te reías al recordar que habías perdido varios seguidores por eso. Así pues, ¿qué es, o qué debería entender por ser de derechas/de izquierdas? Gracias.

Isidoro Ferrol dijo...

Hola Asier,

Enric es un ferviente seguidor del neoliberalismo. En defensa de lo que él cree el mejor sistema posible, como tantos otros antes que él, cae en la falacia naturalista. Esto es: confunde el ser con el deber ser. Sobrada es mi opinión sobre este asunto.

La verdad es que, por mi formación, no sé todo lo que quisiera sobre los importantes cambios que están sucediendo en el planeta Tierra. Es mi opinión que estamos en un grave peligro, y que la falta de respuesta frente a éste no implica en absoluto que no exista. Creo que haríamos bien en ir tomando nota de lo que personas como Jesús Nácher o la gente de Oil Crash están diciendo.

Respecto a lo de colaborar en Ampliar el Debate u otros foros ciudadanos la verdad es que nadie me ha comentado nada, aunque es cierto que la idea de un especial sobre el conflicto de Vietnam me parece muy atractivo dado que he dedicado los últimos meses a estudiar el tema muy detenidamente. ¡Y los paralelos con lo que sucede en Siria hoy son asombrosos! Sería un placer poder participar, aunque me confieso mucho menos valioso para el público que Carles Sirera, un verdadero erudito de la Historia siendo yo un vulgar aficionado.

Respecto a tu PD diré que, en efecto, perdí seguidores en Twitter por decir que me consideraba de derechas. Mi impresión para decir tal cosa es que tiendo al pesimismo, tal vez sistemáticamente, respecto a casi cualquier cosa. Es decir, no soy proclive a creer en las bondades de nada o nadie, y creo que sin duda ello forma parte te lo que tradicionalmente se considera "la izquierda". En este sentido, soporto con poca paciencia a ciertos activismos que, en abierto desprecio de la mínima prudencia (o conocimiento de la Historia), se conciben a sí mismos como "los primeros en llegar y ver el problema". Todo eso sea dicho, además, sin entrar a valorar la evidente tendencia de esas sensibilidades por perderse en todas y cada una de las trampas que los poderes económicos siembran a su paso. ¿Izquierda como ingenuidad? Tal vez. Pero bueno, son divagaciones. En realidad todo ello importa de forma relativa siempre y cuando se señale un objetivo ambicioso de progreso, en el que siempre me encontrarán.

Asier Garcia Moradillo dijo...

Hola Isidoro,

Gracias por responder. Pensaba que te habían invitado a participar en algún programa, en todo caso me reafirmo en que me encantaría escucharos a Carles y ti juntos.

En cuanto a lo de Siria, mi impresión es que (y me acuerdo de un tuit tuyo en el que decías que la solución con el ISIS es dejar de prestarles atención, como a los anuncios gigantes de aquel especial de Halloween de los Simpson) en cuanto los yihadistas dejen de tener apoyo externo los borrarán de la faz de la Tierra de un plumazo. El poder tanto de Estados Unidos como de Arabia Saudí proviene del control del suministro de petróleo. En cuanto este deje de venderse exclusivamente en dólares, o en cuanto Arabia Saudí pase de ser exportador de petróleo a reservarlo todo para consumo interno (lo cual acabará pasando tarde o temprano) será su fin.

Respecto a lo de Cataluña, este artículo y la teoría que propones, ojalá tengas razón. Nunca habría imaginado que la ruptura pudiera venir por ahí (una vez ha fallado Podemos había perdido un poco la esperanza), así que ojalá.

Gracias de nuevo y un saludo.

Asier Garcia Moradillo dijo...

Buenas de nuevo Isidoro (o Isidro, como prefieras). Me alegro de que por fin hayas hecho el programa sobre Vietnam. Ahora a ver cuando saco tiempo para oírlo, que tengo acumulados los últimos cinco programas XD. Mientras no me haga twitter, te dejaré aquí aquellos artículos que me parecen especialmente interesantes. Este es de Michael Hudson, un prestigioso economista americano. Es un experto en varios temas, pero sobre todo en destapar los trapos sucios de los EEUU:
http://michael-hudson.com/2014/05/the-new-cold-wars-ukraine-gambit/
Sólo le he echado un vistazo, pero menciona a tu "amigo" Michael McFaul, el papel del FMI en la desintegración de Yugoslavia (tal y como decían en un programa de Ampliando el Debate) y, sobre todo, los intereses de USA en Ucrania.

Un saludo.

Isidoro Ferrol dijo...

Hola Asier,

Mejor llámame Isidoro, porque no reconozco esa barbarización castellana (Isidro) de tan griego y bello nombre :P

El programa sobre Vietnam no quedó mal, aunque inevitablemente se quedan fuera tantos detalles... que da rabia. Confío en haber destacado los puntos clave para arrojar luz sobre un tema tan conocido y sin embargo tan poco analizado.

Le echaré un vistazo a lo que me mandas (deberías hacerte ese perfil tuitero y así la comunicación sería más fluída). La verdad es que actualmente estoy metido en un maremagnum de lecturas. La teoría de la Modernización da para varias vidas leyendo. Aunque lo que ha suscitado mi interés más inmediato, como sabrás, es este descubrimiento:

http://www.strategicstudiesinstitute.army.mil/pdffiles/PUB1269.pdf

Siempre es agradable leer cosas que coinciden tanto con las conclusiones propias, sobre todo si las escribe... ¡el US Army War College!

¡Un saludo!

Si no soy Curro Jiménez... ¿Por qué tengo este trabuco? dijo...

https://twitter.com/Egocrata/status/660077067032227840

Isidoro Ferrol dijo...

La resolución del parlamento catalán sobre el proceso soberanista se ha vendido en la prensa nacional como la antesala de una declaración unilateral de independencia. Es decir: que sería una independencia declarada por el parlamento catalán, sin referendum ni nada. Y eso altera mucho las respuestas de colectivos como el del entorno de Podemos-ICV en Cataluña.

Por otra parte, los de Catalunya Si que Es Pot se mueven en teorías conspirativas sobre el proceso soberanista- Teorías que acusan a todo el proceso de ser un "farol". Muchos de sus votantes estarán de acuerdo. Si llega un día la ocasión de votar, será imposible reiterar semejantes teorías por razón más que evidente.

Arcand dijo...

Desde un punto de vista estrictamente político, al final ha resultado que la (no) estrategia de Rajoy era la más acertada: no dejarse arrastrar por la histeria ajena, medir bien las fuerzas propias y las ajenas, y dejar que fuera el tiempo el que pusiese a cada cual en su sitio.

Cualquier Zapatero o cualquier Pedro Sánchez, también cualquier Aznar, hubiesen entrado al trapo desde el principio a los nacionalistas, y con ello les habrían dado baza, en uno u otro sentido, metiendo al país entero en un berenjenal.

En cambio, ahora que todas las cartas están sobre la mesa, es evidente que el nacionalismo catalán, aunque fuerte, está todavía muy lejos de tener la capacidad de romper un estado como España.

No digo que sea la solución definitiva al problema, ni mucho menos. Mientras España no se reconstituya de acuerdo con su realidad identitaria, esto es, reconociendo e institucionalizando la realidad nacional de los Países Catalanes, de Euskal Herria y de Galicia (ese pedacito de Portugal en España) como entidades territoriales federadas a la España de matriz castellana, no seremos un país normal.

Isidoro Ferrol dijo...

Rajoy es como Franco, quien en opinión el general Cabanellas era "una esfinge sin secreto". Si estás quieto, siempre hay quien asume que lo haces siguiendo un cuidadoso plan.

En efecto el destino ha querido que la estrategia de Rajoy sea aparentemente la más acertada hasta ahora. Pero aún queda mucho por ver. Todo ese aire hierático importará nada en cuanto en Cataluña se convoque un referendum con todas las de la ley ignorando al Tribunal Constitucional. Es posible que Rajoy pase de cuidadoso a perdedor sin solución de continuidad.

La idea de que los separatistas catalanes "van perdiendo" no es realista. Han obtenido una mayoría absoluta parlamentaria con un mensaje explícitamente separatista, sin medias tintas. Los medios de comunicación han ignorado este punto deliberadamente en sus narraciones de las elecciones catalanas. Comparan el resultado de Junts Pel Si con la suma de CiU y ERC, cuando no son programas comparables. Los separatistas han ganado por mayoría absoluta unas elecciones mediatizadas por un constante discurso del miedo procedente de Madrid. No hablamos de unos separatistas que se escuden en ambiguedades. Hablamos de gente que fue a las elecciones hablando de irse de España sí o sí.

Como gallego, por cierto, te puedo asegurar que Galicia nada tiene de portuguesa.

Arcand dijo...

Bueno, Galicia o es gallego-castellana o es gallego-portuguesa (yo diría que más bien lo segundo). Otra cosa es que haya perdido conciencia de sí (no sé si es a esto a lo que se refiere)...

Anónimo dijo...

https://twitter.com/IracundoIsidoro/status/663667136511000576

minutos despúes:

https://twitter.com/IracundoIsidoro/status/663676060777758721

Percebe dijo...

https://twitter.com/IracundoIsidoro/status/664430233894985728

http://www.elconfidencial.com/espana/cataluna/2015-11-11/empresarios-cataluna-resolucion-independentista-pararlo-desperados_1092541/