jueves, julio 16, 2015

Nueva Democracia

Nueva Democracia
Con Grecia hemos asistido a la apoteosis de la inevitabilidad neoliberal. La inevitable destrucción de los derechos sociales o de una rama productiva ha dado paso a la inevitable destrucción del proceso democrático. Porque tras los sucesos de la última semana el proceso democrático griego ha sido reducido a una farsa demasiado evidente para todos. La capitulación de Tsipras y el parlamento griego de ayer marcan un punto final para Grecia. 

Intentan señalar el fracaso de Syriza como una nueva lección moral para prevenirnos de la demagogia y el populismo. El problema es que quienes esto señalan confunden en su discurso demagogia, populismo y democracia. Esos mercados que votan todos los días hace tiempo que toleran de mala gana a quienes votan cada cuatro años. Acostumbrados en estos años a señalar todo lo público en Grecia como sinónimo de corrupto, nada más fácil que confundir el mandato autónomo de un gobierno democráticamente elegido como "populismo". Quien es partidario de la esclavitud no puede tener credibilidad criticando una subida impositiva.

En Grecia los resultados de las elecciones de enero y el referendum del 5 de Julio se volvieron irrelevantes y el líder del gobierno pasó, al estilo de Petain, de Verdún a la Traición en tan solo una semana. La pérdida de credibilidad es total.

Las reacciones en España han sido las previsibles. El PP de Rajoy, cuya creencia en la democracia o incluso el Estado moderno es absolutamente impostada, no podía menos que celebrar el traspiés griego. Es más, Rajoy se propone llevar al Congreso de los Diputados la decisión sobre respaldar el "rescate a Grecia". Los medios de comunicación se han apresurado a presentar la decisión de Rajoy como una jugada maquiavélica para "retratar" a Pedro Sánchez. Como siempre, la realidad de lo que hace o piensa Rajoy es mucho más simple y miserable. Quiere escenificar lo alemanes y acreedores que somos ahora que, dicen, nos hemos recuperado. ¿Y el "revolucionario" Pablo Iglesias? Hoy ha dicho que "Grecia ha ganado estabilidad y el gobierno va a poder aplicar su programa"Cinismo máximo, dejando claro el oportunismo extremo que representa Podemos. Oportunismo que puede mutar su programa político de forma instantánea, sin aviso previo, con amarga crítica (¡y cargada de superioridad moral!) al que no cambie incluída. 

Vota recuperación, vota Rajoy
Con Grecia no hemos asistido al fracaso del populismo sino más bien a un fracaso de la democracia con letras mayúsculas. El autogobierno, la capacidad de influir en los asuntos capitales de un país, era la promesa cumplida de cada proceso electoral. La promesa de un futuro mejor basado en leyes justas. Todo eso es ahora, efectivamente, populismo. 

Todo esto encaja bien en este mundo donde libertad sólo se concibe como la impunidad del fuerte para explotar a otros. Quienes viven bajo ese bárbaro principio están de fiesta. Pese al baño de realidad que la "sabiduría" económica convencional recibió en 2008, ahora los "técnicos" y sus acomodados seguidores vuelven a estar crecidos. Así que estemos tranquilos, nuestra aniquilación política y económica sigue un estricto programa de ajustes. ¿Mejor?

Sólo puede quedar uno
"Una gran democracia debe progresar o pronto dejará de ser o grande o democracia." Theodore Roosevelt

9 comentarios:

Gréxito dijo...

Totalmente de acuerdo. Esta tremenda humillación que ha sufrido el demos griego, que expresó su voluntad soberana libremente en las urnas, es el camino directo al fascismo, el de los mercados neoliberales y su dictadura monetaria, que ya lo son, y próximamente el del propio estado griego, que será pasto de Aurora Dorada, así como en Versalles.

La soberanía de una nación expresada en referéndum debe prevalecer sobre el criterio de todos los otros países miembros de la Unión Europea, que no es más que una unión de mercaderes. Sólo Francia fue fiel a su tradición revolucionaria y democrática, y se posicionó junto al pueblo griego. Aux armes citoyens!

Grecia, aunque los mass media del terrorismo neoliberal digan lo contrario (FMI, BM, BCE, IV Reich alemán...), es una gran nación y un estado ejemplar. Han cumplido humildemente con todas las medidas acordadas y necesarias para salir de la depresión y hacerse dignos de confianza. Si no ha sido así, es por la avidez del capitalismo salvaje, que no entiende de democracia y de derechos humanos, le da igual la gente.

Y, como siempre, detrás de todo ha de estar el sionismo internacional, esos hombres de negro que quieren sojuzgar a las naciones libres, y en particular a Grecia, cuna de la democracia, mediante el mecanismo perverso de la deuda.

¡NO PASARÁN!

Isidoro Ferrol dijo...

El aspecto moralista se une en este caso al aspecto más prosaico y financiero: Grecia va hacia el 200% de deuda sobre el PIB, con un programa de recortes que avanzará en la caída de dicho PIB. Hasta un loco se daría cuenta que no es posible seguir adelante así. Y si en este caso, además, se produce un consenso en la sociedad griega en que ya no son soportables más recortes... ¿cómo se puede optar por estas aproximaciones golpistas al problema griego?

Escuchando radios y tertulias conservadoras está claro que hasta hace gracia "la doma" de Grecia. No sólo representa una oportunidad de atizarle allá a los que se oponen a la austeridad aquí. No. Hay algo más. Hay una satisfacción netamente reaccionaria en todo lo que sea lanzar golpes contra las clases populares, aquí o en la China. Es otra forma de fascinación por la violencia ejercida contra el débil, quien siempre es culpable, exculpando al fuerte, que siempre es inocente. Así de sutil es la cosa. No menos sutil esta insistencia, también implícita en su irónica diatriba, en que Grecia no ha hecho recortes sociales "como sí ha hecho España". Todo es un insulto a la inteligencia que si a algo alcanza es a competir en desvergüenza con el negacionismo del Holocausto y cosas semejantes: http://www.keeptalkinggreece.com/2015/02/18/greek-humanitarian-crisis-in-numbers/

Y déjese de sionismos, conspiraciones y rechiflas. Precisamente la crisis griega nos ha permitido contemplar hasta qué punto están dispuestos a llegar algunos. Hasta qué punto la democracia se puede arrastrar por el fango todo lo que sea necesario y más. Y si convertimos a Grecia, un Estado miembro de la UE en teórica igualdad con Alemania, en un país del tercer mundo asolado y vacío... ¿qué será del europeísmo? ¿En qué queda?

Gréxito dijo...

No voy a negar que ver a los chulos arrogantes de Tsipras y Varoufakis, y por extensión el pueblo griego que los eligió, con las orejas gachas y el rabo entre las piernas me ha complacido enormemente.

Pero déjese de juicios de intenciones y diga claramente qué es lo que habría que hacer con el problema griego. ¿Cómo lo solucionaría usted?

Isidoro Ferrol dijo...

Resulta evidente que es precisa alguna forma de reducción de la deuda total de Grecia, que es a todas luces impagable. Los discursos moralistas sobre pagar deudas no hacen que se paguen. "Extender y fingir" mientras se aprietan las tuercas a una sociedad que se está sumiendo en una crisis humanitaria muy grave... no tiene sentido. No tiene sentido vender el coche para comprar un poco de gasolina. Y ya le añado: no tiene sentido exigir llegar al mismo sitio que con el coche pero yendo andando y arrastrando una bola de acero. Y es esto precisamente a lo que aspira un discurso hipócrita que descarta lo que ya no rechaza ni el mismo FMI.

El discurso moralista de los acreedores no se usó con Alemania en 1953, cuando los alemanes eran obvios culpables de una guerra en la que murieron decenas de millones de europeos y el continente quedó en gran medida destruído. Si se hubiesen exigido esas deudas, Alemania no podría haber invertido en su economía interna (el servicio de la deuda que podrían habérsele exigido ascendería en 1953 al 80% de sus exportaciones). Lo decían los romanos: quien es capaz de lo más, sin duda es capaz de lo menos. Grecia no es un país enemigo derrotado tras una guerra provocada por ellos mismos. ¡Es un Estado miembro de la Unión Europea!

Por tanto en Grecia hace falta olvidar la deuda por un tiempo, reducirla sustancialmente, ayudar a reconstruir una base económica allí con planes de inversión. Es la solución. ¿El problema? Que tenemos una Unión Europea tan imperfecta que para que funcione requiere del sacrificio de Grecia, de Portugal, de España... y de importantes sectores de la sociedad, incluso, en la propia Alemania o Francia. Es lo que pasa con el gobierno arbitrario de una élite asediada:

http://www.irishtimes.com/opinion/editorial/fintan-o-toole-eu-has-taken-decisive-turn-from-democracy-1.2275438

Gréxito dijo...

Se me olvidó incluir en mi parodia el mantra de la deuda impagable...

Técnicamente, la deuda griega es pagable, pero exige esfuerzos que los griegos no quieren asumir o, si fuera posible, prefieren primero trasladar a otros, a saber, a sus acreedores y al resto de contribuyentes europeos.

Cuando una empresa -léase estado- tiene deudas, antes de declararse en concurso y solicitar "humildemente" quitas y esperas a sus acreedores, redobla su productividad, aplica recortes en su gasto y liquida sus activos no esenciales; y el estado griego tiene margen en esos tres ámbitos, como tiene también autonomía para paliar sus propios desequilibrios internos (pero, claro, si prefiere mantener, por ejemplo, ese gasto militar a sacar a gente de la calle o el hambre...).

Ni Alemania ni Europa son culpables del marasmo griego.

Isidoro Ferrol dijo...

Los Estados no son familias ni empresas. Hay sustanciales diferencias, entre ellas los propios impuestos y... la soberanía. Soberanía, democracia. Cosas.

La democracia dicta que los Estados se deben guiar por el mejor interés para una mayoría sustancial de la población (ya se quiera ver a través del mandato directo de las urnas o de un imperativo constitucional). Incluso las tiranías hacen bancarrota, pero con mayor razón lo hará una democracia: porque a la realidad de no poder imponer impuestos excesivos durante mucho tiempo le suman el hecho de que nadie puede votar cortarse las manos... demasiadas veces.

¿Esto que quiere decir? Que en un punto determinado de "sufrimiento social" se abandona la democracia o no es viable. Hay multitud de fuentes que advierten del absurdo de insistir en que Grecia puede pagar todo:

http://www.theguardian.com/business/2015/jun/30/greek-debt-troika-analysis-says-significant-concessions-still-needed

https://www.bostonglobe.com/business/2015/07/14/greek-leader-faces-dissent-home-over-rescue-deal/tCzDEJQ7sBOr51PlQn9GvK/story.html#

http://www.alexanderforbes.co.za/Financial-Planning/FPC%20Insight%20Attachments/2010_05/I%20FPC%203.Greek%20tragedy%20explained%203185%20May10.pdf

http://www.fisgroup.com/images/pdf/FIS_Group_Observations_on_the_Greek_Debt_Crisis_from_Across_the_Pond.pdf

En fin, se podrían traer muchos más enlaces. Pero ya sé que daría lo mismo. Ocurre que no interesa reconocer la realidad porque hay muchos procesos electorales inminentes. Eso es lo que opino. Y mientras, se mata el tiempo con esta narrativa moral radicalísima y que enlaza con lo peor del pensamiento neoliberal. Ese mismo que celebra la "recuperación" de Letonia o el "éxito" del caos en Somalia. Tanto da que da lo mismo mientras haya una buena dosis de palo.

Gréxito dijo...

Ese continuo apelar a la soberanía, la democracia... en el seno de una unión supranacional como la Unión Europea es de lo más reaccionario. En todo caso, esa mayoría sustancial de la población a la que usted se refiere será la europea, que no quiere que Grecia le siga tomando el pelo, y que además es quien pagaría su megapufo si no lo hace ella.

Leyéndole pareciera además que se ha obligado a Grecia a permanecer en el Euro y en la Unión contra su voluntad. Pero que yo sepa, la puerta del club europeo continúa abierta para quien quiera abandonarlo. Sólo hay que estar dispuesto a pagar el precio.

Anónimo dijo...

Por favor Isidoro, leyendo esto se nota que has estudiado en una Universidad realmente mala. Has aprendido poquito de Economía.

Mario.

Anónimo dijo...

Por favor Isidoro, leyendo esto se nota que has estudiado en una Universidad realmente mala. Has aprendido poquito de Economía.

Mario.