miércoles, febrero 11, 2015

Ucrania: una guerra de mentiras

En telediarios y radios se habla de guerra en Ucrania. Una guerra en la que, como no podía ser de otra forma, hay buenos y malos. Los buenos, según la totalidad de los medios de comunicación, son los representantes del actual gobierno de Kiev. Los malos, nos dicen, son los "rebeldes prorrusos" o, directamente, "los rusos". La expresión "guerra fría" intenta resumir el carácter del conflicto: indentificándolo así como una operación de expansionismo del imperialismo ruso. ¡El oso ruso!

Los niveles de manipulación respecto al conflicto de Ucrania en los medios de comunicación alcanzan niveles irrespirables. La propaganda del gobierno de Kiev se transmite pura y sin cortar. Hoy mismo en un telediario ponían al presidente Poroshenko acusando de crímenes contra la Humanidad a los rebeldes prorrusos para a continuación poner imágenes de un ataque del gobierno de Kiev a una estación de buses llena de civiles. Podemos ver indicios de "verdad guionizada" por doquier: donde noticias sobre los civiles que se presumen muertos tras acciones de los rebeldes son tituladas "rebeldes matan civiles" y a la inversa se zanjan con "civiles mueren en enfrentamientos"

Dados los niveles goebbelsianos de propaganda que disfrutamos los españoles respecto a lo que sucede en Ucrania son necesarias aclaraciones. 

Un golpe de Estado

Debe recordarse que el gobierno de Kiev procede en último término de un golpe de Estado. Y los golpes de Estado son, por definición, "ilegales". Además, en fecha tan reciente como 2010 las elecciones en Ucrania las venció un candidato prorruso por margen de un millón de votos. En este caso, por tanto, no es asumible la versión de que se trata de un golpe de Estado popular contra un tirano. Los sucesos del Maidán, estuvieron apoyados y financiados desde el exterior. Se produjo la insólita imagen de que altos funcionarios de países de la UE y de EEUU acudiesen a mostrar su apoyo al Maidán. Para más inri, se supo a posteriori que hubo francotiradores haciendo ataques de falta bandera contra los manifestantes para "legitimar" el golpe.

El apoyo masivo de la prensa occidental a los actuales amos de Kiev carece de relevancia. No se basa en ningún análisis justo de la situación sino en el reflejo de intereses geopolíticos más bien descarnados.Tan es así que, lejos de la imagen de idílicos tecnócratas europeístas que nos quieren transmitir, los gobernantes de Kiev se han apoyado en grupos, batallones y bandas de individuos de ideología neonazi. Para EEUU esto no representa un problema. Ronald Reagan en su momento declaró que los miembros de la Contra nicaraguense eran "el equivalente moral de nuestros Padres Fundadores y los valientes hombres y mujeres de la Resistencia francesa". Y por si desconfiamos de la demencia senil de Reagan baste recordar el apoyo norteamericano a los más tenebrosos regímenes de derechas en latinoamérica y otras latitudes. 


La integridad territorial de Ucrania y su ejército

Se dice que Rusia ya ha invadido Ucrania enviando tropas a las zonas controladas por rebeldes de Donetsk y Lugansk. Algunos incluso llegan tan lejos como para afirmar que Rusia intenta invadir Ucrania. Pero si esto fuese cierto, los rusos ya estarían en Kiev. Bastaría la noticia de que tropas rusas han entrado en Ucrania para que buena parte del ejército ucraniano desertase al campo prorruso. Basta retomar el mapa electoral de 2010 para ver que el Ucrania vs Rusia no se circunscribe a las fronteras entre las zonas rebeldes y las zonas controladas por Kiev. Además, un abierto compromiso militar de Rusia implicaría una interesante oportunidad a los oficiales del ejército ucraniano de integrarse en las fuerzas armadas rusas; algo que definitivamente EEUU no puede proporcionarles. Ambas circunstancias estas últimas que sin duda arrojan luz sobre por qué el gobierno de Kiev está construyendo un ejército paralelo al regular.

Un aspecto interesante a este respecto son las noticias sobre el envío de armamentos al gobierno de Kiev. Se trata de uno de los faroles de la postura de EEUU. Tal es así por cuanto los políticos ucranianos no son de fiar para Washington, son demasiado variables. Lo sabemos gracias a Wikileaks. Además, el envío de armas resulta inútil si quienes podrían manejarlas constituyen o constituirían una amenaza para el gobierno de Kiev. Dárselas al ejército regular, como hemos visto, sería peligroso. Armar demasiado a los neonazis de la Guardia Nacional, otro tanto de lo mismo. Una curiosa situación, en definitiva, que hace pensar que esas "armas letales defensivas" (olé, olé, olé) son sólo una baza para negociar.

Las declaraciones Obama reivindicando el respeto a la integridad territorial ucraniana no son asumibles. No lo son dado que EEUU respaldó la secesión unilateral de Kosovo, por ejemplo. Una secesión aprobada por una simple votación parlamentaria sin un mal referendo que llevarse a la boca y que entraba en colisión con la constitución de Serbia.

Otro punto interesante sobre la actitud de EEUU con sus aliados en Kiev: lo que fue justificación suficiente para arrasar al régimen de Gadafi en Libia el gobierno ucraniano lleva meses haciéndolo deliberadamente. Legalidad internacional.

La integridad de Ucrania es discutida y discutible desde el momento en que hay una facción de ucranianos que ha reclamado para sí el uso de la violencia para afirmar su poder. Un poder que pretende casi indisimuladamente excluir a un sector importante de la sociedad ucraniana. Se presentan así las condiciones para una guerra civil. Y muchas guerras civiles terminan con la escisión de territorios. Lo contempla el Derecho Internacional. Un Derecho que prohíbe que segundos países se inmiscuyan en los conflictos internos, sí, pero que se lo prohíbe a todos y no sólo a Rusia. Algo importante para valorar la actitud de Rusia ante la clara intención de las potencias occidentales de instalar por la fuerza un gobierno anti-ruso que le privaría de su único puerto libre de hielos en invierno. Una pretensión inaceptable, supongo, para un país como EEUU cuyas intervenciones en el Cono Sur son tan incontables como deliberadamente relacionadas con la "seguridad nacional". Seguridad nacional a la que, al parecer, no tiene derecho Rusia.

Si Sudán del Sur se ha constituido en un estado independiente de Sudán... ¿qué impediría que sucediese otro tanto con Donetsk y Lugansk? Pues la misma clase de razones soberanas que hacen legal cualquier cosa: la fuerza.

Cuestión de fuerza e intereses legítimos

Se mire por donde se mire las razones de rusos y occidentales con respecto a Ucrania son de carácter estratégico. En este campo caben todo tipo de consideraciones más o menos paranoicas. Sin embargo, debe emplearse el sentido común. El interés por Ucrania de la UE y EEUU es una amenaza directa a Rusia. El golpe de Estado en Ucrania no se hubiese producido sin la influencia occidental y el empeño de EEUU por imponer a Rusia el gobierno salido del golpe debe elevar muchas y legítimas sospechas en Moscú. 

Por último cabe recordar que los rebeldes de Donetsk y Lugansk no luchan porque desde Moscú alguien se lo haya ordenado. Estos ucranianos están luchando por defender su modo de vida ante una amenaza evidente. No sólo su cultura rusa está bajo amenaza sino la base industrial, la base económica de su precaria situación. Una Ucrania en la esfera neoliberal europea es el peor escenario posible para la anticuada zona industrial sobre la que se asientan los prorrusos.

En definitiva: en Ucrania se ha producido un golpe de Estado respaldado por potencias que se alinean en contra de los intereses de Rusia. La agresión, por tanto, no procede de Rusia, ni estamos así ante ningún impulso expansionista del "oso ruso". Al contrario, parece más juicioso ver en los sucesos de Ucrania una nueva intervención brutal e irreflexiva por parte de EEUU. Unos EEUU que de la mano de Obama han abandonado las cruzadas morales de George W. Bush sustituyéndolas por una agenda cínica,  que siembra una elegante y sofisticada barbarie a su paso. Agenda frente a la cual el autoritario Vladimir Putin sí que parece verdadera reencarnación de los Padres Fundadores de EEUU



"Sin Rusia, Europa no sería un continente completo" Jacques Chirac



2 comentarios:

Cántabro dijo...

el único artículo no manipulado sobre las elcciones de 2010 es de la wikipedia en francés
http://fr.wikipedia.org/wiki/%C3%89lection_pr%C3%A9sidentielle_ukrainienne_de_2010

Isidoro Ferrol dijo...

No alcanzo a ver dónde radica la manipulación.