viernes, julio 25, 2014

El genocidio imaginario de Gaza

La secuencia ya es por todos conocida: Israel ataca Gaza, empiezan a surgir voces denunciando un genocidio palestino. Parece siempre necesario acusar a los herederos de las víctimas del más abyecto y planificado genocidio de la Historia de hacer otro tanto de lo mismo. Es la lógica del "y tú más" de quienes tienen en su acervo cultural el señalar a los judíos como los más infames de la tierra: aquellos que mataron a Cristo. ¿Cómo van a ser justos, buenos o legítimos los actos de un gobierno de judíos?

La operación Margen Protector desencadenada por Israel lleva 15 días en marcha. Se trata de más de dos semanas de ataques contra blancos terroristas en Gaza en los que las cifras de bajas palestinas que proporcionan los afines a HAMAS son de 800 muertos. Haciendo una simple división se obtiene una cifra de 53 muertos al día. Este es el genocidio de los palestinos: 53 muertos al día. Sin embargo, como siempre, parece casi imposible en España rechazar en público la idea de que Israel hace blanco deliberado en civiles inocentes o que, incluso, persigue la aniquilación de los árabes palestinos que viven en Gaza.

La ciudad de Gaza es una población que dista tan solo aproximadamente 70 km de Tel Aviv y de Jerusalem, los dos puntos clave de Israel. Ocupa unos 151 Km cuadrados teniendo una población de 515.000 habitantes (2012); lo que nos proporciona una cifra de 3.410 personas por Km cuadrado. De hecho, la región de la Franja de Gaza en su conjunto arroja una densidad poblacional de 5.045 personas por Km cuadrado. Estos datos sitúan a la Franja de Gaza como la tercera región más poblada del mundo sólo por detrás de Singapur y Hong Kong.

Conociendo el perfil poblacional de Gaza y la Franja de Gaza no resulta difícil pensar qué efecto tendría allí un bombardeo indiscriminado, estratégico, "en alfombra" o de saturación. Sin tener demasiada imaginación podrá cualquiera vislumbrar una masacre inenarrable que en poco o en nada casa con las cifras de muertos que los más afines a HAMAS presentan al mundo como presunta prueba de un genocidio. Mas si la imaginación falla nunca está de más reflexionar contemplando la Historia.

En la 2ªGuerra Mundial se produjeron los más espeluznantes bombardeos aéreos contra población civil. Tanto con alguna retorcida justificación estratégica o por pura represalia ambos bandos desarrollaron campañas de bombardeos en que se hacía blanco deliberado sobre áreas urbanas densamente pobladas por civiles. Se piense que esto es un crimen de guerra o contra la Humanidad, la realidad es que estos bombardeos indiscriminados nos orientan a la hora de clasificar un ataque aéreo como tal.

Por su potencial industrial y militar los bombardeos más importantes de la 2ªGuerra Mundial fueron realizados por los Aliados. El más importante fue el relacionado con la operación Meetinghouse, de Marzo de 1945 contra Tokio. En una sola noche murieron 120.000 japoneses. La razón para ello era la elevada densidad poblacional de Tokio, los materiales de los edificios japoneses, el uso de napalm y el número de bombas incendiarias utilizado (más de 1.600 toneladas). Se trató del bombardeo aéreo más mortífero de la guerra, por encima incluso de los atómicos si nos atenemos a las muertes inmediatas.

Los medios destructivos han "mejorado" mucho desde 1945 y nadie podrá poner en duda que Israel tiene un arsenal armamentístico técnicamente superior al de esa época. Siendo así, la destrucción que podría desatar el Tsahal sobre la Franja de Gaza podría arrasarla en cuestión de pocos días o, incluso, horas. Y no seria sino este escenario el que perseguiría un Israel que buscase el genocidio de los palestinos.

No importa el grado de adulteración que se introduzca en el término genocidio a la hora de acusar a Israel. Es inaceptable que dicha palabra se esgrima contra este país. Cabría preguntarse qué actitud tomaría cualquier país occidental que tuviese a 70 km de su capital una ciudad desde la que se lanzan centenares de proyectiles a diario. Y cabe, como siempre, preguntarse cuántos israelíes deberían morir para que los defensores de HAMAS dejasen de hablar de "lucha desigual". Aunque para desigual, como no, la forma en que los medios de comunicación se aproximan siempre a estos temas: con Israel como un feroz estado militar que persigue matar niños e inocentes. Respecto a ningún otro conflicto en el mundo se hace tanto énfasis en las muertes de civiles ni se comparte con tanto entusiasmo la propaganda de los actores no estatales. Nada nuevo, se trata de una guerra de propaganda muy vieja.

La única realidad es que desde la retirada de Gaza en 2005 por parte de Israel el nivel de la amenaza que procede desde la Franja ha aumentado al ritmo en que se incrementaba el radio de acción de los misiles de HAMAS. Asimismo, la imposibilidad de realizar acciones policiales en ese territorio fuerza a Israel a ataques de misiles y campañas de castigo regulares (la última fue en 2009) y de envergadura para disminuir los ataques de HAMAS. Y esto le cuesta a Israel sumar al estar en el blanco de HAMAS el estarlo en el de los medios de comunicación mundiales.

Los números de bajas en Gaza que esgrimen los palestinos no muestran ningún genocidio. Pese a esto las muertes de civiles debidas a accidentes o ataques indebidos por parte de militares israelíes se emplean como seguro indicio de un genocidio que no se puede justificar ni con las más disparatadas cifras proporcionadas por los palestinos. Los incidentes de este tipo salen regularmente a la palestra para reivindicar la idea de un genocidio de los palestinos que simples operaciones aritméticas desmienten. Tan es así que en Gaza la población desde 2006 aumentó en casi 100.000 personas, lo cual también vendría a poner en duda la idea de un cerco salvaje de Israel y que atribuye a Israel escaseces muchas veces derivadas del conflicto HAMAS-FATAH.

En definitiva, todo es válido para acusar a Israel de cualquier cosa, cuanto más terrible... mejor. Es lo que encaja con el concepto del "judío eterno" que muchos occidentales, tal vez incluso inconscientemente, manejan.



"Si los árabes bajasen hoy sus armas no habría más violencia. Si los judíos bajasen hoy su armas no habría más Israel" Benjamin Netanyahu

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Ojalá algún día tenga el honor de visitar la vieja ciudad de Jerusalem, que no es sino mi destino predilecto, incluso más que la extinta Yugoeslavia.

Anónimo dijo...

Increíble la frase de Netanyahu. No te jode, si los árabes bajan las armas y aceptan que los judíos hagan lo que les salga de los huevos con esa tierra ocupada por la cara, entonces ya no pasa nada.

Graciosísima.

Anónimo dijo...

Centenares de cohetes...Por no mencionar que hacía 19 meses que el lanzamiento de los mismos era testimonial. Ni que decir que la población de Gaza se encuentra encerrada en la Franja. Ningún país de Occidente tiene a su vecino encerrado, ocupado militarmente, lleva 60 años robándole la tierra y masacrando periódicamente a su población civil. Las cifras de víctimas que se manejan las proporciona la ONU, ahora resulta que según tú la ONU es afín a Hamás.
La velada acusación de antisemitismo que viertes contra los que osan acusar a Israel de cosas tan abyectas es disparatada.
No todo el que censura a Israel es cristiano, así que lo de Cristo está muy cogido con pinzas.
53 al día te parecen insuficientes porque se sabe que el delito de genocidio se articula en función del número de víctimas.
Te suena el genocidio maya? Divide el número de muertos. Ahí es donde se aprecia en todo su esplendor la falta absoluta de razón en tu argumentación.
Pobre Israel, víctima de los medios occidentales. Es de una repugnancia tan atroz tu corolario de falacias que literalmente abruma. Realmente se puede debatir con alguien tan envilecido por dentro que llega a tales extremos de deshumanización y demonización de más de 4 millones de seres humanos?
A alguien como tú le dan igual los antecedentes, el contexto, la ley internacional o la decencia, para alguien como tú en el imaginario mundial solo debe prevalecer algo: el sufrido pueblo judío que a base de bombas, ocupación y bloqueo sobrevive espartanamente ante la envidia y la censura del mundo.
Por mucho que, al igual que otros colectivos, hayan sufrido los judíos en el genocidio es innegable que sus herederos políticos están cometiendo crímenes de guerra, crímenes contra la Humanidad y en actuaciones puntuales del gobierno, por lo que se puede probar, genocidio. Masacran con bombas a un pueblo de pastores a los que previamente le han quitado todo.
Ahora vamos a revertir la metáfora de los 70 km (por no olvidar que Jerusalén no es Israel y que la inmensísima mayoría de cohetillos caen sobre Sderot, fronteriza con Gaza):
Imagínate que millones de los tuyos son forzados al exilio y no pueden volver a casa.
Que a decenas de miles de los tuyos les han robado las casas. Que te pueden someter sumariamente y en país extranjero a la jurisdicción militar. Que el 20% de la Franja en la que vives te está vetada. Al igual que el mar o el espacio aéreo. Que te está prohibido exportar o importar. Que pesa un bloqueo económico de tal rigor que tus hijos están desnutridos. Que periódicamente te bombardean. Que tus ciudades han sido aisladas y parapetadas tras muros. Que a diario miles de policías y militares extranjeros humillan a los tuyos. Que toda la riqueza natural de los tuyos ha sido esquilmada. Qué haría cualquier población occidental ante esto? Lanzar piedras y fuego de artificio?
El mantra israelí de creerse víctimas en la tragedia que ellos mismos han provocado es escalofriante.
Y ahora di que sin saberlo soy antisemita o antijudío. Que ya cansáis con el disparate.

Isidoro Ferrol dijo...

1º- El argumento del "robo" de la tierra de Israel se sostiene en un concepto absoluto de la propiedad privada que tantas veces encontramos ausente en los colectivos más señeros en la propaganda anti-Israel.

2º- Hubo elementos de las fuerzas israelíes en 1948 que efectivamente expulsaron a árabes de sus casas. Pero fueron actos aislados protagonizados sobre todo por el Irgún, fuerza paramilitar que más adelante fue activamente perseguida por el estado de Israel.

3º- La mayoría de los desplazamientos masivos de población árabe (véase Haifa) fueron voluntarios, siguiendo las órdenes de sus propios líderes. Ejemplos contemporáneos de este tipo de políticas son fáciles de hallar: piense en los "intercambios" de población a lo largo de la frontera entre India y Pakistán (en Cachemira). EL objetivo era que ningún árabe quedase bajo el gobierno de Israel merced a la resolución de la ONU. En este caso uno puede tomar cuenta de lo absurdo que es hablar de limpieza étnica por parte de Israel.

4º- Cualquier intervención militar en un entorno civil genera bajas civiles, aunque se intente evitarlas a toda costa. Ver en esas bajas civiles un propósito deliberado es hacerse trampas a uno mismo. Es lo que pasa cuando no se parte de premisas racionales sino de conclusiones parciales.

5º- Existe una deliberada insistencia en culpar a Israel de genocidios, sin cesar, desde siempre. Y esto no es sino puro antisemitismo, que se mueve como un fantasma en la sociedad occidental. Es algo así de infame: es necesario el "desquite" de lo que supuso el Holocausto culpando a los herederos de sus víctimas de "ser como los nazis". Infamia.

Anónimo dijo...

Llevas unos días muy calladito en twitter. ¿Aun escuece la enculada al Depor?

Anónimo dijo...

Pffffffff y ahora la enculada de los celtarras... no os vais a poder sentar en un mes

guillebetus dijo...

Más allá de la cuestión de la limpieza étnica y las bajas civiles. No es reaccionario el papel geopolítico de Israel en Oriente Medio? No actúa como base imperialista para los intereses occidentales?