lunes, mayo 26, 2014

Elecciones Europeas: ¿Podemos pasar página?

Es la noticia, todo el mundo habla de ello. Muchos querrán pensar que los más de 1,2 millones de votos y 5 eurodiputados obtenidos por "Podemos" y Pablo Iglesias son gracias a este programa.

Para analizar el éxito de "Podemos" no hay que hablar de programa sino de programas: aquellos en que lleva ya años participando Pablo Iglesias. Desde Cuatro a La Sexta pasando por Intereconomía, el profesor universitario de aspecto nazareno paseó un discurso anti-sistema de marcado corte populista. Y es que, como ya se ha señalado en el océano tuitero, lo de Pablo Iglesias no va tanto de comunismo o lucha de clases como de populismo con todas las letras. Así, en el discurso del de Podemos no cuesta mucho encontrarnos con ideas "transversales" que equiparan la política con el latrocinio o que insisten en reclamar expediente académico a los cargos electos. El programa de Podemos no resiste un primer choque con el mucho más serio, valoraciones ideológicas aparte, de IU. Sin embargo esto no impide que la lectura del resultado de Podemos sea que aporta nuevas ideas. En este sentido, uno de los portavoces de Podemos, Juan Carlos Monedero, apenas unos meses antes de postularse como candidato de esta formación advirtió al mundo de que siempre que le va mal al PSOE aparece "la nueva izquierda". Estamos ante la nueva idea del doble pensar, sin duda inédita en la política española.

Pienso, como ya se ha dicho, que el tono eurovisivo de las elecciones de ayer dio alas a este partido patrocinado por La Sexta y que probablemente prácticamente ha tocado techo. Como suele suceder, en los próximos meses este partido comenzará a desgastarse por la lucha de sillas, las "espantás" y el arribismo de sectas organizadas con "amplia experiencia previa". Si de verdad van a adoptar la forma asamblearista, este proceso autodestructivo puede ser muy veloz. ¿Por qué? Porque el asamblearismo diluye el discurso reduciéndolo al "máximo divisor dogmático". O lo que es lo mismo: que cada asamblea de Podemos hará su propio Libro Rojo de Pablo para pegarle a la de al lado. El mérito casi exclusivamente televisivo de Pablo Iglesias, además, hará que lo que hoy se ve admirable pronto se vea con destructiva envidia desde "las bases". Porque el nivel es este:


Con el PSOE prima el discurso histérico y cortoplacista. Discurso que relaciona que Rubalcaba anuncie que no se presenta a las primarias del PSOE con los resultados de ayer. Basta ver la trayectoria de Rubalcaba para ver claro como el día que se ha prestado a ser apaleado públicamente desde 2011 sacrificándose por su partido. Un mediocre que quiere aferrarse a un sillón no se hubiese prestado a ser aniquilado electoralmente en 2011. Veremos quién será el candidato del PSOE en las próximas Generales, de momento sabemos que no será alguien castigado por 3 años de travesía por el desierto polemizando con la izquierda del PSOE.

Mis queridos frikis de la ultraderecha mediática, por su parte y como siempre, se dejan la voz en estos momentos en preocupado alegato a favor de la ultraderechización del PP. Curioso punto este último que siempre vemos renovado en cada elección democrática en que los populares no arrasan: el PP no da "la batalla de las ideas". Siempre reclamando el suicidio electoral, estos beatos sin proclamación parecen creer sinceramente que el PP debe recurrir a las maldiciones del Deuteronomio a modo de programa electoral definitivo. Les deseo toda la suerte del mundo en esta su gloriosa cruzada en pos de la irrelevancia electoral del PP. A sus amigos de VOX la Virgen María no les consiguió ni un eurodiputado, se quedaron a unos votos.

La ilusión de que la aplastante victoria de la abstención fuese aún más aplastante que en 2009 se vio frustrada por los catalanes (la participación en Cataluña aumenta un 9% y "tapa" un aumento de la abstención en el resto de España). Y es que hoy por hoy el votante catalán medio básicamente anda persiguiendo urnas electorales. Quieren votar su independencia y no pierden ocasión de hacerlo ver. Las elecciones al Parlamento Europeo, además, tienen una importancia estratégica de cara a probar el europeísmo de una Cataluña separada de España: verdadero punto clave del proyecto de "ampliación interior de la UE" diseñado por los juristas partidarios de la secesión catalana. En este punto sólo queda "envidiar" a nuestros vecinos portugueses: con nada menos que un 66% de abstención.

Muchos dirán que mi desinterés y la falta de importancia que atribuyo a las Elecciones Europeas son algo así como irresponsables. Pero sólo un detalle: ¿os acordáis de la Directiva Bolkestein? Fue ampliamente rechazada en votación de un Parlamento Europeo como el que escogíamos ayer. Una Directiva que aspiraba a impulsar la movilidad del factor trabajo por la UE (tirando los sueldos por lo bajo, claro, que es lo eficiente). Y qué cosas que actualmente el espíritu y pretensión de esta no aprobada Directiva sea el pan de cada día, con pátina formativa por supuesto, para todos esos europeos del sur que se van a Alemania o Reino Unido a mendigar trabajo. Esto es lo que quiere la Troika y lo que querían quienes estaban detrás de Bolkestein, que son exactamente los mismos. Por esto, si lo que manda es la Troika y no el Parlamento Europeo... ¿cómo no van a ser los más eurofans de este proceso electoral los más exóticos, marginales y extremistas? Si es un circo, acuden los payasos.




PS: en efecto, no hablo de UPyD o Ciudadanos porque van con piloto automático "regenerador". Eso sí: Javier Nart anticandidato.


5 comentarios:

cgn68 dijo...

Estoy de acuerdo con tus críticas, pero hay partidos nuevos que al menos merecen el beneficio de la duda.
¿Que opción queda sin ellos, seguir votando a los partidos tradicionales para que continúen haciendo sus políticas, que como vemos día a día no tienen nada que ver con la ciudadanía? ¿Dejar de votar, seguirían repartiéndose los escaños y las subvenciones?
¿Como les hacemos saber a estos partidos que estamos hartos?, hartos de corrupción pero sobre todo de cómo defienden a sus corruptos, hartos de mentiras, hartos de que nos usen en las elecciones y luego se olviden de sus promesas, y hartos de que por ellos lleguemos a enfrentarnos.

Isidoro Ferrol dijo...

El problema está en que los partidos políticos son reflejo de la sociedad. Suena duro, pero es así.

Yo he formado parte de un partido político "nuevo y fresco", como se presentaba UPyD. Y en su interior sólo vi a gente rebotada de otros partidos y con ansias de reproducir las mismas corruptelas de siempre en miniatura desde el primer momento. He visto cómo es la fábrica de salchichas de los regeneradores y los protestones. En consecuencia, no me fío.

Don Key dijo...

Yo no creo que Podemos haya tocado techo. Por lo que he visto a mi alrededor, y aunque parezca mentira, había mucha gente que no tenía ni idea de que Podemos existe. Ahora ya lo saben. Como muchos fueron abstencionistas, creo que parte de ellos votarán a Podemos en las generales: en esta situación de crisis múltiple se hace muy atractivo castigar (y la abstención puede saber a poco).

Uno de las incógnitas que veremos resolverse con el tiempo es cómo se van a comportar algunos medios con P. Iglesias a partir de ahora ¿segurán dándole cancha?

Felicidades por su iracundo blog. Se prodiga usted poco, pero vale la pena esperar (a veces parece que me lee usted el pensamiento ¡da miedo!)

No lo deje. Buena suerte.

Anónimo dijo...

Hola Isi!
Cuánto tiempo sin rozarme por este tugurio.
Veo que más o menos sigues con la misma pedantería y con todos esos infumables textos llenos de basura.
¿Que el de la coleta os ha ganado después de sólo un par de meses?
Pues de risa, qué le vamos a hacer. Frase breve y consigna, no tus largas peroratas autoreferenciales y citas, a ver cuándo te enteras.

Que los años van pasando Isi, que al final lo que importa no es nada de eso y búscate un trabajo útil.

Nunca tuyo, Zhukov

Agradece a Stalin, Isi, agradece que él solo salvara a Europa de Hitler.

Isidoro Ferrol dijo...

Hombre, gracias por aparecer por aquí señor Millón. Siéntase en su casa.