martes, octubre 25, 2011

UPyD: cuando unas siglas están vacías

UPyD es un partido personalista. Es el "defecto" que muchos analistas le suelen achacar. Sin embargo,  UPyD sería indistinguible de muchos partidos sin representación parlamentaria si no fuese por la imagen de Rosa Díez. Por esto ese carácter personalista no constituye un problema. El problema es que el partido de Rosa Díez es que no existe fuera de Madrid y las contradicciones que arrastra.

Para ser un partido nacional es necesaria una implantación territorial. En algunas circunscripciones (Orense, Lugo, Zamora, Lleida, Teruel y Guadalajara) UPyD no tuvo candidato alguno en las "primarias" realizadas de cara a las Elecciones Generales y las listas que finalmente se han realizado son evidentemente a base de gente inactiva (básicamente gente que figura afiliada a la que se ha llamado por teléfono para que se postulen como candidatos) o bien de "paracaidistas" de otras regiones. De la circunscripción de A Coruña, por experiencia personal, puedo dar fe de que las listas están confeccionadas con gente "que pasaba por allí". Mención a parte requiere, además, el propio asunto de las primarias: un proceso que UPyD ha vendido a los medios de comunicación como de ejemplares cuando en no pocos sitios (Álava, Cuenca, Girona, Huesca, La Rioja, Navarra y Soria) el candidato ha salido elegido con 10 votos o menos; siendo el caso de Soria el más sangrante, ya que habíendo sólo 1 candidato y 4 electores aquél salió elegido con... 1 voto. La "máxima democracia" de votarse entre amiguetes o de votarse a uno mismo. Ciertamente un esperpento que deja ver el lamentable estado de UPyD: que concentra 1/3 de sus afiliados sólo en Madrid. Los números son terriblemente contundentes.

La respuesta a esta situación que he podido percibir entre los activistas de UPyD se mueve entre la negación y la propaganda. Un hecho esperable. Pero llama especialmente la atención un argumento en concreto: "no importan las personas sino las ideas". Interesante cuestión procediendo de personas que respaldan un partido que entre sus máximos objetivos se encuentra "devolver la política a los ciudadanos". Y se trata no precisamente de una ocurrencia: en el pasado ya se me opuso, al hecho de que en las listas de UPyD figurasen reconocidos caciquillos, cambiachaquetas o extremistas de derechas, eso de que había que mirar hacia otra parte porque lo importante son las ideas "y no quien haga de portavoz de las mismas". Un argumento que ha permitido a la dirección nacional del partido lavarse las manos aceptando como cabeza de sus organizaciones locales a personas muy dudosas o de ideologías que ni siquiera tienen que ver con los principios de UPyD sobre la pura y simple base de la "obediencia formal". O lo que es lo mismo: para "dar publicidad a las ideas" se ha aceptado que "cualquiera" sea el portavoz de UPyD en tanto en cuanto simplemente se muestre servil con la dirección del partido. Un método tan pragmático como suicida: pues colocaba al frente de las organizaciones locales y regionales a gente sin principios y con una sintonía con el ideario de UPyD entre lo difuso y lo inexistente. Así, por ejemplo, el coordinador de UPyD en Galicia, que se muestra completamente a las órdenes de Madrid, emite muy a menudo opiniones sobre la privatización de la Sanidad u otras medidas completamente al margen del programa de UPyD.

UPyD no debe constituir una comunidad ejemplar de todo aquello que propone, pero no es posible sostener (ni siquiera sobre el papel, ya que algunos leemos) que se está por una superación del sectarismo PP-PSOE cuando se asumen tan abiertamente razonamiento sectarios. Para eso ya estaban el PP y el PSOE, precisamente. Dos partidos que en miles de ocasiones hacen sentir incómodos a muchísimos de sus votantes por aquéllo que efectivamente hacen pero que llegado el momento llaman a la disciplina del voto.

Tanto participa del sectarismo UPyD que llegó a organizar un acto en el Palacio de Vistalegre en cuanto se enteró de que el PSOE cancelaba su tradicional acto pre-elecciones municipales. El objetivo era "llenar" y, distribuyendo a la gente de forma adecuadamente espaciada, en las fotos se apreciaba claramente que no se había llenado ni una cuarta parte del aforo. Cuando en su día lo hice notar, señalando que en el pasado UPyD había rechazado esos actos por "despilfarros y circos para los ya convencidos", recibí una avalancha de insultos de gente del partido que afirmaba, contra toda evidencia, que habían conseguido el aforo que se habían propuesto. ¿Con este grado de mentira y circo sectario en qué se diferencia UPyD de los otros partidos?

Del mismo modo, las declaraciones públicas de Rosa Díez cada vez más obviamente tratan de llamar la atención de lo que sólo podemos llamar "electorado ultraconservador". Porque ya no es que se sostenga un discurso errático sobre el aborto u otros temas candentes, es que se dicen frases como "¿Pedimos que juzguen a franquistas muertos y renunciamos a que juzguen a etarras vivos?". Y declaraciones semejantes sólo pueden concebirse como un intento de arrancar la aclamación de parte de la derecha más exaltada. Las declaraciones de Rosa Díez sobre el reciente anuncio del fin del terrorismo de ETA, sin ir más lejos, fueron las más extremas de la política española.

Pero la contradicción más grave de UPyD, al menos para mí, es la que mantiene frente al tema de Bildu. Si UPyD pretende ser un partido que aspira a ampliar la representatividad del poder no es de recibo que adopte posturas contrarias al pluralismo político. Porque si los abertxales rechazan la violencia es perfectamente lógico que puedan concurrir a las elecciones. Denegárselo no tiene caso y es muy poco inteligente. En este sentido, la postura de UPyD frente a Bildu fue la decisiva para darme de baja de este partido. Las cosas que se dijeron en esos días sobre la sentencia del Tribunal Constitucional eran tan populistas, antidemocráticas y maledicentes que no podía seguir en ese partido.

A modo de aclaración ante las inevitable críticas malintencionadas he de decir que a lo largo de mi periplo en UPyD me fueron ofrecidos muchos cargos en la organización. Y siempre los rechacé. Lo hice por el hecho de que esos cargos no tenían otra función que halagar el narcisismo de gente mediocre. ¿Qué sentido tenían comités y consejos diversos si apenas se podía contar con afiliados para ocupar un par de filas de auditorio? Ninguno, salvo para la ambición de algunas personas que se movían entre lo pintoresco y lo picaresco. Pero es que la propia dirección del partido fomentaba esto al fijar unas cuotas de afiliación de 20 euros al mes. A la larga, esta decisión (vestida con la excusa de una "autonomía financiera" que semejantes cuotas tampoco consiguen) garantizaba el enanismo del partido y que, irónicamente, los afiliados más exaltados, enredadores o malintencionados obtuviesen fáciles dominios locales. De ahí el constante recurso a expedientes disciplinarios y expulsiones por parte de la dirección de UPyD: algo que hubiese sido perfectamente evitable de haber existido más afiliados.

UPyD, en definitiva, es un partido sin afiliados más allá de Madrid y que intenta presentar al electorado y la prensa una implantación nacional que los datos desmienten. Un partido que pretende desplazar al sectarismo del debate político pero que en último término se ha constituído en secta en miniatura. Un partido, en suma, que no merece ninguna mayor confianza que cualquiera de los ya existentes y mayoritarios. Que no engañen a nadie.


"La política saca a flote lo peor del ser humano" Mario Vargas Llosa.

19 comentarios:

Anónimo dijo...

¿y el PNV?¿Saca muchos votos fuera de su territorio? ¿O CIU?

ISIDORO LAMAS INSUA dijo...

Claro, pero esos partidos no son nacionales sino nacionalistas. Tal vez UPyD sea un partido "nacionalista madrileño". No es difícil ver entre una mayoría de afiliados de UPyD (que no en vano son madrileños) cierto discurso de desprecio a "provincias". Y tal vez por eso no le cuesta nada de nada a la dirección nacional de UPyD tener en provincias por portavoces o testaferros a cualesquiera impresentables. Total: son las provincias.

Anónimo dijo...

la frase :"¿Pedimos que juzguen a franquistas muertos y renunciamos a que juzguen a etarras vivos?". es fabulosa.
Creo que deberían hacerselo mirar IU y PSOE.
IU : Lo mismo gobierna con el PNV en Euskadi¡Ultraderecha confesional católica y nacionalista! , que aplaude las "libertades de Cuba"
PSOE - PP : Es malo Gadafí ahora que esta muerto, pero se le invitaba, como se hacen fotos con OBIANG, se bajan los pantalones cuando viene el primer ministro Chino, el heredero saudí.........

y si, ROSA DIAZ también tiene tela, que no le importaba la poltrona de turismo gobernando en coalición con el PNV........
Tenemos los políticos que nos merecemos.
A todo esto , tras negociar con terroristas ¿cuando empezamos a negociar con pederastas y violadores?¿cuando saquen 300.000 votos sus amigos?

Anónimo dijo...

Sobre lo primero, pues si no hay afiliados no hay afiliados. De cualquier forma el proceso de primarias es estatutario y haya 2 o 200 candidatos hay que hacerlo.

No entiendo la queja. Entiendo la queja de que no haya suficientes afiliados, pero no sé realmente cuál es tu alternativa. ¿Ir pistola en mano a obligar a la gente a afiliarse? UPyD trabaja con los mimbres que puede. Yo también pienso que hay que bajar la cuota, pero tampoco creo que vaya a tener ningún tipo de efecto espectacular sobre la cifra de afiliados y, en cambio, puede que al final ingresara menos el partido.

Lo de Vistalegre me parece una cuestión de exagerado purismo por tu parte. Y los objetivos del partido, que eran modestos; se cumplieron bastante bien pues hubo repercusión mediática positiva (y también alguna negativa, como la hubiera habido independientemente del acto). Pero, en definitiva, lo de Vistalegre es una anécdota. Se hizo para la campaña de las municipales y salió bastante bien; teniendo en cuenta que ninguna encuesta daba entrada en varios sitios donde al final sí se entró, como la Asamblea de Madrid.

Y las declaraciones de Rosa Díez sobre Bildu resulta que recogen el sentir mayoritario de los españoles, como demuestra la encuesta de El País; con un 53% de españoles escépticos.

E incluyen peticiones idénticas a las que ha hecho la UE (esta discusión la hemos tenido en el otro post jeje): desarme y disolución.

Asi que no sé quién estará en los extremos.

En definitiva, las quejas son flojitas. Tu opinión sobre Bildu simplemente es contraria a la del partido, pero como he tratado de explicar sin éxito en el otro post; en nada contradice la postura de UPyD su opción por la representatividad.



Por otra parte, las frases manipulativas me parecen ya pasarse. Dices al principio que UPyD tiene 1/3 de los afiliados en Madrid. Por lo tanto, tiene que tener 2/3 fuera de Madrid y no, como dices al final: "es un partido sin afiliados más allá de Madrid".

Y pretende presentar una implantación nacional, que no tiene estamos de acuerdo; por ahora. Pero ya en las municipales ha entrado en 6 capitales de provincia repartidas por la geografía española.

Y descontando Galicia, País Vasco y Cataluña; lo cierto es que tuvo unos resultados bastante dignos el 22-M.

Supongo que los "casi" no te valen, pero un partido exclusivamente madrileño no lo veo capaz de conseguir los votos suficientes para quedarse a unas míseras décimas de entrar en 3 parlamentos autonómicos (Asturias, Aragón y Murcia) como sí consiguió UPyD.


Vaya, que a mí todo eso de "partido madrileño" no me vale.

Porque si llega a sacar 500 votos más en Asturias se colaba en la Junta. ¿Entonces qué?

¿500 votos arriba o abajo determinan que un partido sea madrileño o no?

Anónimo dijo...

Y, por cierto, en las municipales UPyD sacó más votos y concejales fuera de Madrid que en Madrid.

No entiendo qué clase de partido madrileño hace tal cosa.

ISIDORO LAMAS INSUA dijo...

"pero no sé realmente cuál es tu alternativa. ¿Ir pistola en mano a obligar a la gente a afiliarse? UPyD trabaja con los mimbres que puede. Yo también pienso que hay que bajar la cuota, pero tampoco creo que vaya a tener ningún tipo de efecto espectacular sobre la cifra de afiliados y, en cambio, puede que al final ingresara menos el partido."

Hay determinados argumentos que son bastante desconsiderados con el artículo aquí comentado. Porque no se puede pretender rebatir a alguien aportando dudas que son respondidas en el propio artículo. Sin embargo lo volveré a repetir: 20 euros al mes es un disparate y aducir que las aportaciones de los afiliados garantizan una autonomía destacada en las finanzas del partido es jugar al despiste. Durante mi periplo en UPyD mucha, no dos ni tres, sino mucha gente me dijo que simpatizaba pero no podía afiliarse precisamente por la cuota. Pretender ahora que la cuota es un aspecto marginal de cara a la configuración del partido y el número total de afiliados raya el surrealismo.

"Pero, en definitiva, lo de Vistalegre es una anécdota."

Una anécdota de nada: te pasas tres años insultando a PP y PSOE por organizar macromítines por ser "un despilfarro", "una fiesta para los convencidos" y "llenos de gentes llevadas en autobús de toda España" y de repente presentas como algo ineludible, lógico y magnífico organizar un acto de ese tipo. Y por supuesto dejando claro que todo el que se quejase era algo así como "un desleal al partido". Una anécdota. La mentira y el sectarismo, su principal sostén siempre, como anécdota. Claro.

"Y las declaraciones de Rosa Díez sobre Bildu resulta que recogen el sentir mayoritario de los españoles"

¿Y? Como si el 53% se pone de acuerdo en que el hombre jamás pisó la Luna. Para mí la postura sobre Bildu es de un histerismo incompatible con la democracia. Y está bien que se señale el tema de la popularidad de un prejuicio: porque parece que el único guión que sigue Rosa Díez últimamente es ya descaradamente ese. ¿Que surje una polémica sobre profesores? Se propone una ley de profesores radical. ¿Que surje un debate sobre la pesca de pirañas? Pues se propone una ley radical sobre pirañas. Y así sin cesar. Al estilo Esperanza Aguirre.

"Tu opinión sobre Bildu simplemente es contraria a la del partido".

Ahora se va usted enterando de por qué yo me fui de UPyD corriendo. No me gusta militar en partidos que ponen en duda el ABC de la democracia (pidiendo que se anulen derechos políticos sin más pruebas que afinidades ideológicas abertxales) mientras fingen exactamente lo contrario.

ISIDORO LAMAS INSUA dijo...

"Dices al principio que UPyD tiene 1/3 de los afiliados en Madrid. Por lo tanto, tiene que tener 2/3 fuera de Madrid y no, como dices al final: "es un partido sin afiliados más allá de Madrid""

Hay un concepto en estadística que se llama "dispersión". A lo mejor le venía bien analizarlo en lugar de intentar colar una chalana como submarino nuclear. 2.200 personas todas juntas no es lo mismo que 4.400 completamente dispersas. Es muy fácil.

"Pero ya en las municipales ha entrado en 6 capitales de provincia repartidas por la geografía española."

¿Sabe usted cuántas provincias tiene España? Pues eso.

"Supongo que los "casi" no te valen, pero un partido exclusivamente madrileño no lo veo capaz de conseguir los votos suficientes para quedarse a unas míseras décimas de entrar en 3 parlamentos autonómicos (Asturias, Aragón y Murcia) como sí consiguió UPyD."

Dado el carácter "nacional" de las elecciones municipales y el elevadísimo desgaste de PP y PSOE de cara al electorado llegar a tener representación en algunas CCAA era "o entonces o nunca". Y salió "nunca". Los "casi", claro, no valen absolutamente de nada. Por no hablar de que la representación da igual si no se tiene una verdadera implantación social (no nos engañemos: dada la ausencia de afiliación los votos llegan por el "eco nacional" de Rosa Díez) la cosa acabará siempre como lo del partido de Ruíz-Mateos: una simple curiosidad. Con grave peligro de transfuguismo, por cierto, viendo el percal de los candidatos de UPyD "en provincias".

"Y, por cierto, en las municipales UPyD sacó más votos y concejales fuera de Madrid que en Madrid."

En las Municipales de 2011 UPyD saca en la Comunidad de Madrid 208.000 votos y en el resto de comunidades 257.000. Y son votos que, claro, se distribuyen por toda España: lo que quiere decir que no consiguen mayorías o porcentajes relevantes en casi ninguna parte.

En porcentaje tenemos un 7% de votos en Madrid y un 2% de votos a nivel nacional. ¿No es un partido madrileño? ¿A quién se pretende engañar? Ahora sin duda vendrá lo de "somos un partido joven". En fin...

Anónimo dijo...

Los mejores resultados de UPyD en las municipales son en Ávila, con un 14% de los votos.

Para ser un "antimadridista" (a parte del fútbol, vaya) tú mismo olvidas a "las provincias" con facilidad.

Lo increíble es que se haya entrado en 6.


Y no, en muchas provincias no era "ahora o nunca". Eso es absurdo. Todo lo que le queda a UPyD es crecer. Precisamente cuando no haya la urgencia de "echar al PSOE" UPyD podrá empezar a reforzar su espacio electoral, en el centro que es donde le colocan todas las encuestas del CIS. Ese espacio puede existir igual que existe en otros países.

Yo estoy más que convencido de que en las próximas autonómicas entrará en esos 3 parlamentos. Quizás, incluso; alguno más (en la Rioja se sacó un 3.6%, puede que se crezca).



Y sí, sí; el resto de afiliados está disperso. Muy bien. Pero estaría bien que entonces afirmes eso y no que manipules. UPyD tiene más afiliados, más concejales y más votos fuera de Madrid que en Madrid.

El caso es que no hay un sólo partido nacionalista que haga eso mismo. Así que lo de "nacionalista madrileño" es completamente gratuito.

Y a ti todo te da igual. Si hubieran sacado representación (500 votos que faltaron en Asturias, ya ves tú) entonces el problema es que no tienen implantación social. No me vale eso a mí.



Y ya sé que hay 50 provincias en España, pero también sé que se presentaron candidaturas sólo para la mitad de la población. Y sí, voy a salir con lo de "partido joven".

Porque sigo sin saber por qué estás tan convencido de que en 4 años se podría haber hecho más. En las generales UPyD va a sacar entre un 3 y un 4,5% según la encuesta. Entre más de doblar hasta multiplicar por 4 los votos.

Eso, en cuatro años, es un crecimiento muy considerable.

UPyD no es la escisión de ningún partido, como Cascos y el PP; donde ya tienes los afiliados.

UPyD es un experimento único en la historia de España, por eso me sorprende que sientes cátedra sobre cómo y de qué manera hay que hacer las cosas, cuando realmente no creo que nadie lo tenga tan claro.

Anónimo dijo...

Pero bueno, que la discusión y el debate no existen si una de las partes no está dispuesta a cambiar de opinión.

Las críticas las puedo entender y comparto algunas: cuota cara, demasiada importancia de Madrid. Ok. Eso es evidente. De ahí a decir que UPyD es un partido nacionalista madrileño, pues no; porque la mayoría de sus votantes y afiliados no son madrileños. No se sostiene.

Y que la cuota va mágicamente a resolver los problemas de UPyD, pues tampoco. Incluso ahora, cuando se pagan 20€ y sólo participan los más movilizados e hiperactivos políticos, la abstención en las elecciones internas, por ejemplo; es alta (o por lo menos equivalente a la de otros partidos con elecciones internas en otros sitios).

Es decir, simplemente es difícil conseguir participación activa en política. Aumentar el número de afiliados no garantiza aumentar el número de afiliados activos. Y por el camino reduces ingresos. Y aunque UPyD no tenga independencia económica pues sí que tiene, por ahora; mucho más margen que el resto de partidos.

ISIDORO LAMAS INSUA dijo...

"Los mejores resultados de UPyD en las municipales son en Ávila, con un 14% de los votos."

Y en Galicia el único concejal se consigue en Baiona: una localidad en la que la presencia de UPyD siempre fue inexistente pero en la que concurría la lista de una persona que en el pasado había sido concejal del PP allí y tenía una "agenda propia". En Ávila ha sucedido algo similar: gente que venía con agenda. Igual que un broker de bolsa.

"Todo lo que le queda a UPyD es crecer."

Pero está decreciendo en afiliados. Decreciendo. Los datos no son opinables.

" Precisamente cuando no haya la urgencia de "echar al PSOE" UPyD podrá empezar a reforzar su espacio electoral"

Al contrario: el papel del PSOE actual de ser una "piñata" para todos los problemas del país precisamente hacen más fácil a UPyD obtener votantes procedentes del socialismo. En otras circunstancias (gobernando el PP, vaya) será mucho más difícil apelar al "voto gamberro". Interpreta usted todo al revés.

"Yo estoy más que convencido de que en las próximas autonómicas entrará en esos 3 parlamentos. Quizás, incluso; alguno más (en la Rioja se sacó un 3.6%, puede que se crezca)."

No creo que las próximas elecciones municipales y autonómicas sean de nuevo un plebiscito nacional. Y atendiendo a las cifras de afiliación precisamente en sitios como La Rioja... sus profecías carecen de fundamento. A la larga es IMPOSIBLE colocar candidaturas por aquí y por allá sin afiliados sobre el terreno. No sólo porque la gente se da cuenta del engaño sino porque básicamente con esa estructura el programa local-regional que puede proponer el partido en cuestión resulta ridículo y sin sentido.

ISIDORO LAMAS INSUA dijo...

"Y sí, sí; el resto de afiliados está disperso. Muy bien. Pero estaría bien que entonces afirmes eso y no que manipules. UPyD tiene más afiliados, más concejales y más votos fuera de Madrid que en Madrid."

Manipulación ninguna: a efectos prácticos (que es siempre de lo que se habla en este blog: de realidades y no de poesías) UPyD no existe fuera de Madrid. Lo repetiré: no existe fuera de Madrid.

"Así que lo de "nacionalista madrileño" es completamente gratuito."

Es que la dirección de UPyD parece sentirse cómoda circunscribiéndose a Madrid y presentando listas de paracaidistas y gente "que pasaba por allí" en el resto de España. Y, de nuevo, nos enfrentamos a realidades: UPyD no se siente mal siendo un partido madrileño que va al son de las ocurrencias del debate madrileño. Esperanza Aguirre's style.

"Si hubieran sacado representación (500 votos que faltaron en Asturias, ya ves tú) entonces el problema es que no tienen implantación social. No me vale eso a mí."

¡Por supuesto que no le vale! Porque usted es perfectamente feliz en su ensoñación de "2 y 2 son 8 y por lo tanto mañana serán 16".

"UPyD es un experimento único en la historia de España".

Visto lo visto me temo que no difiere demasiado del CDS o el PSP, sólo que sin éxito en provincias. La fórmula de "acercar la democracia a los ciudadanos" no es nueva y la falta de credibilidad o coherencia de quienes la sostienen, tampoco.

"Porque sigo sin saber por qué estás tan convencido de que en 4 años se podría haber hecho más. En las generales UPyD va a sacar entre un 3 y un 4,5% según la encuesta. Entre más de doblar hasta multiplicar por 4 los votos."

Hombre, se podía haber obtenido una afiliación que garantizase una implantación territorial auténtica. Y eso llevaría a mejores resultados no sólo por ampliar candidaturas sino porque los programas locales y autonómicos serían auténticos también y no una mera plantilla rellenada con ocurrencias de dos o tres personas añadiéndole las enmiendas a la señora del 5ºB...

Y lo de doblar, triplicar o quintuplicar votos da igual. Partiendo de donde se parte, y en el contexto electoral actual, eso no supone aumentar influencia parlamentaria. Y eso equivale a multiplicar por 0. Y aquéllo que se multiplica por 0 da... 0.

ISIDORO LAMAS INSUA dijo...

"Pero bueno, que la discusión y el debate no existen si una de las partes no está dispuesta a cambiar de opinión."

Diga usted mejor que la discusión no existe si de un lado se aportan argumentos y del otro tan solo ocurrencias para salir del paso. Y eso es exactamente lo que usted hace.

"Aumentar el número de afiliados no garantiza aumentar el número de afiliados activos".

Otra "ocurrencia". Digamos que hay una fuerte correlación entre un mayor número de afiliados activos y un número mayor de afiliados. De hecho, cuantos menos afiliados se tienen más difícil es que sean activos. Porque teniendo en cuenta la inevitable dispersión de las nuevas afiliaciones es muy difícil poner a andar grupos locales o regionales si se parte de núcleos de afiliación con 1 personas, 2 o lo que es peor un puñado de amiguetes (sin ningún interés porque se afilie nadie más).

"Y aunque UPyD no tenga independencia económica pues sí que tiene, por ahora; mucho más margen que el resto de partidos."

¿Margen para qué? Porque Izquierda Unida prácticamente tiene embargada su sede central por los bancos y está proponiendo la dación en pago de hipotecas. Menos lobos, que UPyD también tiene deudas con la banca.

Chico Yeyé dijo...

Buf. Qué rollo.

Isidoro for president del universo, y ya está.

ISIDORO LAMAS INSUA dijo...

Siento que algunos no sepan o no quieran leer.

Anónimo dijo...

EgoIsidoro, sigue igual que siempre. "Todos los genios son unos incomprendidos, pero no todos los incomprendidos son unos genios"...algunos son simples bobos narcisistas y acomplejados que no han metabolizado los cuatro manuales que han leído.

Saluditos

ISIDORO LAMAS INSUA dijo...

Viejos amigos vienen de visita a mi blog portando viejos argumentos ad hominem. Se acerca la Navidad y la gente se me pone tierna...

Joma dijo...

21/12/2011

En mala hora te peleaste con UPyD, que es sin duda el partido con mejor y más ilusionante porvenir. En el futuro estarás con él, pero sin él.

ISIDORO LAMAS INSUA dijo...

De momento UPyD defiende para sí lo que en 2008 negaba a otros (el grupo parlamentario sin corresponderle reglamentariamente). Y sus máximos dirigentes hablan abiertamente de que eso de los "principios" son cosas a interpretar con alegría. Vamos: que UPyD es exactamente la misma clase de mierda que el PP o el PSOE pero sin asumir en absoluto ninguna responsabilidad sobre el mensaje o las ideas. Pueden cambiar de la noche a la mañana lo que sea que da igual, es cuestión de oportunismo.

Pues eso no tiene futuro. Y menos con un PP con mayoría absoluta. Aunque UPyD tuviese el doble de escaños daría igual en esta legislatura...

Antonio de Padua García Soto dijo...

Alucino con muchos comentarios pues soy Afiliado de UPyD en Palencia y en el último año hemos duplicado el número de votos y según encuestas nacionales hemos subido en intención de voto de un 2,7% en 2009 a más de un 10% en 2012,de acuerdo en que debemos mejorar internamente muchas cosas pero nuestra progresión en 5 años de vida ha sido espectacular y no sólo por méritos nuestros sino por dmérito del llamado bipartidismo PPSOE.