lunes, agosto 01, 2011

Anders Breivik debería estar muerto

Anders Breivik es el nombre del problema. Noruega, sociedad pacífica y pacifista, es el lugar donde ocurrió todo. Un psicópata decidió castigar a los socialistas noruegos por su política multiculturalista respecto a la inmigración. Su repugnante plan culminó con la explosión de un coche-bomba en Oslo y una siniestra "caza del hombre" en la diminuta (520 x 330 metros) isla de Utoya. El saldo final, como es sabido, resultó en 8 muertos en Oslo y 69 en Utoya. Al contrario que con Osama Bin Laden, a Breivik no le mataron al detenerle.

Desde el comienzo se ha especulado sobre los motivos de Breivik y, como suele suceder, cada uno tira por donde le interesa. Lo que pasa es que resulta irrelevante. Tras toda la palabrería que se nos pueda ocurrir sólo subsiste un verdadero interés: ¿de dónde proceden los psicópatas? No me corresponde, ni entra en mi capacidad, el responder a esta pregunta. No creo que tenga ningún sentido entrar a analizar las razones por las que Breivik afirma que hizo todo esto fuera de ése ámbito si se quiere "clínico". Al fin y al cabo eso es darle exactamente lo que quiere: que la gente especule, entre el horror y la admiración, sobre su "gesta". Quienes se están dedicando a "analizar" el manifiesto "Una declaración europea de independencia" se están equivocando gravemente. Estamos, en realidad, ante una actitud similar a ese morbo disfrazado de ingenua arrogancia que dio popularidad a Wikileaks.

Por otra parte, cabe señalar que estamos ante una matanza de una crueldad sin precedentes. Una ausencia de precedentes que en el caso de Noruega se suma a una ausencia de previsión legal. Ausencia de determina que tal matanza no será castigada. No, al menos, en la justa medida. Echando un simple vistazo al Código General Civil-Penal del Reino de Noruega se comprueba que el terrorismo (que ni siquiera es nombrado como tal) tiene un castigo máximo de tan solo 21 años de prisión. Unos años a los que, además, se aplicarán las reducciones correspondientes una vez en prisión.

La idea de la fiscalía noruega de acusar a Breivik por "delitos contra la Humanidad" resulta disparatada. Es así antes que nada porque los delitos contra la Humanidad son tradicionalmente concebidos como una "cláusula de cierre" contra actividades estatales monstruosas. Al dar presencia en las leyes penales de las naciones a los delitos contra la Humanidad se perseguía acabar con la impunidad de los Estados. Por esto mismo los delitos contra la Humanidad no se suelen aplicar sino a dirigentes, funcionarios o ex-funcionarios de Estados criminales. Acusar a Breivik de delitos contra la Humanidad es, por tanto, algo bastante extraño. Y justificarlo principalmente en que la pena por este delito es mayor (30 años) que la reservada al terrorismo sólo añade más problemas. Sería lamentable que Breivik fuese acusado y encontrado no culpable.

Lo de Breivik resulta tan extremo que resulta comprensible que la ley penal noruega, o cualquiera de tipo "garantista", resulte patéticamente insuficiente para darle un cumplido castigo. Al igual que con otros actos atroces, la idea inmediata es que debe aplicarse a este caso otros extremos. Como suspender la irretroactividad de la norma desfavorable para emitir una condena más severa para el concreto caso de Breivik o que el terrorista sufra alguna clase de ataque por otros reclusos o algún "accidente" en prisión. Lo óptimo hubiese sido eliminarle en la misma isla de Utoya.

Anders Breivik tiene 32 años y es muy probable que, en caso de ser condenado, salga de prisión antes de los 50 años. Al responsable confeso de 77 muertes a sangre fría (69 de ellas muy a sangre fría) no le cabe otra condena que la mayor posible: la muerte, la incapacidad de seguir tramando nuevos sufrimientos y sentir placer por los ya infligidos. El hampa y el colectivo presidiario parecen haber emitido ya su condena de muerte. Ya se verá. De momento los medios de comunicación difunden redacciones escolares abominables que harían las delicias de Gandhi. Qué locura.

No desearía tener por trabajo velar "con la máxima profesionalidad" por la seguridad de alguien como Breivik. Nadie debería tener semejante trabajo. Nadie.


"Mía es la venganza" Romanos 12:19.

8 comentarios:

Alfredo dijo...

¡Bueno! Pero ya sabe usted cómo es esta Europa y Unión Europeda progre -- esto en EEUU, juicio rápido y ya estarían a punto de sentenciarle a la pena capital como se merece (soy un gran defensor de la pena capital para delitos de este tipo) - además, cabe señalar que la policía falló -- deberían haberle matado cuando tuvieron la oportunidad. Nunca me voy a fiar de Europa cuando se trata de conceptos como la justicia así que este es otro ejemplo más para los anales de las vergüenzas "europeas".

Gladio dijo...

D. Isidoro Lamas Insúa, virtuoso e incorruptible autoproclamado defensor del estado de derecho.

Últimamente sus comentarios no pasan de mediocres, en fondo, en forma y en coherencia.

ISIDORO LAMAS INSUA dijo...

No me presento a ningún concurso de belleza, así que desearía, señor Gladio, que se sirviese explicarme las razones por las que llega a tan hermosas conclusiones.

Anónimo dijo...

Hello guys,

Would you like to watch Spy Kids 4: All the Time in the World full movie online? It is not released yet but you can watch it online already!

Click here to [url=http://watch-spykids4allthetimeintheworld-online.com/watch-spykids4allthetimeintheworld-online-free.php]watch Spy Kids 4: All the Time in the World online[/url]

Anónimo dijo...

HI [url=http://www.postawgo.com]postawgo[/url], check up on my site.

Anónimo dijo...

Comparto con usted su dolor, rabia, indignación. Pero rechazo y frontalmente, su afirmación sobre que "lo óptimo hubiese sido eliminarle en la misma isla de Utoya". Entiendo que en aquellos trágicos momentos, no uno, sino practicamente todos los que por allí andaban, lo pensaran o incluso lo gritaran; comprendo que aun hoy, las victimas y sus familiares, mantengan esas afirmaciones. Pero no entiendo que usted, hoy, en la quietud de su lugar de trabajo, de forma serena, concienzuda, mantenga, escriba, transmita como tesis valiosa, lo que solo es la manifestación de venganza...Pero la ley de Talión, el Código de Hammurabi, etc. pertenecen a otras épocas. Y aun cuando hoy, algunas conductas nos encojan el alma, no se puede reaccionar como en aquellas otras épocas.

ISIDORO LAMAS INSUA dijo...

No se trata de la Ley del Talión ni de nada parecido. Es simplemente que, en el marco de un Derecho Penal democrático, hay cosas que son demasiado extremas como para ser previstas legalmente. Y normalmente ese tipo de extremos se solventan mediante ejecuciones extrajudiciales: ya sea por la policía o por otros presidiarios. Lo óptimo, en este sentido, hubiese sido abatir a Breivik en la isla de Utoya. No veo el problema de afirmar esto. Se trataría de una solución mucho mejor que la de encarcelar a ese monstruoso asesino apenas una década: como sin duda sucederá si nadie lo remedia.

Anónimo dijo...

Hello, I enjoy reading through your post.I wanted to write a little comment to support you.


Here is my page Hot Women In Rhode Island