lunes, mayo 02, 2011

Y con Bildu llegó el escándalo

Hoy, en España, ha sucedido un gran escándalo. Y ése no es otro que la sentencia del Tribunal Supremo que impide concurrir a las elecciones a la coalición Bildu. Consideraron los magistrados, con una mayoría de nueve contra seis, que Bildu, al igual que Sortu, es un instrumento de ETA. En esta ocasión valdría con reiterar lo ya dicho en mi artículo respecto a Sortu pues se cae de nuevo en un mismo error: establecer suposiciones de carácter inquisitorial y variar de forma lamentable el criterio previo del tribunal respecto a lo que implica el "rechazo de la violencia de ETA".

A modo ilustrativo, me limitaré a pegar aquí parte del juicio discrepante firmado por los seis magistrados que no estuvieron de acuerdo en impedir acudir a las elecciones a Bildu. Llama la atención, y debiera ser motivo del mayor escándalo, que unos magistrados de tan alto tribunal como lo es el Supremo deban expresarse en términos tan claros en defensa del pluralismo y la democracia. Más que un juicio discrepante, el de estos magistrados parece una defensa de la democracia frente a sus enemigos. Enemigos que, huelga decirlo, no son sólo los encapuchados que pegan tiros y ponen bombas sino quienes aceptan la instauración de la arbitrariedad y el despotismo. Aquéllos que por una u otra razón consideran que la llamada Ley de Partidos permite condenar al ostracismo a un cada vez mayor número de ciudadanos españoles en el País Vasco.

Allá vamos (los entrecorchados y negritas son míos):

[El grado de certeza exigible en los indicios]
El grado de certeza exigible en un supuesto como el enjuiciado es, en definitiva, el fijado por la STC 126/2009, la cual declara que en virtud del pluralismo político, valor fundamental del Estado constitucional democrático, este puede «legítimamente defender la indemnidad del régimen de libertades frente a quienes persiguen su destrucción por medios violentos, [pero] no puede en ningún caso articular esa defensa por otros medios que los legalmente establecidos y sobre la base de certidumbres basadas en hechos y datos debidamente acreditados (como ha sido siempre el caso en aquellos supuestos en los que este Tribunal ha dado por correcta la anulación de determinadas candidaturas cuya vinculación con organizaciones terroristas se tuvo por suficientemente demostrada) nunca a partir de sospechas y convicciones que, por razonables que puedan resultar en términos políticos, han de quedar descartadas como elemento de conformación de la voluntad del poder público. Esta es, para sus críticos, la más grave y peligrosa debilidad del Estado de Derecho. En realidad, por el contrario, constituye su fuerza legitimadora y su verdadera grandeza.»
[La "inútil" investigación policial]
los recursos se limitan a hacer un gran esfuerzo por demostrar algo que, por lo demás, es la evidencia misma: que algunos de los dirigentes o líderes actuales de la Izquierda Abertzale que han participado –junto con los dirigentes de la Coalición de los partidos “Eusko Alkartasuna” y “Alternatiba”- en la confección de las candidaturas de BILDU tuvieron anteriormente relaciones de muy diversa índole –a veces, como candidatos, como cargos electos, como dirigentes; a veces como simples militantes de base o simpatizantes o interventores de mesas electorales, etc.- con alguno o algunos de los partidos que hoy por hoy están ilegalizados, especialmente “BATASUNA”. Ese gran esfuerzo –realizado al hilo de los Informes de la Policía y de la Guardia Civil y que, pese a todo, no están exentos de algunos crasos errores- es, en realidad baldío. Y ello es así porque, con la doctrina constitucional en la mano, la ilegalización de un partido político no conlleva la privación de los derechos de participación política a sus miembros.
El esfuerzo por demostrar que esas negociaciones y esos acuerdos [con ex-Batasuna] han existido y que, en virtud de los mismos, la composición de las listas de BILDU responden al respectivo peso electoral que, por los resultados obtenidos en procesos electorales anteriores, se supone que pueden tener actualmente los respectivos integrantes de BILDU –EA, Alternatiba y los Independientes de Izquierda Abertzale- es igualmente inútil: lo verdaderamente sorprendente –y hasta antidemocrático- sería que no fuera así.

[Los errores de los informes policiales]


La mayoría de ellos consisten en atribuir la condición de miembros de partidos ilegalizados a personas que, en realidad, pertenecen a Eusko Alkartasuna y de las que se facilita el número de afiliación a tal partido (y de algunos se ha aportado prueba documental de dicho extremo). Algunos de esos errores –si es que lo son- resultan especialmente llamativos: por ejemplo, atribuir la condición de miembro de ANV al primer candidato de la lista para el municipio de Arraia-Maeztu, cuando el mismo ha sido repetidamente candidato de Eusko Alkartasuna en la misma localidad; o pretender que el candidato nº 4 al municipio de Legutio fue candidato de la Plataforma Itzarzu en 2003, cuando en esa fecha era un menor de edad; o afirmar que el candidato nº 10 a las Juntas Generales de Guipúzcoa fue identificado en 1996 como simpatizante de Batasuna, cuando en dicha fecha Batasuna no existía (nació casi cinco años después); etc. etc.
[La "difícil" prueba subjetiva]
Manifestamos nuestro acuerdo con esta aseveración del Fiscal [que es difícil probar la relación de los candidatos de Bildu con Batasuna] con dos importantes matizaciones. Primera: Batasuna no ha introducido a ningún candidato en BILDU. Lo habrán hecho miembros de la Izquierda Abertzale que, en algún momento, puede que tuvieran algún tipo de relación con la hoy disuelta Batasuna. Segundo: el sostenimiento de la tesis del Fiscal –coincidente con la del Abogado del Estado- no es que sea difícil es que resulta vedada por un principio elemental del Estado de Derecho: nadie puede ser sancionado -o privado de un derecho fundamental, como sería el caso- por acciones (como la presunta connivencia con el terrorismo) de las que no es autor ni responsable en modo alguno. Más aún: a las que se ha opuesto reiteradamente e inequívocamente desde siempre. Esto nos lleva a otro punto nodal del recurso: el de la, así denominada por el Fiscal, “trama”.
[La "trama de ETA" que no es de ETA]
Ante todo, el examen de la documentación obrante en autos permite concluir que en modo alguno puede atribuirse a ETA la paternidad de la idea de crear lo que ha terminado denominándose un “polo soberanista” en el País Vasco, sino que dicha paternidad corresponde por derecho propio a Eusko Alkartasuna (EA).
(...)
En definitiva, no es ETA quien ha impuesto su diseño, a través de una disuelta Batasuna al conjunto de la Izquierda Abertzale sino, muy al contrario, es ésta la que a través de un proceso de maduración política y de discusión interna ha llegado a dar un giro copernicano desde su tradicional actitud subordinada a ETA.
[Los requisitos de Bildu para ser candidato]
Pues bien, el documento firmado por todos los candidatos de BILDU –como exigencia ineludible para serlo- y que consta en autos, dice lo siguiente en su punto 9: “Es firme el compromiso de actuar utilizando única y exclusivamente vías y métodos políticos, pacíficos y democráticos, lo que lleva aparejado la oposición por todos los medios que legítimamente tenga a su alcance a cualquier acto o actividad que suponga agresión o violación a cualquier derecho humano y al uso de la violencia para lograr objetivos políticos”.
Parece evidente que esa declaración se ajusta a lo exigido por el artículo 6.4 de la LOREG. Y si ésta ordena que, simplemente con una declaración de ese tipo, el candidato electo evita ser desposeído de su cargo pese a que la formación a que pertenece haya sido ilegalizada, no hay motivo alguno para ilegalizar a una coalición en la que la totalidad de sus candidatos han hecho a priori esa declaración. El valor de este contraindicio –innecesario, por otro lado, ante la cuasi nula existencia de indicio alguno, según hemos visto- es innegable.
Asombroso. Esperemos que el muy politizado Tribunal Constitucional decida, para nuevo asombro de todos, tirar abajo la disparatada decisión de la mayoría de magistrados del Tribunal Supremo. De momento, al parecer, es posible una suerte de "estado de excepción" permanente, en cuanto a la izquierda abertxale, en tanto exista ETA. Algo que, por supuesto, es incompatible con la Constitución y con los principios de la democracia. Una circunstancia que, por cierto, resulta bien visible y al alcance de cualquiera con sentido común y sentido de... la democracia. Hay quien grita "indígnese" por muy diversas razones. Hoy, coon motivo de esta infame sentencia contra Bildu, toca atronar una bien necesaria alarma: no vale todo; ni la guerra sucia ni esta sucia, por antidemocrática, inquisición sin otro criterio que el de la oportunidad policial.




"La historia de la libertad es la de la lucha por limitar el poder del gobierno" Woodrow Wilson.

11 comentarios:

Santamo dijo...

Aralar, y Eusko Alkartasuna, y Ezker Batua, y el BNG, y ERC, y Solidaritat Catalana... son izquierda nacionalista, que es lo que significa izquierda abertzale en español. Casi todos ellos, por no decir que todos, son independentistas. Algunos son más jóvenes que la ilegalizada Batasuna.

No es verdad, pues, que se pretenda condenar al ostracismo a ninguna parte de la sociedad. Todos los simpatizantes de la izquierda independentista, incluidos los de Batasuna, siguen teniendo derecho a votar a quien les dé la gana.

A lo que no tienen derecho es a pretender que el brazo político de ETA, lo llamen como lo llamen, y le den la forma que le den, pueda concurrir a elecciones democráticas para instalarse de nuevo en las instituciones a dictar normas y a gestionar presupuestos.

No argumenta Ud. nada en su artículo, aparte de hacer una impostada e histriónica defensa de la libertad y la democracia que, por cierto, contradice recientes líneas argumentales suyas (por ejemplo, la del caso Wikileaks).

En fin. Este blog -y no lo digo sólo por estas últimas entradas- ha tocado fondo. Es una pena, porque en el pasado hizo interesantes aportaciones al debate político. Pero creo que dentro de no mucho dejará de estar en mi blogroll.

ISIDORO LAMAS INSUA dijo...

"Aralar, y Eusko Alkartasuna, y Ezker Batua, y el BNG, y ERC, y Solidaritat Catalana... son izquierda nacionalista".

Pero lo cierto es que parece que los que han tenido pasado en Batasuna tienen, al parecer, la rara capacidad de "contaminar listas" o hacer "inviables" candidaturas en las que, precisamente, están militantes de partidos como Eusko Alkartasuna o Alternatiba (escisión de Ezker Batua). Parece, por tanto, que hay determinado sector al que se aprietan las tuercas hasta extremos... excepcionales. No se debería vender la "normalidad" de esto.

"A lo que no tienen derecho es a pretender que el brazo político de ETA, lo llamen como lo llamen, y le den la forma que le den, pueda concurrir a elecciones democráticas para instalarse de nuevo en las instituciones a dictar normas y a gestionar presupuestos."

Pero entonces anulemos la autonomía, que se note la presencia policial en según que ambientes, que algunos individuos sean detenidos sine die. Hasta que ETA "deje las armas". Para qué las hipocresías. No se puede presumir de limpia armadura cuando te metes en el fango hasta el fondo. Y la "muerte civil" (privar a unos ciudadanos de su ciudadanía o sus derechos civiles/políticos) es algo que va implícito en todo este sarao de Bildu y Sortu. Y es algo prohibido por tratados internacionales y, claro, nuestra Constitución. Un alto precio para lidiar con una ETA agonizante, creo yo: prescindir del Estado de Derecho mediante ocurrencias legales o "lo llamen como lo llamen".

"No argumenta Ud. nada en su artículo, aparte de hacer una impostada e histriónica defensa de la libertad y la democracia que, por cierto, contradice recientes líneas argumentales suyas (por ejemplo, la del caso Wikileaks)."

Me remito a mi anterior artículo sobre Sortu, como podrá apreciar. Por otro lado, nada tiene que ver la necesidad de que el Estado tenga secretos con el que todo un Tribunal Supremo realice una sentencia de la catadura de la aquí glosada y que los magistrados disidentes muy bien ayudan a situar.

El Estado necesita defenderse de ETA y cosas como la antigüa Batasuna. Correcto. El problema es la utilidad y la legitimidad de los medios. Es mi interés mayor la utilidad, por supuesto, pero en este caso ese no es el debate que se plantea ni mucho menos. Porque se intenta pasar por "normal" lo de Sortu y Bildu cuando se trata de medidas extremas, de toque de tambor, de todos a las armas. Puede que esté de acuerdo en esa llamada bajo determinadas circunstancias. Pero no creo que sean las presentes ni mucho menos. Es mi opinión. Es mi opinión que no merece la pena retorcer el Estado de Derecho hasta hacerlo parecer un "estado de emergencia permamente en el País Vasco" para... apretarle las tuercas a una ETA que se queda sin apoyos políticos. A enemigo que huye puente de plata y todo eso. Pero creo que priman aquí intereses partidistas más que intereses de Estado. Suele pasar.

Por otra parte, para "impostada e histriónica" la "defensa" de los valores democráticos que hacen personas que afirman estar dispuestas a cualquier tipo de fórmula o medio para evitar que determinados individuos concurran a unas elecciones. Un ejemplo particularmente histriónico es Mayor Oreja: el más sincero de todos en el PP, que señala que el verdadero peligro de ETA no es que cometa atentados (!) sino su proyecto de separación de España.

Santamo dijo...

Como ya hice en la entrada de Sortu, me siento obligado a puntualizar que a mí las opiniones del señor Mayor Oreja me traen sin cuidado.

No me cuelgue el muñeco de paja, gracias.

ISIDORO LAMAS INSUA dijo...

Ningún muñeco de paja, sólo puntualizo que el señor Mayor Oreja me parece muy sincero, e histriónico. Por seguir con sus apelativos, simplemente. Pero, en serio, me parece clarificadora la postura de Mayor Oreja: no así la de otros.

Anónimo dijo...

Kakabú.

http://estaticos.elmundo.es/documentos/2011/05/02/sentencia_bildu_2011.doc.pdf

Por si no la has leído.

ISIDORO LAMAS INSUA dijo...

Ya salen los lectores de boquilla a relucir...

Anónimo dijo...

Kakabú

Pues podrás creertelo o no, pero me he leído los 119 folios de pe a pa. No es difícil, basta con empezar por los antecedentes y seguir hasta el fallo. Es bastante amena para ser una sentencia y el ponente tiene un estilo ligero y no demasiado sesudo.
Puedo entender que no estés de acuerdo con la sentencia incluso sin haberla leído, incluso puedo comprender que no consideres imprescindible leertela para argumentar en contra, pero lo que no me cabe en la cabeza es que tengas el atrevimiento de afirmar que yo no lo he hecho. Menuda presunción absurda. Si me conocieras como un tipo dado a fanfarronear con cosas tan fatuas como leer sentencias en sus ratos libres supongo que tendrías derecho a sospechar que soy un "lector de boquilla". Pero es que no sabes quien soy, así que no sabes que de vez en cuando, cuando hay un caso polémico me da por leer las sentencias, que por algo son públicas y para eso están. A veces me limito al fallo, pero en este caso, dado que el tema era mollar, me he tomado mi tiempo y la he leído entera. Por lo que parece tú no, lo que es realmente pintoresco dado el tiempo que pareces haber dedicado a fusilar el voto particular. Puede que hasta 4 o 5 minutos de tu vida. Impresionante.

ISIDORO LAMAS INSUA dijo...

No se queje usted de mis "presunciones" si respalda la sentencia de la mayoría del TS...

Por otra parte, alguien que llega aquí y como argumento aporta un enlace al pdf de la sentencia merece muy poco de mi respeto. Y no porque censure la concreción sino porque detesto a los malos bufones. Bufones que abundan estos días atronando con un positivismo tan ramplón como gacetillero y que... cuentan páginas, mencionan informes policiales como "mano de santo" y no se aventuran a enunciar juicio personal alguno sobre los hechos debatidos. Se limitan a tocar la pandereta. Cosa en extremo ridícula si atendemos a la entidad de lo que el TS ha puesto en cuestión quebrando con su propia doctrina y dejando bien a las claras... que la interpretación se adapta a lo que se quiere prohibir y no a lo que se estableció como prohibido. Casi nada en democracia.

Pero siga con la pandereta y contando páginas. Quizás acabe usted aplastado por el peso de una mosca.

Ronnie dijo...

En la portada de UPyD:

El PSOE legaliza a Bildu
Declaraciones de Rosa Díez ante la decisión del Tribunal Constitucional de Bildu
http://www.youtube.com/watch?v=W0d4qn7Qikg&feature=youtube_gdata

¿Qué ha quedado de la regeneración democrática?

ISIDORO LAMAS INSUA dijo...

Siempre me pareció que la "regeneración democrática" era la parte más prescindible del programa de UPyD. Ahora sabemos que era directamente una bola.

Anónimo dijo...

Pues, ya sabemos porque a algunos tanto les interesa ilegalizar algún que otro partido.
De paso ha quedado demostrado el valor verdadero del argumento del "si ya existe Aralar".


Saludos,
ronnie