lunes, noviembre 29, 2010

Elecciones en Cataluña: impresiones.

Tal y como vengo comentando en los últimos meses, España es un país que se dirige hacia la locura a toda máquina. Alimenta a este veloz convoy el constante azote de "la crisis". Y Cataluña, como parte de España, no iba a ser menos.

En Cataluña hoy un partido ultraderechista, brutalmente xenófobo y liderado por un farsante sacó más de 75.000 votos, quedándose al borde de obtener representación. El odio, como dije hace unos días, sigue obteniendo sus réditos electorales. Porque, también, el partido del señor Laporta obtiene cuatro escaños (más de 100.000 votos) con un programa electoral íntegramente basado en el rechazo a España y en el más vulgar chovinismo catalán. Como dirían en cierto medio de comunicación: lo estás viendo, está pasando.

En Cataluña existe una fuerte tendencia al particularismo, al regionalismo, que se apropia de los aparentes voceros de todo lo contrario. Tanto el PP como C's, que suben y mantienen representación respectivamente, prentenden también "ser catalanes antes que nada". En el PP catalán ser catalanista se presenta como otra forma de ser españolista, sea ésto omitido más o menos, y en C's, cada vez más, como manifestación de un democraticismo que tiende a confundir representatividad con localismo/regionalismo. El PSC por su parte se hunde en su miserable juego de convertirse en "late comers" del sectario nacionalismo catalán: esperemos que se abandonen esos juegos. De ERC bastará decir que muere de éxito: su radicalismo ha convocado a individuos más simples y radicales (Laporta) y ha sido asumido, aunque sea a ratos, por los nacionalistas "de caché" de CiU.

UPyD, en el contexto catalán, ni empeora ni mejora sustancialmente: sigue sin existir electoralmente. En 2008, en las elecciones generales, UPyD saca 6.083 votos en Cataluña y, ahora, en las autonómicas catalanas, saca 5.300. Hundido, pues, en las diversas sopas de letras de partidos sectarios de todo tipo puede decirse que UPyD no existe en Cataluña. Como no existe, de hecho, en muchas otras regiones de España. Algo a lo que contribuye decisivamente el efecto disruptor de Ciutadans (cuyo electorado ha cambiado, me temo, mucho desde 2006), en Cataluña, y la disparatada política de afiliación de UPyD, en general. Por otra parte, no ayudó a los resultados de hoy el que los escasos afiliados de UPyD en Cataluña eligieran como candidato a un Antonio Robles que venía de C's: por lo que UPyD se presentaba ante muchos como una suerte de escisión de C's en Cataluña. ¿Existen posibilidades de que UPyD alguna vez sea algo en Cataluña? No lo sé. De momento hay una abstención del 40%: y eso obliga a ser prudente a la hora de lamentar maldiciones eternas.

Por otra parte, desligado C's de cualquier proyecto nacional y reivindicando, de hecho, posturas de interés exclusivamente regional no tiene ningún sentido. Y el único motor que lo mueve es un antinacionalismo machacón, y oportunista, propagado con entusiasmo por medios de comunicación conservadores y ultras. Después de meses sin salir en encuesta alguna y sin ser apenas mencionado por los medios de comunicación catalanes, C's empezó a recibir atención conforme se acercaban las elecciones. Un hecho notable y digno de estudio que me temo guarda relación con la perspectiva de un CiU al borde de la mayoría absoluta. De hecho C's, antinacionalistas ellos, no tienen problema en insinuarse a CiU. Están obligados, no obstante, a obrar así. Igual que cuando pactaron con la ultraderecha anti-europeísta para poder contar con medios por los que presentarse a las elecciones europeas. Pero no tiene ningún sentido. A menos, claro, que el objetivo de los de Albert Rivera sea el mero pastorear en el erario público.

La defensa de los derechos fundamentales de los españoles, y los catalanes por tanto, no puede partir de una estrategia puramente local o regional. El proyecto que comenzó siendo C's es ahora, sin ninguna duda, UPyD. Es UPyD el único partido que, en el marco de unas elecciones generales reñidas, tiene la opción de forzar cambios relevantes y no plantear una mera queja, testimonial. Por eso UPyD no podrá sobrevivir en el marco de una mayoría absoluta de ninguno de los dos grandes partidos ni con una repetición de los resultados electorales de 2008. La reforma institucional que necesita España, y que el proyecto de UPyD reclama, precisa de un apoyo creciente y en expansión. Todo lo que no sea crecer será un fracaso y C's cogiendo sitio en esa Cataluña que no aspira a cambiar representa un fracaso que sus tres escaños no pueden ocultar.

Claro que hay que cambiar a Cataluña. Hay que cambiar a España. Y esperemos que ese cambio lo protagonicen las reformas que persiguen instalar una obligatoria moderación en nuestras instituciones y no los nazis y ultras que, gobierno socialista agonizante mediante, cada vez elevan su voz con mayor descaro y estrépito. No es para reirse.




"En política, lo importante no es tener razón, sino que se la den a uno." Konrad Adenauer.



10 comentarios:

Rubén dijo...

Excelente análisis para meditarlo a fondo. Gracias.

Anónimo dijo...

Su análisis (muy interesante, sin duda), se hace, no obstante, desde la perspectiva de lo que debe ser y no fue: tanto en el resultado electoral, como en el papel a jugar por UPyD. No aborda, por tanto, las elecciones de un modo incontaminado, sino conscientemente parcial. Esto es, no dice "voy a ver si entiendo qué ha pasado". Sino que aboga por el "están todos locos y no saben a qué juegan".
Entiéndame, me parece lícito su análisis y muy agumentado, pero no para saber qué se cuece en Cataluña, sino para saber cómo intenta explicarse usted mismo lo que ha pasado a la vista de lo que usted consideraba que debía pasar.
En todo caso, mi comentario quería incidir sobre todo en el papel de UPyD, partido en el que uno vio cierta esperanza de regeneracionismo politico y que cada vez encuentra más anclado en el personalismo de su líder, Rosa Díez, que ayer, en la línea de la mejor tradición política española (precisamente contra la que ha abogado desde su nueva formación) no se le ocurrió ejercitar autocrítica alguna, sino que ante un auditorio desolado y escaso, relegando además a un papel testimonial a su cabeza electoral, se lio a emprenderla contra el estado de las cosas, el electorado y los partidos ganadores.
No sé, me temo que estamos faltos de regeneración sí, pero sobre todo de humildad.
¿No le parece?
Un cordial saludo.

ISIDORO LAMAS INSUA dijo...

No creo que sea cuestión de falta de humildad deplorar que el partido de Joan Laporta, efectivamente incardinable en la extrema derecha, entre en el Parlament. Junto con los asombrosos 75.000 votos recibidos por PxC (un partido racista encabezado por un farsante varias veces condenado por la justicia) marcan un escenario político que merece muy pocos elogios. Lo mismo que la Alemania de entreguerras, por poner un ejemplo. A semejante escenario no procede adaptarse o, como dijo el portavoz de Ciutadans, "no hacer oposición". Sólo puede denunciarse.

La regeneración democrática no consiste tanto en que cuatro afiliados elijan a un mal candidato, en el seno de un partido político, sino en que las elecciones no sean una comedia. Y estas elecciones catalanas han sido peor que una comedia. Lo cual es inquietante pues, como se ha visto, cuando la pugna política se lleva por esos derroteros los fascistas empiezan a llamar a las puertas. Como dije en el artículo: ERC muere de éxito y no otra cosa.

Respecto a C's mucho me temo que los 90.000 votantes que tuvo en 2006 no han constituido, precisamente, el grueso de los más de 100.000 que les han votado en esta ocasión. La coalición con Libertas, las reiteradas peticiones de votar al PP en Galicia y País Vasco, la participación insistente en medios de comunicación de la ultraderecha y el apoyo al régimen de financiación de las CCAA del Estatut me lo hacen parecer inverosímil. Este C's no es un "PSC remozado", parecen más bien una partida de bandoleros a la busca de patrocinio.

Anónimo dijo...

No se refería uno con lo de la "falta de humildad" a la alerta, lícita y hasta incluso necesaria, sobre la falta de criterio de un partido como el de Laporta (no sé si es racista o de extrema derecha, pero en cualquier caso es una "lástima electoral" como lo son tantas veces tantas otras formaciones que irrumpen, con porcentajes similares en distintos ámbitos de representación -baste recordar a aquel engendro que fue el GIL-). La falta de humildad a la que se aludía tiene que ver con la postura de no asumir errores. Mire, comparto muchas de sus inquietudes sobre el respaldo en votos a determinadas fuerzas políticas, pero convendrá conmigo en que obtener cinco mil votos en unas elecciones como las catalanas supone un varapalo estrepitoso para una formación política que aspira a influir en la política española. Y no hacer, además de críticas hacia los demás -como digo, fundadas y hasta oportunas- una autocrítica es, insisto, una flagrante muestra de ceguera.
Al margen de la desacertada política de afiliación a que usted se refirió en otro post, UPyD mantiene una deriva personalista muy peligrosa, que se superpone, mal que le pese, a sus propuestas y que descansando en una figura tan controvertida como Rosa Díez (capaz de despertar algunos entusiasmos pero demasiados rechazos) no parece ciertamente recomendable.
Un cordial saludo y gracias por su respuesta.

ISIDORO LAMAS INSUA dijo...

"La falta de humildad a la que se aludía tiene que ver con la postura de no asumir errores."

La autocrítica hubiese exigido ayer decir que Antonio Robles había sido un pésimo candidato que contribuyó con el que más a que UPyD fuese visto como una escisión de Ciutadans y que la política de afiliación del partido no es la correcta. Lo primero sería una crueldad incompatible con la política elemental y lo segundo es una cuestión que no debía aclararse ayer ni mucho menos.

"obtener cinco mil votos en unas elecciones como las catalanas supone un varapalo estrepitoso para una formación política que aspira a influir en la política española."

Por supuesto, yo no lo niego. Más varapalos se verán en las municipales. Sin embargo el varapalo en Cataluña tiene unas causas que, creo, he intentado explicar aquí.

"UPyD mantiene una deriva personalista muy peligrosa, que se superpone, mal que le pese, a sus propuestas y que descansando en una figura tan controvertida como Rosa Díez (capaz de despertar algunos entusiasmos pero demasiados rechazos) no parece ciertamente recomendable."

Esto es un completo disparate. Rosa Díez es la única razón por la que el mensaje de UPyD tiene credibilidad para tantos españoles. Con el tiempo pueden aparecer personalidades relevantes en UPyD, pero será al son de las elecciones y no de procesos deliberativos internos que decidiesen a mano alzada quiénes serán "los nuevos" Rosa Díez. Esa es una fantasía a la que han contribuído muchos arribistas rebotados que habían entrado en UPyD. Y estar por la política del elogio al rebotado y la exaltación de la democracia de patio de vecinas sí que no es recomendable.

Anónimo dijo...

De nuevo, gracias por sus observaciones acerca de mi comentario. En toda discusión (a eso al menos aspira uno) deben aprenderse cosas. Desde el deslumbramiento que puede producir el argumento de quien debate con nosotros, hasta, si no fuera el caso, la oportunidad de las buena formas (por su uso o por su ausencia, en este caso echándose de menos). En toda discusión debe tenderse a reconocer lo que de verdad hay en el planteamiento del otro. Hemos llegado a estar de acuerdo, parece, en que UPyD ha fracasado. Y le concedo, cómo no, que quizás la comparecencia de la noche electoral no fuese el mejor momento para analizar los motivos (aunque quizás sí lo fuese para reconocer el varapalo sufrido: la humildad es una virtud admirable).
Respecto a ese punto final en el que parece no estamos nada de acuerdo, eso que podríamos llamar "el culto a la personalidad", lo cierto es que uno ignora lo que se cuece dentro de UPyD. Si hay arribistas o exseminaristas o corredores de seguros o mediopensionistas. Pero le aseguro que desde fuera se advierte que la personalidad de Rosa Diez despierta entusiasmos notables (y a las encuestas sobre valoración de líderes podemos remitirnos), pero también rechazos viscerales. Le confieso que ni estoy entre los adoradores ni entre los vilipendiadores (procuro anteponer la razón a los prejuicios). Por eso creo que un reparto de la imagen entre más responsables políticos del partido sería extraordinariamente conveniente. A ello, claro, debería contruibuir la propia Rosa Díez, iluminando más que eclipsando.
Es en cualquier caso, una opinión.
En esto como en tantas otras cosas a uno le puede la melancolía de las incertidumbres.
Un cordial saludo (prometo que, por esta vez y para alivio general, no escribiré más sobre esta entrada).

ISIDORO LAMAS INSUA dijo...

¿Pero Rosa Díez o más correctamente "un proceso deliberativo interno" podrían hacer de la noche a la mañana conocidos y fiables a un puñado de desconocidos? Me parece disparatado. Rosa Díez y UPyD pueden promover a una serie de personas para ser candidatos del partido. Y esos candidatos si luego alcanzan un cargo público tendrán oportunidad de darse a conocer e ir llegando a poseer cierta celebridad y buena percepción pública. Quejarse, antes de que eso suceda, de que en UPyD sólo se conoce a Rosa Díez es como quejarse de que la lluvia moje. Y achacárselo, luego, a un presunto interés por acaparar todo protagonismo por parte de Rosa Díez... es ya decir que Rosa Díez hace llover.

Anónimo dijo...

Mira Isidoro, te lo dire claro.

Hay una cosa que se llama respeto y realidad.
Anglada es un populista barato, eso es obvio, pero el rechazo a la inmigracion masiva en España no tiene nada de "barato" ni populista, tiene unos fundamentos reales y solidos, que como es logico a ciertos buenistas y mentes burguesas os dan igual.

La inmigracion ha traido y trae muchos problemas de todo tipo, es inviable economica y socialmente en un pais como España.

Con cuatro millones d eparados autoctonos no tiene ningun sentido que haya 6 millones de inmigrantes, por no hablar d elos 15 mil millones de euros sacado en remesas el año pasado y los 9 mil millones de euros que nos cuesta la inmigracion(pgasto judicial, ayudas economicas de tipo, gasto penitenciario etc)

El anarcoliberalismo estaria muy bien si el ser humano fuera bueno por naturaleza, pero es que eso no es ninguna verdad absoluta, el mundo, la sociedad , necesita reglas, por eso el comunismo pleno y el liberalismo no son mas que utopias, ademas desintegradoras.

Cheapsocceruniforms dijo...

There are many brand from France, also including herve leger, and most of womens stars love wearing herve leger dress when they join in some important party. Now polo ralph lauren is very popular with youthful people, everyone want to get ralph lauren polo shirts, there are lots of online shop which are ralph lauren polo outlet, true religion jeans outlet, it will be convenient for us.

Dylan Hall dijo...

Me & my neighbour were preparing to do some research about that. We got a good book on that matter from our local library and most books where not as influensive as your information. I am very glad to see such information which I was searching for a long time.

honda parts