domingo, agosto 29, 2010

La guerra, Kubrick y Tavernier

Hay muy poca gente que no haya visto u oído hablar de "Senderos de Gloria". Es un alegato antibélico, sí. Un alegato rotundo y, a la vez, bello. Las muertes de millares vienen determinadas por los caprichos o ambiciones de unos pocos. He ahí la clarificadora conclusión. Al final, tras una ofensiva fracasada, el general/político ha de encontrar culpables distintos de él mismo: los cobardes. Unos cobardes, además, que no son cobardes sino tres hombres escogidos por motivos de diferente orden: ninguno confesable. Cuando tales hombres son condenados Kubrick, con su genio, nos muestra su camino al lugar de su ejercución en lento, lentísimo, traveling. Cual si fuese un paso de la semana santa católica, los injustamente condenados son conducidos al lugar de su sacrificio. Entre ellos, alguno implora y pregunta por qué él y no quienes contemplan su ejercución. Al final, tras el redoble de tambores, tres hombres caen bajo las balas. Nadie es culpable, la vida continúa: la guerra continúa.

Sin embargo la visión de Kubrick acerca de la guerra es, en realidad, superficial. Kubrick contempla el absurdo de la guerra desde la posición en que es más fácil verlo: la paz. Y es en este terreno donde, por su parte, no falla Bertrand Tavernier. En "Capitán Conan", descubierta por mí casi por casualidad, se da la más desgarradora visión de la guerra que haya visto. Se observa el absurdo de la guerra no desde la paz sino desde la propia guerra. Un lugar en el que la diferencia entre el guerrero y el buen soldado no es pura semántica sino cruda, crudelísima, realidad. La guerra produce, incentiva y mejora a los peores entre los infames. Exige de ellos el valor que en la baja calaña es sinónimo de supervivencia. Y es en este contexto en el que los hijos del bienestar flaquean, unos, o se muestran valientes, otros. Sin embargo los ladrones, los homicidas y los sinvergüenzas dan lo que no les cuesta: valor. El protagonista, Conan, actúa como un autómata bajo el fuego enemigo y, ciertamente, le da exactamente igual el por qué de la lucha. Están los camaradas, el enemigo y entre ambos la guerra. Una lucha que no sirve para redimir sino, puramente, para existir.

La guerra siempre continúa, sobre todo para quien ha luchado y ha visto morir a sus camaradas. El problema es que las guerras acaban un día, a una hora, en un minuto. Y en ese mismo instante en que los sanguinarios, los valientes, pasan a convertirse en una pesada carga para quienes les liberaron. El valiente pasa a ser, de nuevo, el ladrón, el bárbaro y el homocida. Y los hombres del capitán Conan son eso y más. Ésos absolutos bárbaros no casan bien con una sociedad en paz y, en el contexto de la lucha por contener a los bolcheviques rusos tras 1918 serán de nuevo necesarios. Entre tanto se meten en mil y un líos en tanto el ejército aliado de Salónica se encuentra estacionado en Bucarest y Sofía. Los oficiales no se enteran de nada. Les sirve aplicar teóricamente un código militar aplicando mucho menos teóricas condenas. Un fraude. Un fraude de ejército que Conan no puede sino despreciar hasta lo criminal. Reclamado acerca de su conducta, y la de sus hombres, hacia las mujeres rumanas, responde: "Haber librado ellos su propia guerra si querían que no molestásemos a sus mujeres". Salvaje, hayándose preso por las consecuencias de alguna de sus correrías nocturnas, no duda en implorar a sus carceleros que le dejen, junto a los otros prisioneros, luchar contra los bolcheviques. En esa batalla, ganada con la sangre de los indisciplinados, los ladrones, los rebeldes y los asesinos, Conan acabará tan cubierto de gloria como de sangre enemiga. Y así, rabioso, se le verá cargar entre la maleza advirtiendo: "No te engañes compañero. Hay que seguir. ¡Venga compañeros! ¡Os destriparemos, carroña!". Después, fundido en negro y la realidad de la inevitable posguerra. Una posguerra en la que Conan, ya enfermo, se lamenta en su pueblo natal por no tener nadie con quien hablar. Ríanse todos de John Rambo.

Para los personajes como los sugeridos por Tavernier la guerra no es el mal sino la vida. La ausencia de guerra certifica su condena a la mediocridad y el aburrimiento. Algo tan chocante para cualquiera de nosotros como real. Hay algo en nosotros de salvaje y algo en nosotros que nos impulsa a la guerra. Sería demencial negarlo y sería trágico si lo liberásemos sin reservas. Sea de ello lo que fuere, haríamos bien en considerar a cada cosa como merece y no confundir guerra con búsqueda de la paz. Dejemos eso para la propaganda gruesa. La guerra no busca la paz sino la aniquilación del enemigo. Un objetivo que explica y garantiza el eterno retorno de la guerra. Y una vez en guerra... ¿qué importa quién sea el enemigo?




"Sólo los muertos ven el final de la guerra" Jorge Santayana.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Cuenta Pierre Clastres que en la sociedad "primitiva" (sociedad sin estado, sociedad sin historia, sociedad indivisa) el "jefe" (que no es tal como lo entendemos ya que no tiene poder separado de la sociedad que se lo otorga) si quiere mantener esa posición de jefe (que le garantiza en muchas ocasiones el privilegio de la poligamia y además el llamado "deber de la palabra") debe ser el más valiente y el más poderoso y aguerrido en la lucha. Esto lo lleva a morir casi seguramente y en el caso de que no muera será porque es un guerrero precavido y sensato (un "cobarde") lo cual hace que pierda su poder como jefe. De este modo, dice Clastres, la sociedad sin estado le hace la guerra al estado que quiere nacer en su interior.

Que sabios y magnanimos esos humanos, ojalá todos los que declaran y se impacientan y gozan de la guerra en sus despachos fueran los que deben cavar las trincheras, o recibir los disparos en el estómago.

Cambiarían muchas cosas y veríamos como los "Ubermensch" de despacho, que gimen y se desgañitan por la "gloria del conflicto" apostarían por la mediocridad que te otorga mantener la propia existencia biológica.

Un saludo

ISIDORO LAMAS INSUA dijo...

Eso no explica la existencia de personajes como el capitán Conan o "el cuerpo franco", mostrados en la película de Tavernier. De hecho, la última película premiada con el Oscar vino a tocar un tema semejante: la dependencia que desarrollan algunas personas hacia el conflicto, "la guerra es una droga". Y eso, evidentemente, tiene una razón de ser que dista mucho de cualquier dialéctica histórica acerca de héroes involuntarios y villanos cobardes.

Anónimo dijo...

Supongo que cuando durante días, meses y años vas destruyendo algo que anida en tu interior para tener fuerzas suficientes que te permitan destruir al que tienes enfrente y llega un momento en el que ya no queda nadie para destruir, supongo que tienes que buscartelo.

Es como las alergias, la higiene elimina los enemigos de nuestro cuerpo y el mismo cuerpo se busca un enemigo que no existe, porque no sabe hacer otra cosa que enfrentarse a un enemigo.

Saludos de el mismo que antes.

dfadf dijo...

Microsoft Office
Office 2010
Microsoft Office 2010
Office 2010 key
Office 2010 download
Office 2010 Professional
Microsoft outlook
Outlook 2010
Windows 7
Microsoft outlook 2010

Anónimo dijo...

I'm curious to find out what blog system you happen to be utilizing? I'm having some small security problems with my latest site and I'd like to find something more safe. Do you have any suggestions?

my website click here