jueves, julio 29, 2010

Despistes, absurda demagogia y toros

La irresponsabilidad de personas como Federico Jiménez Losantos y su conglomerado de Libertad Digital parieron el invento: un liberalismo sin liberales y un concepto de libertad irreconocible. Según Losantos, Libertad Digital y su entorno ahorrarían el paso por el fascismo a los jóvenes de derechas. A través de unos pocos puntos de referencia la derecha en Internet ganaría el "debate de las ideas". En esa línea, como es sabido, se distingue muy rápido Redliberal. ¿Y en qué quedó? Quedó en que los jóvenes, y no tan jóvenes, fascistas españoles han conseguido un disfraz para las obsesiones y exabruptos que en su ideología son característicos. Así, nuestros "liberales" se caracterizan por obsesivos y majaderos ataques al gobierno, campañas en favor de la confesionalidad del Estado, la siempre "cool" defensa de la anarquía de mercado (una farsa mediante la cual se puede plantear la vuelta al Antiguo Régimen a modo de viaje hacia el futuro) y la rememoración cansina de los tópicos del franquismo. En semejante revoltijo ya se pueden ver cosas tan sorprendentes como un presunto "liberal" perorando acerca de lo conveniente o inconveniente de votar a los carlistas tradicionalistas en las elecciones generales. Todo un tributo al liberalismo español que sangró y murió peleando contra los integristas cristianos y reaccionarios carlistas. No va más.

Este disparate nacional de convertirlo todo en una caricatura se ha podido ver estos días con relación a la cada vez más incorrectamente denominada "Fiesta Nacional". Ante el Parlamento de Cataluña podíamos ver a grupos de partidarios de la tauromaquia que gritaban en contra de la "dictadura" y a favor de "la libertad". No faltaron, como no, los voceros, tertulianos y todólogos que con voz grave o escandalizada nos advertían de la destrucción de los derechos fundamentales que se estaba operando. Está claro: si el Estado del Bienestar es el camino al stalinismo la supresión de la tauromaquia conducirá por lo menos al nazismo.

Pese a que el voto de los nacionalistas catalanes a favor de la prohibición de la tauromaquia tiene motivaciones secesionistas (como casi todo lo que hacen con publicidad) o incluso "antiespañolas" no es menos importante que la prohibición de la tauromaquia procede de una iniciativa legislativa popular avalada por más de 200.000 firmas. Y que una iniciativa popular consiga llevar temas así a un parlamento es siempre una buena noticia para la democracia. De hecho, teniendo este origen la intención de prohibir la tauromaquia carece de sentido cargar las tintas contra el señor Montilla. Ni siquiera se puede hablar de una mala intención calculada en la libertad de voto permitida a los diputados del PSC por cuanto ni siquiera sumando a los noes los votos de quienes votaron sí o se abstuvieron sería posible rechazar la iniciativa.

Creo que en el mundo existe una visión incorrecta de la cultura española y la vida de los españoles. Ni somos unos mexicanos, como nos ven muchos anglosajones, ni somos unos fanáticos de la tauromaquia o el flamenco. Esta incorrecta forma de vernos se traduce en el gran seguimiento internacional a la noticia de la prohibición de los toros en Cataluña. Una forma incorrecta de vernos que comparten nuestros propios secesionistas: adictos a las caricaturas como los que más. Pero no debemos olvidarnos de cómo ve el mundo la tauromaquia que se realiza en España: y es que es un espectáculo morboso o barbárico. La supresión de esta práctica, cada vez menos popular, de matar ritualizadamente a un toro bravo no supone la muerte de "lo español" o España. España es mucho más. 

Sólo queda felicitarse por el éxito de una iniciativa popular y recordar, como he dicho, que España es mucho más que un conjunto de obsesiones patrioteras y pasadas de hora. España no es cuestión de cojones, que diría el sabio, y si tal es así... bien merecería desaparecer sin demasiado ruido. Otros pensamos que no ha de desaparecer, del mismo modo que defendemos la libertad. Lástima que por los de la mentalidad cojonuda, lástima que por los reaccionarios de toda la vida, tengamos ahora que lidiar con unos conceptos de libertad, sociedad civil o patriotismo que han sido objeto de extrema contaminación.

¿Para cuando una iniciativa popular que prohiba el sectarismo dentro y fuera de las plazas de toros?


"Las oposiciones son el más sangriento espectáculo nacional después de los toros." Gregorio Marañón


21 comentarios:

bordesinremedio dijo...

Nada más que decir que de acuerdo contigo.

La parte relativa a la prensa extranjera es muy atinada.

urodonal dijo...

Certero, como siempre.

Castigador dijo...

Iracundo:

"¿Para cuando una iniciativa popular que prohiba el sectarismo dentro y fuera de las plazas de toros?"

¿Para cuando una iniciativa popular que prohiba pensar diferente?.

ISIDORO LAMAS INSUA dijo...

Castigador:

No soy un ingenuo. El debate acalorado e incluso malintencionado entre rivales políticos y sus hinchadas siempre tiene un contenido de intolerancia o repulsión básicas. Sucede en las mejores repúblicas. El problema del sectarismo, y que sería correcto prohibirlo de facto a través de alguna forma de limitación inteligente, es que en España no se guardan las mínimas formas. No es cuestión de una minoría: hay millones en este país entregados a malvados ataques preventivos y contraataques varios al oponente político. Un ciclo de venganza y odio que no se detiene ante nada: ahí vemos al PSOE secesionista o al PP que desacata leyes según sea pertinente para darle un coscorrón al de la trinchera del otro lado de la colina. Por supuesto no bastaría con un "código de buena conducta" para corregir esto, como algunos intentan colar (repugnante espectáculo ver a tertulianos y gente ignorante o incluso brutal lamentándose con gesto afectado por las malas formas en el Congreso de los señores diputados...). Son cambios más ambiciosos los necesarios y con lo de iniciativa popular me refería a ello en un sentido amplio.

De todos modos debe quedar claro que la limitación o veto de cosas como la tauromaquia en modo alguno suponen una restricción abusiva o que conlleve un particular matiz fascista en el parlamento que así actúa. Las motivaciones de quienes han votado son las que son, sí, pero España no acaba en los toros y, desde luego, la tauromaquia no es algo especialmente defendible salvo desde coordenadas de grandes mayorías o unanimidad en su apoyo: de lo contrario no cabe hacer excepción en la defensa de ciertos parámetros de "decencia" o consideración hacia las bestias. Y creo que en España falta poco para que lo que han iniciado en Cataluña sea más generalizado. Pero insisto: quien dice sentirse ofendido por quienes en este caso querían ofender (los de CiU y ERC fundamentalmente) no sólo olvida que todo esto surge de una iniciativa popular con el respaldo debido sino que difícil favor le hace a España haciendo depender su existencia de la subsistencia de determinados tópicos que en buena medida son impropios de la España actual.

Eduardo dijo...

Entre lo más loco y extravagante que se ha dicho sobre este tema figura un artículo de Javier Ruiz Portella titulado algo así como "La fiesta salva la nación", no recuerdo el título exacto así que no puedo poner el enlace.

Verdaderamente si la esencia de la nación española fuera un coso taurino, su salvación valdría muy pocos esfuerzos, y equiparar ahora su pérdida con la causa sagrada de la "libertad", pues es bastante indicativo de los niveles en que se mueve esto. Todo esto sin perjuicio de reconocer que bajo esta prohibición catalana subyacen motivos bastante sospechosos y oportunistas.

Anónimo dijo...

Les recuerdo que la infame práctica del toreo es ilegal en canarias desde 1991.

judas dijo...

Dejando a un lado la tontería de que las corridas de toros sean algo eminentemente "español" (y no vasco, mexicano o catalán, que servidor ha vivido 9 años al lado de la plaza de toros de Tarragona sin problema), para mí este tema es casi totalmente estético. Como apuntó Jesús Zamora hace unos meses, en realidad lo que se ha prohibido no es el maltrato animal sino el disfrute del mismo en un espectáculo. Y en el campo de la estética, creo que el asunto es peliagudo.

Durante años se ha debatido acerca de, por ejemplo, fiestas populares donde se arroja cabras desde campanarios o se prende fuego a los cuernos de los toros. Puede que un sentido libertario nos lleve a pensar que prohibir tales cosas, independientemente del valor que otorguemos a la vida y bienestar de los animales, es un error pues el disfrute humano está por encima de esos derechos o que incluso es mucho mejor una erradicación paulatina fruto de los tiempos. Yo, sinceramente, veo ahí un error.

Quizás exagero, pero me da la impresión de que todas estas tradiciones, costumbres, sube a ese niño ahí (a la virgen/al castellet/etc), tira a esa cabra de allá... tienen parte de responsabilidad en que en este jodido país tengamos la mentalidad que tengamos. Estamos demasiado acostumbrados a que las peores tonterías o barbaridades sean esencias patrias, sentimientos irrenunciables y devociones absolutas.

No, un Estado de derecho moderno no se puede construitr sobre esos cimientos. Salgamos de una vez del siglo XIX.

Kike dijo...

Enhorabuena por tu ejercicio de palabrería barata con el que has deleitado a los miembros de Red AntiZp y demás navegantes.

Lo único que se saca en claro de tu artículo es lo siguiente:

- Te crees más liberal que Losantos y todo Libertad Digital juntos (ahí es nada...)

- No tienes ni idea de lo que significa el toreo ni de cómo lo ven desde el extranjero (no dejo de hablar con extranjeros a los que les encantan las corridas y no lo ven como una crueldad propia de bárbaros).

- Piensas que la mayor parte de internautas, jóvenes y no tan jóvenes, son unos fascistas que se ocultan tras la careta de liberales cuando lo que realmente desean es volver con Franco.

En fin, creo que ha quedado claro que todos deberíamos cerrar nuestros blogs de incultos y extremistas retrógados. Gracias por hacernos ver la luz.

ISIDORO LAMAS INSUA dijo...

"- Te crees más liberal que Losantos y todo Libertad Digital juntos (ahí es nada...)"

No se trata de una creencia. Hay una serie de hechos, acontecimientos y contradicciones en el proyecto de Libertad Digital que demuestran el carácter dudosísimo (por trivial, demagógico y ultraconservador) del liberalismo que dicen defender. Hay autodenominados socialistas que son muchísimo más liberales (tanto en un sentido general como en el sentido histórico español) que quienes se autodenominan, a menudo, como liberales en LD o Redliberal.

"- No tienes ni idea de lo que significa el toreo ni de cómo lo ven desde el extranjero (no dejo de hablar con extranjeros a los que les encantan las corridas y no lo ven como una crueldad propia de bárbaros)."

Hay muchas opiniones: http://news.bbc.co.uk/2/hi/talking_point/europewide_debate/301953.stm

Sin embargo no hay que ser un experto en tauromaquia para comprender que se trata de un espectáculo de un contenido violento que, dado el signo de los tiempos, no es muy apreciado por la gente. Yo veo que el balonceso o el fútbol son deportes/espectáculos muy apreciados y extendidos en el mundo. El toreo se circunscribe a muy pocos lugares y está en retroceso desde hace tiempo. La razón para ello es evidente.

"- Piensas que la mayor parte de internautas, jóvenes y no tan jóvenes, son unos fascistas que se ocultan tras la careta de liberales cuando lo que realmente desean es volver con Franco."

Yo no he dicho tal cosa. Digo que un elevado porcentaje de quienes se llaman "liberales" en internet hacen tal cosa para ocultar, maquillar o dignificar su condición de ultraderechistas. No es raro encontrar esa clase de blogs donde un día emiten un artículo llamando a la defensa de la libertad purísima y al día siguiente hacen un artículo "nostálgico" sobre la batalla de Brunete. Hay cosas que cantan mucho.

"En fin, creo que ha quedado claro que todos deberíamos cerrar nuestros blogs de incultos y extremistas retrógados. Gracias por hacernos ver la luz."

Si usted ha llegado a la conclusión de que debería cerrar su blog será una decisión suya. Yo no quiero imponer nada. Lo que pasa es que yo no puedo mostrarme indiferente cuando el nombre del liberalismo es arrastrado por el fango del nacionalismo, el patrioterismo, el reaccionarismo y otras hierbas semejantes. Libertad de expresión.

Gorila sin pelo dijo...

Yo no dejo de pensar en lo increible que supone la cantidad de memos que por el país corretean aplaudiendo con las orejas que un parlamento autonómico haya prohibido las corridas de toros al tiempo que también aprueban presupuestos anuales que otorgan subvenciones a las asociaciones de "bous al carrer", (o sea, los toros embolados).

Todo eso, por supuesto, sin pararse a pensar en el coste de la medida que, como de costumbre, no se repartirá entre los postulantes de la misma sino entre todos. (¡Cuántos principios irrenunciables vemos abandonar cuando el coste sale del bolsillo del comprometido y no se reparte entre todos).

El Anónimo que nos recuerda en qué fecha se prohibieron los toros en Canarias parece necesitar que le recuerden:

a) Que en Tenerife nadie se gastó dineros en construir una Monumental... tal vez porque no le rentaba a nadie.

b) Que los toros están prohibidos pero las peleas de gallos no. ¿Verdad?

El manido recurso a "los extranjeros dicen" en este tema tiene una respuesta doble pues a la habitual "¿Y a los extranjeros les importa un pito lo que opinamos nosotros de ellos para que a nosotros nos tenga que importar lo que dicen ellos de nosotros?" se le puede unir la de "¡Pues menudo favor le han hecho en Cataluña a todos los franceses, belgas, ingleses, italianos, alemanes... que están enamorados de las corridas de toros!".

Señor Judas: Lo que no puede servir de cimiento a un estado moderno es el uso de la democracia contra la democracia. Por mucho que el resultado no desagrade a los judas del mundo.

Querido autor del blog:

1.- De traca lo de "debido al signo de los tiempos los espectáculos violentos no son apreciados". De lo que se deduce que estaría usted por la labor de prohibir el boxeo y le muestra incapaz de entender el éxito del K2 o los combates extremos.

2.- ¿Dónde ha quedado el "prohibido prohibir"? Y ya que estamos... ¿Cómo se puede estar a favor de una prohibición y al tiempo afirmar que no se quiere prohibir nada?

3.- Si las corridas de toros son algo "en decadencia" como afirma... ¿Por qué no dejarlas morir de forma natural? ¿Por qué apoyar el intervencionismo estatal?

ISIDORO LAMAS INSUA dijo...

"1.- De traca lo de "debido al signo de los tiempos los espectáculos violentos no son apreciados". De lo que se deduce que estaría usted por la labor de prohibir el boxeo y le muestra incapaz de entender el éxito del K2 o los combates extremos."

Donde puse violento añada sangriento y haga gravitar sobre el conjunto la palabra "muerte".

"2.- ¿Dónde ha quedado el "prohibido prohibir"? Y ya que estamos... ¿Cómo se puede estar a favor de una prohibición y al tiempo afirmar que no se quiere prohibir nada?"

Esto, al igual que argumentos del tipo "a la Iglesia no me la toquéis sin tocar antes a los sindicatos" o argumentos economicistas "esto no se debe prohibir porque costará dinero" es escapismo. Un debate moral no se puede librar en otros términos que los morales. Hay en esto mucho de sentimientos, estética y etc. Y en este terreno el movimiento antitaurino goza de mayor simpatía que el que persigue mantener la tradición.

"3.- Si las corridas de toros son algo "en decadencia" como afirma... ¿Por qué no dejarlas morir de forma natural? ¿Por qué apoyar el intervencionismo estatal?".

Ibidem.

Gorila sin pelo dijo...

1.- Justo lo que he escuchado docenas de veces como excusa para prohibir el boxeo "porque en ocasiones la gente se muere".

Aunque entiendo que la postura que defiende es diferente...

2.- Un "liberal" apoyando el intervencionismo estatal...

¿Curioso?

Hugo dijo...

Gorila sin pelo, ¿te parece racional comparar las corridas de toros con el boxeo? :o)

ISIDORO LAMAS INSUA dijo...

"2.- Un "liberal" apoyando el intervencionismo estatal..."

Bueno, yo acepto la democracia. No pienso con la mentalidad del golpista o el fanático. Hay acontecimientos, como podría ser una corrida de toros, que pueden limitarse o prohibirse sin que se merme la libertad, en lo que importa, nada o nada en absoluto. Otra cosa es que haya alguno que diga que los pasos de zebra son un caso de intervencionismo intolerable. Pero yo, personalmente, estoy lejos de semejantes "debates".

Además, ese "no al intervencionismo estatal" ya sabemos dónde acaba. En la defensa de la eclavitud, por ejemplo, o cualquier otra cosa repugnante a los ojos de todos pero que en un determinado lugar es aceptada.

Gorila sin pelo dijo...

Me temo que no se ha leído todos los comentarios al respecto, don Hugo...

Introduzco el tema "boxeo" por los argumentos antitaurinos del autor del blog, como una forma de intentar mostrar la inconsistencia de los mismos.

¿Va usted a señalar con el dedito que el autor del blog empieza hablando de prohibir los toros y luego acaba hablando de esclavitud?

PD.- ¿Todo el mundo recuerda que la expresión "derechos humanos" es redundante, verdad?

ISIDORO LAMAS INSUA dijo...

"¿Va usted a señalar con el dedito que el autor del blog empieza hablando de prohibir los toros y luego acaba hablando de esclavitud?"

Si alguien emplea como argumento en contra de suprimir cosas que son moralmente reprobables el que "no se puede hacer nada por eso es intervencionismo" no podría decir nada contra la esclavitud y otras cosas por el estilo. Eso tiene las patitas muy cortas. Esa forma de argumentar, además, es cínica casi siempre pues muy difícilmente quien así hace sería partidario de la anarquía que eso implica. No se trata de escoger entre intervencionismo y libertad sino entre un intervencionismo u otro.

"Introduzco el tema "boxeo" por los argumentos antitaurinos del autor del blog, como una forma de intentar mostrar la inconsistencia de los mismos."

Que yo sepa están prohibidos en todo lugar más o menos civilizado aquellas formas de lucha "recreativa" que impliquen la muerte o posibilidad elevada de muerte de quienes la practican. Esto es evidente. No es tanto, por no haber personas de por medio, en el caso de los animales. Pero está claro que un creciente número de personas abomina de dar una muerte ritual a los animales o tratarlos con crueldad.

"¿Todo el mundo recuerda que la expresión "derechos humanos" es redundante, verdad?"

Los derechos humanos son una expresión correcta. Los derechos que los humanos dan a los animales en tanto seres vivos también existen. Y es lógico que los derechos que ampara la ley sean limitativos del libre actuar de las personas. Pretender otra cosa casi siempre tiene intenciones muy torcidas.

judas dijo...

"Lo que no puede servir de cimiento a un estado moderno es el uso de la democracia contra la democracia. "

No se me ponga usted metafísico, don Gorila, que no hablamos de prohibicciones celestiales ni imposiciones arbitrarias de la mayoría. Hablamos de una Iniciativa Legislativa Popular, y espero que no me esté diciendo que lo que debe hacer un Estado de derecho democrático moderno es.... obviarlas.

Como también espero que no me esté diciendo que en una democracia no se puede prohibir algo que se considera objetivamente pernicioso, aunque usted no comparta esa objetividad. Creo que existen buenas razones para empurar a los que, por ejemplo, cuelgan galgos cuando ya no les son rentables. Creo, además, que una sociedad que se indigna ante la violencia gratuita es una sociedad mejor. Creo, en definitiva, que una generación de españoles que no vivan las fiestas de sus pueblos maltratando animales hasta la muerte merece la pena probarla. Quién sabe, quizás sirva hasta de algo. Porque no me puedo creer que, mientras en el resto del mundo hacen desfiles, ferias, mercados, cabalgatas, catas de vino, fiestas de flores, peregrinaciones humanas y demás parafernalia, en España seamos tan españoles que sin sangre no hay fiesta.

Y sí, el mismo razonamiento vale para los toros embolaos o las peleas de gallos. Reuna firmas, que la mía la tendrá.

Gorila sin pelo dijo...

Hablamos de una ILP en la que la organización que ha reunido las cifras ha recibido dinero público por ello si no tengo mal entendido...

Y hablamos de una ILP que ha planteado un asunto político escudándose en la defensa de unos inexistentes derechos de los animales. (Como demuestra que los correbous siguen donde estaban).

Así que contra la democracia con armas de democracia.

Si algo es objetivo, es objetivo. La objetividad es. La subjetividad se puede compartir o no.

Y las corridas de toros no son objetivamente malas, se pongan los antitaurinos como se pongan.

Además, insisto en que en ningún caso se han prohibido las expresiones culturales que incluyen maltrato a los animales en Cataluña sino simplemente aquellas ligadas al imaginario español.

Detalle que se obvia con una tranquilidad pasmosa...

Y no. El mismo argumento no vale para otras expresiones culturales porque los que han reunido firmas contra una no las han reunido contra las otras...

PD.- Insisto en el hecho de que a mi las corridas de toros no me gustan, por si alguno se ha olvidado ya.

Pero tampoco que me la metan doblada como parece que a otros sí.

irichc dijo...

Antes de prohibir espectáculos donde se mata a animales, deberíamos hacer lo propio con aquellos en los que se mata a hombres, a menudo inocentes, como es el caso de la mayoría de películas de acción. Pues, si lo importante no es la muerte en sí sino su simbología supuestamente bárbara (por cierto, ¿quién tiene el monopolio de los símbolos?), han de prohibirse también las muertes figuradas que no cuenten con un fin edificante. Lo dicho puede extenderse a relatos como la Ilíada, a los reportajes de historia, a los mismos telediarios... Así que, salvo que queráis echar por la borda ese liberalismo del que presumís, y que os regalo, yo de vosotros me buscaría una coartada mejor y dejaría a otros más calificados la tarea de ser censores de las buenas costumbres.

irichc dijo...

Los derechos que los humanos dan a los animales en tanto seres vivos también existen.

Sí, como las meigas en tanto que seres volantes (propiedad ésta que les dan algunos hombres).

dfadf dijo...

Microsoft Office
Office 2010
Microsoft Office 2010
Office 2010 key
Office 2010 download
Office 2010 Professional
Microsoft outlook
Outlook 2010
Windows 7
Microsoft outlook 2010