domingo, abril 18, 2010

Ciudad de vida y muerte

Ayer pude ver la película "Ciudad de vida y muerte". Hace no mucho ví "Acantilado Rojo", en su versión internacional. Se tratan ambas de películas chinas elaboradas con gran presupuesto. Ambas son, además, grandes películas y con pretensión, sin duda, de serlo.

La visión que hasta hace poco tenía del cine oriental era que, básicamente, consistía en una clase de películas francamente prescindibles. Siempre centrándose en temáticas no sólo muy duras sino, además, notablemente mezquinas. Ya saben: "dentista de Shangai entra en una relación sadomasoquista con una niña de 15 años que va al colegio con la hija de su ex-mujer" y similares. Estos filmes, para más inri, eran festejados con generosidad por los más destacados pedantes del panorama de la crítica cinematográfica. Pedantes, por cierto, que no lo son menos por ser "modestos".

Sin embargo tanto "Ciudad de vida y muerte" como "Acantilado Rojo" cuentan mucho y muy bien. Si se tratan de comprender, además, los inevitables manierismos de los orientales, se transmiten mensajes no sólo perfectamente comprensibles por un occidental sino que constituyen en cierta medida un rendido tributo a la historia del hombre. En estas películas aparecen retratados las principales miserias y virtudes de la humanidad sin, además, dejar un absurdo margen para la esperanza. Es realismo.

Siguiendo la estela de títulos como "Ciudad de Dios" o "Tropa de Elite", que daban un testimonio crudísimo de las "no-go areas" en el Brasil del ordem e progresso, "Ciudad de vida y muerte" hace lo propio con el traumático suceso de la "violación de Nanking". No se ahorran barbaridades al espectador y, como sucedia con "La lista de Schindler" o "El pianista", esto es una labor necesaria. Los millones de muertes son estadísticas y no está de más, de vez en cuando, dar una muestra en imágenes de lo que hubo detrás de los fríos números.

En "Ciudad de vida y muerte" hay muchos elementos del cine de holocausto, por llamarlo así, y también de película bélica. De muy buena película bélica, por cierto. Porque no recuerdo haber visto nunca una lucha callejera tan bien narrada. Tanto el uso de granadas como de los rifles de repetición se muestra de forma muy realista y alejada de los convencionalismos del cine de acción: que tantas veces presentan como igualmente eficaces ametralladoras, fusiles o pistolas o "gradúan", a efectos dramáticos, el alcance y efecto de las granadas de mano. Impecable.

Evidentemente, se muestra a los chinos como a unos héroes. Pero, asombrosamente, la película se centra fundamentalmente en un sargento del ejército imperial japonés que es una persona completamente normal y al que lo que se produce en Nanking le afecta como al que más. La masacre indiscriminada de prisioneros de guerra, las muertes sin sentido, las violaciones en masa, la tortura del alma humana y el procesamiento genocida de personas. Todo esto se muestra junto con la labor caritativa de unos occidentales (irónicamente encabezados por un nazi: único extranjero al que los japoneses respetan, por razones obvias) que intentan salvar a todos los chinos que pueden, sobre todo mujeres, del suplicio y segura muerte que los japoneses les reservan. La escala de la maldad japonesa volcada en la por entonces capital de la China nacionalista es tal (se habla de hasta 300.000 civiles chinos asesinados) que un chino ajusticiado en la película dice a su ejecutor, sonriendo antes de ser fusilado y consciente de lo que sucede: "Mi mujer está de nuevo embarazada".

Es de celebrar que desde China se esté comenzando a hacer un cine de gran calidad, presupuesto y con ambición de llegar hasta nosotros, los occidentales. Pese a los elementos patrióticos de "Ciudad de vida y muerte" (ese electrizante momento en que los soldados chinos, conscientes de estar a punto de ser asesinados en masa, comienzan a gritar "China no morirá nunca"), en realidad sorprende que en China se haga un cine que, evidentemente, muestra a la China del Kuomintang (que combatía ya por entonces a los chinos comunistas) en un sentido heroico, de reconocimiento. Realmente están cambiando las cosas en la China roja. Sin duda, la película molestará mucho a otros nacionalistas (los japoneses), que todavía niegan lo sucedido en Nanking.

Creo que es una película, en definitiva, que merece la pena. Deben, sin embargo, abstenerse las personas muy sensibles porque de verdad que es sobrecogedora: de una violencia verdaderamente terrible. Muy superior, por cierto, a otras películas sobre desastres colectivos en una ciudad como, por ejemplo, "Enemigo a las puertas". No hay margen en "Ciudad de vida y muerte" para sentimentalismos de escaparate ni para deus ex machina benevolentes. Y así es porque, como dice un protagonista: "A veces es más difícil vivir que morir".

Hay que verla, sin duda. Puede que algún día se haga una película semejante, desde China, pero sobre el gran salto hacia delante. A la vista de "Ciudad de vida y muerte", ese día está cada vez más cerca.






"Una muerte es una tragedia. Un millón es una estadística" Josif Stalin.

17 comentarios:

Eduardo dijo...

A mí no gustó nada. Es más, me pareció una película francamente horrible, con un desarrollo deslabazado de los personajes, esteticista y ultraideológica. Yo con esta película ni me emociono ni me ilustro. Además, es que tampoco aporta gran cosa, el cine asiático (japonés, más bien) ya había dado muestras de cine antibelicista como "La condición humana" o "El arpa birmana", textos fílmicos producidos para limpiar la mala conciencia del imperio japonés.

ISIDORO LAMAS INSUA dijo...

Bueno, el esteticismo no creo que sea un "fallo" achacable tanto a esta película en concreto como, en general, al cine oriental. La puesta en escena siempre es "grandilocuente". De hecho, es habitual que algunas películas orientales tengan una puesta en escena terriblemente "amanerada", o cuidada, pero fallen los efectos especiales o el comportamiento de los actores: muchas veces simples monigotes que se pasean por el escenario.

El carácter ultraideológico de la película no sé a qué se lo achacas. Personalmente me parece un tipo de película que, viniendo de la China roja, es curiosamente "narrativa". Hay exaltaciones al heroísmo de los chinos, sí, pero también se da cuenta de su cobardía y apenas hay notas de "revancha" contra la China del KMT: algo muy de destacar.

A mí me parece que la película si bien en conjunto pueda gustar mucho o poco, está indudablemente bien realizada en muchas de sus escenas. Para mí, como ya dije, "Ciudad..." supera a todo lo hecho en cine bélico hasta ahora en cuanto a la representación del combate callejero, por ejemplo. Y las escenas de las ejecuciones masivas o las violaciones son de una crudeza a la altura de las obras maestras del cine "ultraviolento" (por ejemplo "La cruz de hierro" de Peckimpah). El cinismo de los japoneses ("sólo pueden llevarse a un familiar") está bien representado, igual que el de los nazis en "La lista de Schindler".

Podría aducirse que los chinos nacionalistas no eran menos criminales de guerra que los japoneses. No en vano, en Sanghai los chinos (poco antes de los sucesos narrados en la película) no cometieron menos atrocidades que los japoneses. Aunque es evidente que la idea de guerra racista que desarrollaron los japoneses en suelo chino difícilmente encuentra correspondencia en la actitud china. Y, además, la violación de Nanking no es un hecho que pueda ser relativizado de ninguna manera: fue un castigo premeditado, cruel y bárbaro de la capital enemiga. Una actitud que sin duda esperaba "dar ejemplo" y producir una rendición china. Porque después de la destrucción del núcleo del ejército chino nacionalista en Sanghai (las divisiones entrenadas por los alemanes) la guerra ya había sido ganada, a nivel operacional, por los japoneses pero, simplemente, China era demasiado grande como para ocuparla con los recursos bélicos del Japón. El "escarmiento", como suele pasar con estas cosas, se volvió contra el que lo infligió por sus excesos. A partir de Nanking nadie en occidente podía pensar que la lucha en China era una cuestión "entre iguales": se veía como una guerra de agresión, y genocida, de los japoneses contra los chinos. No me parece mal, en este contexto, que los chinos hagan una película en los términos de "Ciudad...".

En cuanto a lo que aporta "Ciudad..." me remito a lo dicho: la película tiene muchos aciertos en la forma de plasmar la lucha y descontrol de tropas en una ciudad conquistada y, en general, es despiadadamente brutal en su representación de lo que fue, como nadie se atreve a discutirlo, una suerte de genocidio. Pero si nos vamos al extremo, claro, podría decirse que ninguna película bélica o antibelicista puede aportar nada nuevo. No creo que sea la forma de verlo.

Gracias por tu comentario.

Eduardo dijo...

Viene de la "China roja", pero creo que la película a quien se dirige realmente es al público occidental culto. De ahí el juego de equilibrio que obliga a mostrar un oficial japonés "ético" en medio de una trama humana odiosa, detalle que, según tengo entendido, ha costado que la película no dure mucho en las carteleras chinas.

La película tiene una buena técnica, sólo faltaria, pero le falta "alma". El defecto podría achacarse en general al esteticismo del cine oriental, que en esta película consume temas y estilemas conocidos por todos. Quizás también habría que reconocer la incapacidad del público occidental de crear una auténtica identificación con protagonistas de raza oriental.

En general las últimas películas bélicas, de corte redencionista, a mí me parecen bastante decepcionantes. Me pasó lo mismo con el insulso "díptico" americanojaponés de Clint Eastwood. Y me falta por ver "Katyn" de Wajda, pero me da una pereza tremenda.

筱婷筱婷 dijo...

TAHNKS FOR YOUR SHARING~~~VERY NICE.................................................

Isidoro dijo...

La idea del "malo" con inquietudes éticas es un paralelo bastante evidente con "La Lista de Schindler".

Yo creo que, efectivamente, existe un claro problema para el occidental a la hora de "identificarse" con personajes interpretados por orientales. El "¿y cómo se distinguen entre ellos?" bien pudiera ser más que un mero tópico.

Yo en cuanto a "alma" veo mucha menos "alma" (al menos "alma humana") en películas bélicas europeas como "Enemigo a las puertas". "Ciudad..." es mucho mejor que ésa. La relación entre el japonés ético y la prostituta (¿coreana?) es mucho más conmovedora que la del francotirador soviético interpretado por Jude Law y la "soldado rusa que pasaba por allí" interpretada por Rachel Weisz. Sin noticia de "triángulos amorosos" en "Ciudad...": en "Enemigo a las puertas" era prácticamente la base dramática de todo el asunto. Y como esa película de "Enemigo..." podrían citarse muchas. Por esto yo pienso que "Ciudad..." es una película bélica muy notable.

"Banderas de nuestros padres/Cartas desde Iwo Jima" son películas bastante decepcionantes, completamente prescindibles. El impacto de su realismo, además, no es suficiente para que sean recordadas porque todos esos réditos se los quedaron "Salvar al soldado Ryan" y "La Delgada Línea Roja". Dos películas bien distintas, sí, pero que básicamente fueron las primeras películas rodadas con un realismo "sin contemplaciones" (al menos en lo que mostraban las imágenes: el mensaje de "Salvar al..." era intolerablemente "Disney" por momentos). Algo que ya había ocurrido con "Un puente lejano" años antes, pero con mayores limitaciones técnicas. Por no hablar de "La cruz de hierro", ya mencionada, de Peckimpah. Sin embargo ninguna de las películas nombradas mostraba una lucha callejera tan bien narrada y realista.

"Katyn", de Wazjda, es seca como una piedra pero contiene algunos aciertos. Las escenas de cómo ejecutaban los soviéticos a los polacos son escalofriantes: pura burocracia del tiro en la nuca. Curiosamente también en "Katyn" hay un soviético bueno...

Un saludo

Francisco Algarín Navarro dijo...

¿Qué quieres decir con eso de "Pedantes, por cierto, que no lo son menos por ser "modestos"", con un link a la revista "Lumière"?

ISIDORO LAMAS INSUA dijo...

Francisco: por causa de un amigo he leído bastantes artículos de "Lumiere" y la conclusión que he sacado es que la mayoría son de una pedantería notable. Parece que allí se cultiva, desde una evidente modestia (no sois Cahiers du Cinema), la misma clase de mistificaciones que parecen empeñadas en separar el cine del público. Convirtiendo, así, la "comprensión" del cine en algo sólo al alcance de iniciados en unos arcanos ininteligibles para el vulgo. Me desgrada.

Francisco Algarín Navarro dijo...

Isidoro: en Lumière escribimos justo desde el propósito contrario: acercar el cine, no alejarlo; y lo hacemos para tener más amigos, no menos. Si a ti te desagrada, a mí me apena tu comentario, enlazando ese trabajo de acercamiento con un pobre enlace que lleva a la dirección contraria. Si la modestia consiste en no contar con alguna red amplia de publicistas a nuestras espaldas, con firmas invitadas quizá de los grandes medios generalistas, con patrocinios de buena parte de las juntas y ayuntamientos de España, o la obligación de publicar un número al mes, entonces seremos "modestos". Pero Lumière no es modesta, si se quiere amateur. Termita, y no elefante blanco. Lo cual no significa que no sea ambiciosa: no nos debemos a nadie más que a las películas. No nos mueve nada, salvo el amor al cine. Sin embargo, somos ambiciosos en una continuidad de goteo. Cedemos la palabra a los que consideramos los mejores cineastas (Mekas, Suwa, Viota, Bonello). No vemos ningún impedimento ni obligación por delante. Hemos entrevistado a quien hemos querido; hemos escrito cuanto hemos querido, como hemos querido, de lo que hemos querido. Y lo hemos hecho desde la nada. Y esa nada no es siquiera la precariedad. No somos, no queremos, no querríamos y nunca seremos Cahiers du cinéma (ni España, ni la actual francesa). Admiramos Trafic, admirábamos La Lettre du cinéma, Letras de cine o Tren de sombras, y durante muchos años, sobre todo en los que estuvo al frente Rivette o Daney, Cahiers. Sin estar de acuerdo en los conceptos de base que empleas, pero tratando de entender lo que afirmas cuando escribes "convirtiendo, así, la "comprensión" del cine en algo sólo al alcance de iniciados en unos arcanos ininteligibles para el vulgo", te puedo decir que, tras haberlo comprobado, eso que señalas no es cierto. Nadie, iniciados o no, cinéfilos o no, nos ha acusado de tal cosa. Más bien, lo que manifestamos con cada texto, es nuestro respeto por el lector (el que escribe "toca" siempre al que lee, y viceversa). No encontrarás arrogancia en ninguno de ellos, ni arribismo, sino pasión. La única pretensión es la de compartir y buscar cómo ver mejor las ideas, poder tenerlas, incitar al pensamiento. Basta con saber leer. Te invito a que me comentes, si lo ves oportuno, qué textos te han parecido de una "pedantería notable" y por qué. La palabra "mistificación" es bastante fuerte, y creo que merecería encontrar una justificación.

ISIDORO LAMAS INSUA dijo...

La tónica general es hacer mucho hincapié en una concepción elitista del cine que está al alcance de cualquiera que lea cualquier artículo de Lumiere. Por eso pongo el enlace: que cada cual juzgue. No estamos en un tribunal.

Me alegra que usted sienta tanto entusiasmo por su revista. Celebro que sus esfuerzos sean sinceros. Permítame sin embargo opinar que su línea de opinión es pretenciosa o pedante. No hay problema en esto. Como no hay problema en calificar de mistificación todo aquello que pretende hacer del cine o su crítica una nueva ciencia en la que existan vocabularios y elementos que deban ser "conocidos" para poder hablar, para poder opinar. No estamos ante ninguna ciencia como para que esas poses, esas exigencias, sean obvias o si quiera comprensibles para alguien razonable.

Francisco Algarín Navarro dijo...

Pero, ¿quién hace mucho hincapié? Si hablas de "tónica general" eso no conduce a nada. ¿Qué línea de lo que he comentado te parece pretenciosa o pedante y por qué? Si no te explicas, las palabras se las lleva el viento. Los discursos de la "ciencia del cine", tal y como lo formulas (y menos aún, de la crítica) son viejos y rancios, y no conducen a nada. No encontrarás ningún vocabulario que necesite ser conocido para poder hablar u opinar en Lumière, por eso te propongo que expongas algún ejemplo. Repito: basta con saber leer. ¿Y quién es pues "razonable"? Porque las ideas que estás exponiendo aquí, de tanto divagar, no me lo parecen.

ZenaT_Pinter2284 dijo...

how do u do?xvideo打飛機專用網洪爺免費洪爺色情片洪爺貼圖區洪爺成人線上洪爺影城洪爺色論壇洪爺貼圖洪爺成年人網洪爺免費色情洪爺色情貼援交妹辣妹野球拳情色文學情趣聊天室性感辣妹裸體遊戲做愛偷拍一夜情視訊洪爺色情貼洪爺免費色情洪爺成年人網洪爺貼圖洪爺色論壇洪爺影城洪爺成人線上洪爺貼圖區洪爺色情片洪爺免費洪爺色情貼洪爺免費色情洪爺成年人網洪爺貼圖洪爺色論壇洪爺影城洪爺成人線上洪爺貼圖區洪爺色情片洪爺免費洪爺免費洪爺色情片洪爺貼圖區洪爺影城洪爺色論壇洪爺貼圖洪爺成年人網洪爺免費色情洪爺色情貼洪爺成人線上

寶皓 dijo...

喜歡你的部落格,留言請您繼續加油........................................

冠明宏伶 dijo...

弱者等待時機,強者製造時機~~gogogo ....................................................

Antonio Gimeno dijo...

Pues estoy de acuerdo con Eduardo.
A mi no me gustó y me cuesta confesar que la razón es que me pareció poco creible. Lo del oficial que comenta Eduardo es un buen ejemplo. Después de leer las memorias de algunos que vivieron en directo el horror de Batan, el de la propia Nankin o que conocieron las salvajadas de la unidad 731, me acerqué a esta peli con el corazón en un puño y, la verdad, no es que quisiera satisfacer mi morbo, lejos de mi ánimo, pero salí decepcionado. Sirva para que se sepa que los japoneses, como los nazis, también tuvieron su holocausto.

何奎安木姍 dijo...

天下沒有意把鑰匙,可以打開所有的門...............................................................

Anónimo dijo...

29833691750427282 Earthrise Air Jordan Shoe
and GHD Hair Straighteners
and Replica Watch
and Replica Handbag
of Masthead DVD BoxSet Studios, where DVD BoxSets we read that DVD Box Set Earthrise is DVD TV Series scheduled for DVD Box Sets release DVD Box Sets For Sale for third Best DVD Box Sets quarter of 2010.

dfadf dijo...

Microsoft Office
Office 2010
Microsoft Office 2010
Office 2010 key
Office 2010 download
Office 2010 Professional
Microsoft outlook
Outlook 2010
Windows 7
Microsoft outlook 2010