miércoles, febrero 10, 2010

La mentira como síntoma, la mentira como ejemplo

Cuando el señor Feijoo, presidente de la Xunta de Galicia, nos presentó su borrador de decreto lingüístico nos dejó claro que había mentido durante la campaña electoral. Campaña durante la cual había prometido más de lo que alguien razonable podría creer conociendo el pasado y presente del Partido Popular de Galicia. Pero hubo quien se quiso llevar a engaño y, definitivamente, fue engañado. Pero sería no menos definitivo el error de suponer que semejante mentira alterará en algo la seguridad política del señor Feijoo. No.

La libertad lingüística es una cuestión fundamental de la actual lucha por los derechos individuales en España. Que semejante cuestión sea de actualidad en un país cuya democracia ya cuenta con más de treinta años es evidentemente lamentable. Pero esta rotunda verdad no debe alejarnos de lo aún más evidente: desde un punto de vista político la cuestión lingüística no es, a día de hoy, una preocupación decisiva de la sociedad o, al menos, nunca podría ser la única base de acción o programática de un partido político llamado a pervivir. Aparentemente no se trata de una cuestión, por esto, que llevase a un partido completamente asentado, sentimental e ideológicamente, en el statu quo, a empeñar todo su capital político. No en el caso de un PP de Galicia en el que, de hecho, el discurso antinacionalista es un ejercicio de travestismo o trapecismo político en tanto parte de su base electoral o partidaria gallega fue, y es, nacionalista gallega. Siendo así, ¿cómo no haber previsto que Feijoo planteaba una falsa promesa?

Para Feijoo, por tanto, la cuestión de la libertad lingüística era, y es, algo marginal. Y desgraciadamente, en este caso, aquéllo que está en el margen suele sólo importar cuando tocan elecciones. Eso aquí, en Estocolmo y en Michigan. Las grandes proclamaciones por la defensa de tal o cual derecho, salvo en casos extremos, no suelen calar en las mentes que conforman la gran mayoría de los votantes pero sí pueden ser un revulsivo para atraerse a parte de ésta de forma decisiva cuando todo el pastel parece repartido. Y eso hizo Feijoo, acaso empujado por los acontecimientos, en la pasada campaña electoral de las elecciones autonómicas gallegas. Movilizar el descontento por la cuestión lingüística, aparentemente, es lo que dio a Feijoo su victoria. Eso, dicen, y la crítica al "despilfarro" del gobierno bipartito de Touriño.

Las reflexiones sobre el despilfarro del bipartito no pasaron de ser, viniendo de quien venían, una desvergonzada maniobra mediática que no tardó en revelarse como farsa del momento. Cosa esta última que no impedirá que más líderes del PP se vayan presentando sucesivamente ante la prensa a denunciar "el despilfarro del gobierno" haciendo, incluso, tedioso desglose de cuanta nadería encuentren que, siendo cosa del Estado, viene resumida en cifras astronómicas para el ciudadano normal pero ridículas para el presupuesto. Una irresponsabilidad en la que se incurre permanentemente porque, al fin y al cabo, de algo se tiene que hablar y la demagogia de "la crisis" es una forma muy útil de ganar votos a toque de trompeta. Trompeta que encantado tocó, con la anuencia de los medios afines, el señor Feijoo.

Grosso modo podría afirmarse que Feijoo obtuvo su victoria de Marzo en base a una doble mentira. Y podría afirmarse también que la mentira en cuestión no se ve reflejada en un vuelco de la mentalidad de los votantes. Puede que el descafeinado decreto lingüístico de Feijoo satisfaga lo suficiente a quienes quieren libertad lingüística: pues Feijoo hábilmente ha vendido, con la connivencia de la prensa afín, una mera vuelta a la inmersión lingüística de Fraga como casi la supresión de ésta (a lo que han ayudado, claro, los separatistas y el PSOE). O puede que, de todos modos, le importe un pimiento a casi todo el mundo el gasto en coches, o chinchetas, de la Xunta. Puede que a una mayoría le importe poco que un político mienta abiertamente. Y puede, en definitiva, que eso sea simplemente así. Pero en estas cuestiones se hallan precisamente las más serias críticas al mecanismo de la "elección popular". Un mecanismo que desdichadamente muy a menudo es confundido, identificado, con la democracia. Pero del mismo modo que una función a la que escamoteásemos una variable relevante, la democracia termina por perder su sentido cuando carece de una adecuada estructura que canalice tanto la voluntad de los ciudadanos como el cumplimiento de los deberes públicos por parte de los mandatarios electos. Y ni siquiera entonces estará la democracia a salvo pues todo el mecanismo queda en nada sin el combustible de la lealtad de quienes inevitablemente lo protagonizan: los partidos políticos.

En algunos paises las mentiras de un Feijoo tendrían consecuencias políticas. En nuestra política la denuncia de su mentira corre sin embargo a cargo de una asociación cívica y poco más. La Galicia Bilingüe a la que Feijoo establecía como inspiradora de un decreto que pusiese fin a la inmersión lingüística es ahora señalada desde la Xunta como la otra cara de una moneda compartida con los agitadores ultranacionalistas gallegos. Una grosera maniobra.

Pero es que en este país la irresponsabilidad de los cargos electos manifestada en el omnímodo poder de los partidos políticos, la a menudo desvergonzada anuencia de los medios de comunicación de masas y, finalmente, la insaciable inmoralidad de un sectarismo tan arraigado como estéril garantiza la impunidad del felón, cuando no del corrupto. Siempre el sectarismo, que todo lo invade. Ese sectarismo, por ejemplo, que se exalta ante el gasto en folios de un gobierno socialista pero convalida sucesiones feudales entre "los suyos" o llama a dar al embarazo la categoría de trabajo cuasi-funcionarial. O ese sectarismo, por supuesto, que perdona en "los otros suyos" una retórica impropia de la democracia mientras se queda ronco llamando fascista a todo quien se le oponga.

Los hombres posiblemente nunca cambiemos y estemos siempre sometidos a la tentación de aniquilar la verdad o vivir de las mentiras. Pero sería razonable buscar la implantación de unas reformas que hagan políticamente más costosa la mentira y, de paso, esa holgazanería del remitir la presentación, debate y enmienda de los diversos proyectos legislativos a Caín y Abel. Y esas reformas, esa negativa a la mentira, es ya imposible dudarlo, no parece que vaya a correr a cargo de los dos grandes partidos políticos de España. Partidos que hoy, como ayer y como mañana, se reparten bofetadas en la prensa nacional llamándonos, con el animal reclamo de la pelea, a sumarnos a su desvergüenza. Y las respuestas contra este monolítico sainete no pueden basarse tampoco en la acción de asociaciones aisladas: condenadas a la impotencia y desengaño como es el caso de Galicia Bilingüe. Pues por mucho que sea el descrédito de la política, la defensa de la libertad inevitablemente recaerá en los partidos políticos y negar esto constituye, sin la menor duda, una clase de ingenuidad política que difícilmente podría ser más útil a los enemigos de la democracia y la libertad.


"Engullimos de un sorbo la mentira que nos adula, y bebemos gota a gota la verdad que nos amarga." Denis Diderot.

14 comentarios:

Liberaldemocrata.FDP.de dijo...

Dios... cuanta tonteria nacionalsocialista escrita junta...

Es muy triste que en Europa el nazismo ya sea de partidos como el NPD en alemania o UPyD en espana estén de auge.

ISIDORO LAMAS INSUA dijo...

No entiendo a qué se refiere con su comentario. Pero me temo que sí comprendo su intención. Muy mezquina, y sectaria, me temo.

Otro dijo...

Achacar el triunfo del PP en Galicia a una cuestión lingüistica me parece que es hacer una lectura de los resultados muy subjetiva. Creo que han pesado más otros muchos factores. Al fin y al cabo el PP siempre ha sido el principal partido de Galicia, y en las últimas elecciones solo ha conseguido un diputado más que en las del 2005, lo suficiente como para alcanzar la mayoría absoluta. Creo que han influido más otros factores como puede ser la falta de entendimiento del bipartito durante su gobierno.

De hecho UPyD que destacaba frente a los demás en su política ligüistaca, no consiguió representación en el parlamento gallego (algo que si hizo en el País Vasco, o que si hicieron Ciudadanos en Cataluña), obteniendo resultados parecidos a nuevos partidos galleguistas como Terra Galega.

Así que al margen de que se cumplan o no las promesas electorales, no creo que esto le vaya a pasar factura en las próximas elecciones, porqué desde mi punto de vista la victoria del PP no es fruto de un "problema" lingüistico, básicamente porqué este es un problema que no existe para el ciudadano de a pie.

Isidoro dijo...

Estoy de acuerdo, como digo en mi artículo, con su opinión acerca de la poca importancia global que tiene el tema lingüístico en Galicia (como ocurre también en País Vasco y Cataluña, por otra parte). Pero es evidente que, como usted dice, las cosas en unas elecciones gallegas pueden variar de forma decisiva en función de unas decenas de miles de votos. Decenas de miles de votos, en Coruña y Pontevedra, que realmente sí puede mover el tema lingüístico. Y mover no sólo a la hora de votar a una opción determinada sino a la abstención. Por esto Feijoo actuó en campaña tal y como lo hizo. Y como respaldo a la importancia marginal decisiva de la cuestión lingüística baste leer las declaraciones de Feijoo en campaña electoral sobre esa materia: en las que básicamente respalda sin demasiados matices la postura de la Galicia Bilingüe a la que ahora ignora por "extremista". La postura de Feijoo, que se reveló luego como una mentira, iba encaminada a evitar un trasvase del voto preocupado por la cuestión lingüística tanto a UPyD como a la abstención. Lo consiguió.

Respecto a la comparativa entre los resultados de Terra Galega y UPyD escribí poco después de las elecciones. Dicha comparación no es válida en la medida en que observamos más de cerca los resultados de Terra Galega. Porque ese partido saca prácticamente la totalidad de sus votos en la comarca de Ferrolterra: feudo del líder "carismático" de Terra Galega (Xoan Gato) y donde ese partido tenía la inmensa mayoría de sus concejales y alcaldes. Ni que decir tiene que esa presencia institucional asegura siempre un buen colchón de votos: sobre todo si en su programa electoral (en general un calco del del BNG) se hacía un considerable "mimo" a, precisamente, la comarca de Ferrolterra. El despliegue de medios y propaganda electoral en la zona de influencia de Ferrol, del que fui testigo directo, hacía pequeño al que mostraron PP o PSOE. Comparativamente, la campaña de UPyD en Galicia, y no diremos en Ferrolterra, fue insignificante, prácticamente testimonial: debido tanto a la práctica inexistencia de afiliación activa (buena parte del esfuerzo de campaña fue realizado por voluntarios de UPyD de otras zonas de España) como a los pobres medios económicos. Es por esto que los 23000 votos de UPyD en Galicia supieron, a cualquiera que tenga sentido común, a gloria y los 19000 de Terra Galega fueron un completo fracaso.

Comparar los resultados de UPyD en Galicia con los del País Vasco es absurdo porque los resultados de UPyD en el País Vasco (en lo que se refiere a progresión del voto desde las Generales) fueron peores que los habidos en Galicia. Ocurre que, sin embargo, en País Vasco hay una ley electoral que tiene un porcentaje mínimo de voto (para obtener representación) inferior al Gallego: creo recordar que en País Vasco el porcentaje es del 3% y en Galicia es del 5%. Una circunstancia que hace muy difícil el voto a partidos como UPyD.

La comparación con Ciudadanos de Cataluña tampoco es justa. Porque en Cataluña se presentaban una serie de circunstancias que posibilitaron el espectacular resultado de los de Albert Rivera. A saber: la notable degradación del socialismo catalán (con raíz en Barcelona), embarcado en discursos y posturas prácticamente separatistas. Es difícil, así y todo, que semejante cosa se vuelva a repetir.

En conclusión: si el PP tiene una "mayoría natural" en Galicia eso es mayor razón para pensar que temas que globalmente no sean importantes puedan ser la diferencia entre la mayoría simple y la absoluta. Y en el caso gallego el "efecto lingüístico" no sólo importaba en el caso del PP sino del propio PSOE: cuyo trágala con el BNG en lo identitario le restó decenas de miles de votos. Un hecho que nadie, ni siquiera el PSOE, se atreve ahora a negar.

Otro dijo...

Antes de nada me gustaría decir que prefiero ser tuteado para crear un ambiente más ameno y distendido.

Puede ser que yo carezca de sentido común, pero personalmente creo que tanto los resultados de Terra Galega como los de UPyD son dos completos fracasos. Principalemente porqué unos hablaban de obtener 4 diputados y no consiguieron ninguno, y otros no se cansan de repetir que la sociedad española demanda una tercera fuerza política, a pesar de que no se refleja en los resultados electorales.

Aunque las comparaciones son odiosas creo que son inevitables, y la comparación del resultado de UPyD y Terra Galega pienso que si puede ser válida.

Si tratamos de hacer una lectura partidista de los resultados puede ser muy tentador situar todos los votos de Terra Galega en la comarca de Ferrol. Pero si realmente miramos de cerca los resultados de Terra Galega observamos como de esta comarca solo proceden poco más del 50% de sus votos totales, repartiéndose los restantes por la restante geografía gallega.

De la misma manera cerca del 50% de los votos de UPyD proceden de las comarcas de Coruña y Vigo, lugares donde la presencia de Galicia Bilingüe es mucho más activa.

Respecto al presupuesto de los partidos para la campaña electoral, es algo que personalmente desconozco. De todas formas dudo mucho que el de Terra Galega supere demasiado al de UPyD (si es que lo supera). En los medios de comunicación a nivel autonómico la presencia de UPyD fué bastante superior a la del partido de Xoán Gato. Y por último hay que tener en cuenta que la cabeza visible de uno es conocida a nivel nacional mientras que la del otro prácticamente solo la conocen en la comarca de Ferrol.

Por todo esto, permíteme que ponga en duda que los resultados de UPyD puedan saber a gloria como dices. Como he dicho anteriormente los resultados de Terra Galega y UPyD me parecen dos auténticos fracasos.

Isidoro dijo...

TEGA saca 10000 de sus 19000 votos en la comarca de Ferrol. Y luego, de los 19000 votos saca 16000 en la provincia de La Coruña. El resultado de UPyD es muchísimo más equilibrado (11000 votos en Coruña, 9000 en Pontevedra, 2600 en Lugo y 1500 en Orense).

Insisto: eso está directamente conectado con las alcaldías en manos de TEGA y la enorme concentración de recursos de campaña que hicieron en esa zona. En términos coloquiales, aunque parecieran de public choice, los de TEGA "compraron" todos los votos que se podían "comprar".

UPyD gastó en su campaña electoral en toda Galicia unos cuantos millones de pesetas, TEGA gastó una cantidad no muy lejana al millón de euros en la provincia de La Coruña. En el resultado no hay excesiva duda en cuanto a la correlación apuntada.
Si dudas de las cifras que sugiero sólo puede ser porque no estuviste en la comarca de Ferrolterra durante la campaña. Hablamos de media docena de coches con megafonía dando vueltas por el centro de Ferrol a todas horas del día, pegada de carteles diaria (tapaban los carteles de todo el mundo en una media de 6 horas en las "zonas calientes", reparto masivo de panfletos todos los días mediante personal contratado, "mailing" completo de toda la ciudad, mítines en polideportivos y auditorios en que se invitaba a comer y beber al personal. Esos son muchos millones de pesetas. El esfuerzo económico de UPyD, que fue publicado (150.000euros aprox), no fue nada en comparación y se le puede llamar prácticamente testimonial.

Respecto a la ventaja de ser fuerza nacional por parte de UPyD creo que te equivocas. ¿Qué ventaja es esa? Precisamente vemos que es una desventaja mirando el sistema electoral y mirando cómo en TEGA llamaban al amor por el terruño. El regionalismo, mediando determinados mecanismos, vende mucho en Galicia: lo contrario no tanto. Esto puede ser debido a múltiples factores, entre los que destacaría el carácter rural de buena parte de la región. Aunque es evidente que los pocos votos de UPyD se deben casi enteramente al "eco" de los éxitos de este partido en el resto de España, al "eco" de Rosa Díez: puesto que a efectos mediáticos o de medios de campaña UPyD simplemente no existía por lo testimonial de sus esfuerzos.

No creo que nadie se presente a unas elecciones con un discurso del "ya sabemos que vamos a perder pero por favor tira tu voto a la basura". En ese sentido UPyD tenía sentido que exagerase sus posibilidades. De todos modos, si el umbral de representación fuese del 3%, como en el País Vasco, mucha más gente hubiese votado a UPyD en Coruña o Pontevedra. Y no creo ser exagerado si hablamos de muchos miles de votos que fueron arrebatados a UPyD por el voto útil.

Galicia por otra parte es una región en la que los vuelcos políticos se producen a raíz de los sucesos de otros lugares. Siendo así no creo que nadie esperase que UPyD sacase un resultado estratosférico en su primer intento gallego. Pasar a IU, que tiene concejales y alcaldes en Galicia y es la tercera fuerza nacional, sí fue un resultado positivo. Entrar en otras consideraciones, afear a UPyD no tener tantos votos como el BNG y tal... es sólo tener muy mala leche.

Otro dijo...

No dudo de las cifras que sugieres, porqué como he dicho, las desconozco completamente. Puede que el presupuesto para la campaña de Terra Galega fuese superior, pero aunque no haya vivido la campaña electoral en la comarca de Ferrol, puedo decir que conozco el centro de Ferrol lo suficientemente bien como para saber que la media docena de coches con megafonía a todas horas del día que dices que había es una tremenda exageración, ya que en la práctica eso supondría que se juntasen varios coches en una misma calle constantemente.

Respecto a lo de que "el amor al terruño vende mucho en Galicia" como tu dices, te recuerdo que este tipo de partidos fueron los grandes perdedores de las elecciones.

Sobre lo del voto útil y el porcentaje mínimo del 5%, te invito a que hagas una pequeña encuesta en la calle para ver cuantas personas sabrían decirte cual es ese porcentaje en Galicia, despues podrías sacar conclusiones y ver si realmente es un condicionante a la hora de votar a unos o a otros. También me gustaría aclarar que para arrebatar votos a alguien primero ese alguien tendría que tenerlos, y UPyD era la primera vez que se presentaba a las elecciones gallegas. Así que en vez de referirte a los "muchos miles de votos que fueron arrebatados a UPyD por el voto útil" deberías decir "muchos miles de votos que UPyD no logró arrebatar por el voto útil".

Aprovechando que comparas los resultados con IU me gustaría hacer unas puntualizaciones:

Dices que IU tiene concejales y alcaldes en Galicia. Concejales tiene 14, alcaldes me gustaría que me dijeses donde.

Superar a IU en Galicia y presumir de que haber superado al tercer partido (en número de votos) a nivel nacional, no me parece acertado, porqué si hacemos una compración a nivel nacional vemos que IU triplica en votos a UPyD.

Si es cierto que UPyD superó a IU en las elecciones gallegas, pero también es cierto que en prácticamente todos los ayuntamientos en los que IU tiene representación municipal UPyD obtuvo peores resultados.

Lo de afear a UPyD por no tener tantos votos como el BNG supongo que no lo dirás por mi, pues nunca tal cosa he dicho ni he querido dar a entender. Pero quiero recordar que IU en toda su historia nunca ha tenido representación en la Xunta, por lo que no me parece que sea el rival a batir de ningún partido. Yo creo que la aspiración mínima que debe tener un partido es por lo menos obtener un diputado.

Un último apunte, me parece muy curioso que consideres el resultado de UPyD positivo por haber superado en votos a IU, mientras que el de TEGA que también lo superó lo consideres un completo fracaso.

Isidoro dijo...

Cuando hablo del "centro de Ferrol" me refiero a Ferrol-ciudad (incluyendo los dos ensanches, el Ferrol Vello, Esteiro, la Magdalena, Canido, etc), distinguido del Ferrol-comarca. Los seis coches no es exageración: se les veía cruzarse en sentidos opuestos en la Avenida de Esteiro, por ejemplo. Dos coches iban con megafonía en una dirección y otros tantos en otra mientras uno de los grupos se paraba, por ejemplo, en el Cantón a repartir propaganda a los paseantes teniendo la megafonía a tope. Hacer esa "procesión" a lo largo de toda la ciudad se acerca mucho a la idea de campaña intensiva. Por no mencionar, como ya dije, que esa gente era contratada y no, precisamente, voluntaria.

"Respecto a lo de que "el amor al terruño vende mucho en Galicia" como tu dices, te recuerdo que este tipo de partidos fueron los grandes perdedores de las elecciones."

En absoluto. Tanto PP como, en menor medida, BNG y PSOE cultivan desde hace muchos años el discurso regionalista de la antigüa Coalición Galega: para que nada se escape de sus redes. El discurso como tal está claro que vende, lo que ocurre es que los vendedores se atropellan entre sí. Porque tanto PP como PSOE dedican mucha munición dialéctica y argumentaria a fingir que son partidos regionales "independientes de Madrid". Incluso IU está entregadísimo, merced a su política de crecimiento mezquino y a cualquier precio, desde hace años a un discurso netamente galleguista. No parece precisamente seguir el statu quo el presentarse, como UPyD, bajo la etiqueta de partido "inequívocamente nacional".

"Sobre lo del voto útil y el porcentaje mínimo del 5%, te invito a que hagas una pequeña encuesta en la calle para ver cuantas personas sabrían decirte cual es ese porcentaje en Galicia, despues podrías sacar conclusiones y ver si realmente es un condicionante a la hora de votar a unos o a otros."

En ese porcentaje de ignorantes debía estar pensando Feijoo cuando dijo que votar a UPyD era "votar nacionalismo y socialismo". O tal vez Fraga, cuando subió el porcentaje del 3 al 5%. De cualquier manera la circunstancia de que cualquiera que se salga de PP, PSOE y BNG "no sale" es vox populi. De hecho, semejante certidumbre está tan extendida que sugerir que el efecto del voto útil no existe constituye un gran atrevimiento.

Es cierto que cometí un error atribuyendo alcaldías a IU en Galicia. Sin embargo IU tiene feudos importantes de voto por aquí y, por ejemplo, en Ferrol UPyD estuvo muy cerca de superarle.

"Superar a IU en Galicia y presumir de que haber superado al tercer partido (en número de votos) a nivel nacional, no me parece acertado, porqué si hacemos una compración a nivel nacional vemos que IU triplica en votos a UPyD."

Lo que importa es la tendencia y ésta acerc a UPyD cada vez más hacia el tercer puesto. Puntualmente, como en las gallegas, ya lo ha conseguido en varios lugares. Es cuestión de tiempo.

"Yo creo que la aspiración mínima que debe tener un partido es por lo menos obtener un diputado."

Pero eso no excluye que obtenerlo es sumamente difícil si no eres PP, PSOE o BNG. Nunca se ha conseguido en Galicia salvo cuando el umbral mínimo era del 3%.

"Un último apunte, me parece muy curioso que consideres el resultado de UPyD positivo por haber superado en votos a IU, mientras que el de TEGA que también lo superó lo consideres un completo fracaso."

La explicación es bien sencilla: TEGA, que tenía problemas legales antes, durante y después de las elecciones gallegas, sólo podía esperar sobrevivir si conseguía un diputado por Coruña. Como no se consiguió el destino más probable para ese partido es la disolución tras sucesivas escisiones conforme se acerquen más las locales o éstas se salden con algún resultado a la baja. Cosa que, claro, no sucedería tan fácilmente con Xoan Gato en el Parlamento Gallego. El horizonte temporal que tiene por referencia UPyD no es tan cortoplacista: si bien no está exento de amenazas.

Otro dijo...

Si por centro de Ferrol te referías a la ciudad de Ferrol, entonces la media docena de coches ya no me parece exagrerada. De todas formas para diferenciar Ferrol ciudad de Ferrol comarca vale con decir Ferrol a secas o Ferrol (ciudad) y Ferrolterra o comarca de Ferrol como venías haciendo hasta ahora.

Como dices tu, IU tiene feudos importantes, fuera de ahí es prácticamente un partido inexistente en Galicia. Pero como dije en mi anterior comentario, en la práctica totalidad de esos feudos IU ganó a UPyD. Es cierto que en Ferrol estuvo cerca, pero hay que tener en cuenta que en esta ciudad IU no pasaba su mejor momento, pues acababa de romperse el pacto de gobierno con el PSOE.

Yo no he negado la existencia del voto útil, simplemente comenté que no creía que el cambio del 3% al 5% de votos mínimos exigidos para lograr representación fuese a cambiar gran cosa los resultados, pues es algo que na mayor parte de la gente no tiene en cuenta a la hora de votar.

Sobre lo del discurso regionalista del que hablas se debe básicamente a que más del 90% de los gallegos se siente tanto o más gallego que español. Y eso es algo que los partidos que van a representar a la sociedad gallega deben tener en cuenta.

Este sentimiento de "amor al terruño" como tu le llamas no creo que se deba al caracter rural de Galicia como dices, porqué en mayor o menor medida es un sentimiento que se da en la mayoría de la comunidades autónomas de España.

Considero que este sentimiento es totalmente respetable. Por otro lado hay gente que tiene prejucios hacia los gallegos, como es el reciente caso de Rosa Diez que utiliza el término gallego como algo peyorativo, luego pretenderá venir a Galicia en las próximas elecciones a captar votos. Pero no voy a explayarme en esto, ya que se aleja demasiado del tema de las elecciones gallegas que estamos discutiendo. He visto que tienes un artículo en el que hablas sobre ella, todavía no lo he leído, pero de todas formas en un principio no tengo intención de comentar artículos antiguos.

Por último me gustaría decir que coincido contigo en la tendencia alcista de UPyD y pienso que a corto plazo crecerá en votos. Pero sobre las amenazas a las que se enfrenta creo que la principal más que el voto útil es la propia UPyD, ya que a medida que logre alcanzar más diputados, le costará más poner de acuerdo a tanta gente de tan diferentes ideologías que están ahí dentro.

Isidoro dijo...

"simplemente comenté que no creía que el cambio del 3% al 5% de votos mínimos exigidos para lograr representación fuese a cambiar gran cosa los resultados, pues es algo que na mayor parte de la gente no tiene en cuenta a la hora de votar."

Si se acepta que existe el voto útil, se debe aceptar que el 5% de mínimo es un remache muy real del mismo. ¿Que la gente no lo sabe? ¿Quién esa gente? ¿Y no se darán por enterados cuando teniendo un partido un 4,9 por ciento, aún teniendo muchos miles de votos, no obtendría representación? No sé, no sé...


"Por otro lado hay gente que tiene prejucios hacia los gallegos, como es el reciente caso de Rosa Diez que utiliza el término gallego como algo peyorativo, luego pretenderá venir a Galicia en las próximas elecciones a captar votos."

Interesada interpretación. Rosa Díez en la misma entrevista que usted cita indirectamente empleó el término "bilbainada" para referirse a "fanfarronada". ¿Alguien ha dicho algo? Es más: ¿cuándo Rosa Díez ha llamado "tonto" a alguien? ¿Desde cuando debe presumirse que Rosa Díez hace uso del insulto contra sus rivales políticos? Porque la broma del gallego que ni sube ni baja (que le viene como un guante al señor Zapatero y al señor Rajoy).

"le costará más poner de acuerdo a tanta gente de tan diferentes ideologías que están ahí dentro."

UPyD más bien tiene un problema de afiliación muy importante que favorece una permanente inestabilidad de su organización interna. Por otro lado UPyD es un "partido-manifiesto" y más allá de eso espero que nunca vaya muy lejos porque para esas riñas ya hay otros contendientes.

Anónimo dijo...

Usted no se entera de nada, es el mismo discurso que los fascistas en el 36. Está claro los hijos de los franquistas se averguenzan de serlo y se montan este rollito liberal. Dios nos libre de gentuza como usted.

ISIDORO LAMAS INSUA dijo...

El poder de sus argumentos me asombra, anónimo. Me ha dejado temblando espetándome que soy un fascista. Uy, ay, ey...

Anónimo dijo...

29833691750427282 Earthrise Air Jordan Shoe
and GHD Hair Straighteners
and Replica Watch
and Replica Handbag
of Masthead DVD BoxSet Studios, where DVD BoxSets we read that DVD Box Set Earthrise is DVD TV Series scheduled for DVD Box Sets release DVD Box Sets For Sale for third Best DVD Box Sets quarter of 2010.

dfadf dijo...

Microsoft Office
Office 2010
Microsoft Office 2010
Office 2010 key
Office 2010 download
Office 2010 Professional
Microsoft outlook
Outlook 2010
Windows 7
Microsoft outlook 2010