lunes, julio 02, 2007

La fuerza como base del Derecho o contra la unidad de la ética


Toda persona que maneja leyes y conceptos jurídicos o vive en un estado de anales tranquilos tiene por tendencia la equiparación entre el derecho y la realidad del derecho. En la actualidad estas tendencias irresponsables se reproducen por doquier. Todo el mundo parece haber olvidado el fundamento mismo del derecho, el pilar fundamental.

Toda sociedad política degenera, en términos platónicos, desde la concepción religiosa y mítica del poder pasando a sostener una visión positiva del estado o la autoridad (el mero concepto de estado es un paso en dicha "positivización"). Las élites de los pueblos guerreros pasan de sostener la espada a desenrollar los pergaminos del derecho mientras los ejércitos que antaño dirigieran victoriosos en la guerra de unificación correspondiente se agostan en la inacción o la disolución. La diplomacia sustituye crecientemente a la espada: esto, que es lo que Gibbon llamaría decadencia, se puede asumir, se debe, como progreso. La verdadera decadencia procederá de la corrupción del poder y la correlativa corrupción de los ciudadanos, de la sociedad.

La sociedad "se enferma" cuando se entrega a concepciones erróneas o falsas de la realidad y abraza costumbres que conllevan su destrucción. Las motivaciones de este "suicidio agregado" son, por supuesto, diversas; pero no me resisto a esbozar lo que considero fundamental en el proceso.

Es sumamente dudoso que un ejército tribal y unificador tenga por objetivo el establecimiento de un estado de derecho o que se apoye en un deseo de la población en tal sentido. Las "justificaciones" vienen después de la matanza, no antes. Como apunté la concepción que lleve a la unificación tribal será por entero egoísta o religiosa puesto que en tal estadio social el hombre no se distingue del chimpancé en sus relaciones vecinales: se reproduce constantemente la agresión con o sin causa aparente (recordemos las "patrullas" asesinas de los chimpancés). Cualquier científico serio (sí, esos que no quedan bien en las noticias) nos confirmaría que el ser humano goza de matando a sus enemigos y que, como apuntaba, muchas veces mata a comunidades enteras guiado por impulsos confusos o no racionales. La tendencia del hombre hacia la cooperación, tan habitualmente exaltada por unos y por otros, se ve nublada por impulsos, que nunca desaparecen, hacia la agresión: interpretada como medio asequible de resolver disputas. Y son éstas las que conducen a la unificación de tribus y clanes: las disputas.

Si las disputas no tienen porqué tener sentido no necesariamente podrán ser resueltas pacíficamente, esto es: con sentido común. La permanencia de este "modelo" explica el que en nuestras ricas sociedades existan criminales y que algunas sociedades humanas sean, hoy, criminales. La explicación de la violencia y la agresividad no está en la pobreza puesto que hay sociedades extremada o medianamente pobres eminentemente pacíficos, habiendo otros no tan pobres o igual de pobres que son enormemente violentos y agresivos. La explicación de la violencia y la agresividad está en la naturaleza humana. Ergo la tendencia a las disputas está en la naturaleza humana y a mayor concentración de humanos, mayor violencia.

La forma de salvar las disputas con decreciente riesgo para la vida propia o en pro del vago concepto de "estabilidad" (en esencia: el impulso hacia el gobierno de dinastías u oligarquías) es a través del derecho. Por derecho podemos imaginar la deliberación más o menos razonable de los jefes (la famosa decisión salomónica) o un cuerpo más o menos desarrollado de tabúes. Este "derecho" no asegura la paz por sí mismo pero sí favorece el que las disputas subsiguientes se basen en reparaciones de agravios o reclamaciones colectivas sobre hechos concretos: se favorece, en definitiva, "una racionalización" de los conflictos de intereses. Así el hombre de armas pasa de perseguir el poder de forma instintiva o "desinteresada de justificación" a respaldarse en una concepción de justicia. En este proceso gradual del derecho se forjan las bases del igualitarismo y, por tanto, de la nación futura. La política ofrece, en este punto, un sendero entre la esfera moral del grupo hacia una mayor esfera moral basada en colectivos o territorios extensos. No sorprende este aserto a quienes conocemos las hazañas de Alejandro Magno y la campaña de liberación que supuso su guerra imperialista de agresión contra los políticamente atrasados persas.

Esto me lleva a pensar que en realidad la ética se expande a través de la política y el derecho se sostiene sobre el recuerdo de la guerra. El derecho como institución es, en cuanto a sus orígenes, un botín de guerra, el recuerdo de la agresión. La objección inmediata es: no, el derecho es fruto de contratos.

Esta objección tiene razón en cuanto se circunscriba a un área, alienada, del derecho (la civil y mercantil) pero comete un error fatal si considera que el inicio del derecho como abstracción no se fundamenta en un acto imperial, un acto de fuerza. Todo lo que dispongan los particulares cede ante la suprema razón del vencedor: que no es sino quien inicia la agresión y sale exitoso, no "el que tenga razón". Porque, en palabras de Ihering (romanista alemán): "La vida del derecho es lucha, una lucha de los pueblos, del poder del Estado, de los estamentos o clases, de los individuos". De tal forma, aún existiendo unos principios del derecho "descubiertos" gradualmente, la garantía última de que aquéllos no sean suprimidos o ultrajados por quiénes creen haber hallado los suyos propios (sobre una ética diferenciada, foránea e incompatible con la civilización: por ejemplo) es la lucha: de los pueblos, del poder del estado, de los estamentos, de los individuos: de todos. Así, "La teocracia hace de la blasfemia y de la idolatría un delito castigable con la muerte, mientras que en el traslado de límites no verá más que una simple contravención (derecho mosaico). El Estado que practica la agricultura, en cambio, castigará lo último con todo el furor, mientras que el blasfemo tendrá el castigo más benigno (derecho de la antigua Roma). El Estado comercial pondrá en primer lugar la falsificación de moneda y en general la falsificación, el Estado militar la insubordinación, la deserción, etc., el Estado absoluto el crimen de lesa majestad, la República la aspiración al reestablecimiento de la realeza, y todos emplearán en ese lugar una severidad que constituye una cruda oposición con el modo como persiguen otros delitos. En una palabra, la reacción del sentimiento del derecho de los Estados y los individuos es más violenta allí donde se sienten directamente amenazados en sus condiciones características de vida". Y es por eso que la defensa de la propiedad ha encontrado en occidente fundamento completo para una ideología y una forma de estado, es por eso que la propiedad no puede conformar más que UNA ética y el hecho de que la reputemos mejor que la surgida en otros lugares sólo puede ser un juicio ético de corte utilitario a menos que estemos dispuestos a considerar demonios a los extranjeros y a los bárbaros. Cosa ésta, que de hecho se realizó en su día. Pero... ¿defendemos la ética de la propiedad porque da un beneficio inmediato o por ser sencillamente "nuestro modo de vida"? El sentido común nos debe inclinar a aceptar la segunda opción: el hombre defiende su propiedad como defendería el "totem" de su teocracia y no exclusivamente por una "opción racional", se defiende un "orden bueno". Y llegamos con ello al meollo de la teoría de Ihering: "¿Qué tiene que ver con mi persona la cosa que es mía? -se oye decir a veces a algunos. Me sirve como medio de sostén de la vida, de ganancia, de disfrute; pero como no es un deber moral ir tras el dinero, tampoco vale la pena emprender un litigio por una bagatela, juicio que cuesta dinero y tiempo y perturba nuestro confort. El único motivo que me guía en la afirmación legal de la propiedad, es el mismo que me determina en la adquisición y empleo de la misma: mi interés -un proceso por lo mío y lo tuyo es un mero problema de interés." El derecho se constituye así en una institución de intereses y "todo pueblo está a merced de sí mismo, ningún poder superior se encarga de la afirmación de su derecho".

Una vez se constituye la sociedad política (consenso de intereses), proceso que no identifico para desgracia de algunos con grotescas ceremonias contractuales..., podemos hablar de derechos y no antes. ¿Por qué? Pues porque antes de esa articulación social hablar de derechos de las personas sería tan correcto como hablar de los derechos de los chimpancés. Sólo a través de la afirmación del derecho se ha conseguido acceder al actual orden y en tanto deje de ser afirmado por la moral social y por los poderes públicos... todo derecho será conculcado o destruído por los bárbaros o quiénes anden al acecho. Es por esto que no es poco lo que podemos esperar y exigir del poder público en la defensa del derecho y su afirmación. Allí donde un individuo calla por miedo y acepta el daño a su derecho se está dañando al derecho de todos. Por eso el "poder para la razón", el estado, debe ejecutar por aquél su derecho. Sólo así se evita la disolución del derecho, la corrupción de la moral y finalmente se avanza hacia la justicia. El individuo no puede abdicar en nombre de la justicia (reformularla), porque le excede, sino la sociedad política.

Los límites de la afirmación del derecho en un pasado eran ríos, valles y montañas. Hoy ya no existen, el ciudadano civilizado convive con los bárbaros y éstos "cazan" en sus calles. En estos días se aboga por la presunta alternativa al conflicto, a la afirmación del derecho: la rendición o el multiculturalismo, que son lo mismo. Popper, en "La sociedad abierta y sus enemigos", llegó a la conclusión de que el orden ético de una sociedad abierta debe ser preservado de sus enemigos mediante la proscripción y la guerra: no cabe tolerar a los intolerantes. ¡Pero claro! El término intolerante será aplicado siempre de forma interesada. ¡Pero más claro aún! Nuestro interés es nuestro. Podemos tener razón de acuerdo a la ciencia y desde un punto de vista "humanitarista", pero eso no es relevante para determinar nuestra bondad dado que desde cierto punto de vista (religioso o cual fuere) determinados principios éticos serán prescindibles o execrables. ¿Y acaso vamos a insinuar que la sinrazón fue alguna vez motivo de derrota de nación o ejército alguno? Sin intereses no hay derecho y en tanto los intereses pueden ser suprimidos podrá suprimirse el derecho y por tanto nuestra (o su) forma de vida. La coexistencia no es posible sin la tendencia a la asimilación y en tanto se presente hostilidad a la misma el hostil no podrá coexistir. Algunos debieran reírse menos al oír a Bin Laden afirmar que los occidentales somos bárbaros: tiene razón. Somos "sus" bárbaros y ellos son los nuestros. ¿Quién tiene mayor razón? Es irrelevante. ¿Quién debe vencer? Nosotros.

Pero si para la existencia del sistema tener la razón no es relevante sí lo es el que se cultive la razón para que no degenere. Porque es a través de la razón como el hombre occidental ha detenido el ciclo imperial. El que a partir de cierta medida un ejército se haga invencible y pueda con todos los demás (rendimientos de escala), como señalaba Kantor, ya no constituye una amenaza gracias a los ingenios de disuasión que nosotros hemos ideado (desde el rifle de cerrojo a la bomba atómica). Las grandes masas de bárbaros no son una amenaza para nuestros estados, tan bien armados no tienen necesidad de mantener en armas a un tercio de los hombres de la sociedad: con los problemas financieros y políticos que conlleva. Ya no habrá un Atila o un Gengis Khan que nos subyuguen directamente. Pero hay peligros en estos avances técnicos.

Mas por desgracia el hombre, tan ducho en idear ingenios de muerte también goza de una adaptabilidad superior: los bárbaros no son menos. Ahora el camino no es destruir el estado en un campo de batalla sino en las calles de sus ciudades, atacando la moral e integridad de la sociedad civil. Nuestra más inmediata supervivencia, por ejemplo, pasa por arrasar completamente los proyectos atómicos de los bárbaros y atar de cerca a los que ya los completasen. ¿Acaso alguien imagina el efecto económico y moral de una detonación nuclear en una gran ciudad occidental? Millones se rendirían completa e inmediatamente al que se revelase dispuesto a emplear armas nucleares ¿Cabe disuasión de los jihadistas? Los israelíes saben que por desgracia no mucha... En cuanto a la amenaza de nuestros bárbaros la respuesta no puede ser sino el ataque preventivo y la erradicación/reformulación forzada de su particular ética, esa que ha permitido el auge del actual islamofascismo. Contra los grupos como Al Qaeda y la eventualidad de que alguien les consiga artefactos nucleares... sólo cabe la prevención, no la disuasión.

Lidiar con estas cuestiones le hace a uno recordar, acaso más vívidamente, las palabras de Ihering y reprochar con mayor indignación a los pacifistas y anarquistas su vano fantasear y la traición última que supone a su propio modo de vida. Es por ello que debemos hoy recordar, más que nunca e igual que siempre, cuál es el verdadero fundamento de nuestro derecho: la fuerza. Si renunciamos a ella habríamos de hacerlo entre ángeles y no entre demonios.

El aceptar que la fuerza forma parte de nuestro entorno y existencia, de un modo u otro, nos hace prontos a resistir por no atarearnos en fantasiosas irrealidades de paz y realización automática del derecho. Es por ello que la nación que más hace por imponer NUESTRO modo de vida, y hacer que se respete, en el mundo existe una gran libertad de armas y de responsabilidad individual. El no tener salario asegurado o "seguridad exógena obligatoria" les hace más realistas que a aquéllos que, aún deseando la libertad de armas, viven en un mundo irreal de automatismos e inexistencia de lucha. Por eso les va mejor y por eso son NUESTRO imperio. ¿O acaso alguien duda de que es EEUU quien "hace a la ley legal" en el mundo? Antes que criticarlo, recordemos a Homero:

"Sé paciente y obedece
a pesar de lo que te quiero
si Júpiter su brazo extiende
sólo me resta apenarme
incapaz de defenderte.
¿Quién osaría acudir en tu ayuda
y levantar la mano contra el poderío de Júpiter?".

Sin sociedad política no hay derecho.

"
El dolor que experimenta el hombre por la lesión de su derecho, contiene la confesión instintiva, violentamente arrancada de lo que es el derecho, primeramente lo que es para él, para el individuo, pero inmediatamente también lo que es para la sociedad humana. En ese factor se manifiesta en forma de emoción, el sentimiento inmediato de la significación y de la esencia verdaderas del derecho más que durante largos años de disfrute tranquilo. El que no ha experimentado en sí mismo o en otros ese dolor, no sabe lo que es derecho, aún cuando tenga en la cabeza todo el Corpus Juris." Rudolf Von Ihering dixit.

Salud y libre comercio

14 comentarios:

eduardo dijo...

El derecho como institución es, en cuanto a sus orígenes, un botín de guerra, el recuerdo de la agresión.

Entonces, el derecho vendría a ser, dicho metafóricamente, un botín de guerra "robado" a los vencedores. Aunque también ocurre a la inversa; como cuando los pueblos "bárbaros", aunque ya conscientes de la superioridad del derecho romano, comenzaron por apropiárselo y a reproducir en su territorio la estructura política y jurídica del Imperio. A esa continuidad, primero entre los "bárbaros" y después entre los cristianos, debemos el derecho europeo.

El Estado que practica la agricultura, en cambio...

Efectivamente. Existen sociedades que consideran el robo de una gallina un "crímen horrendo"; todo depende de donde se ponga el límite de la supervivencia social. Nosotros (me refiero sobre todo a los europeos), en cambio, hemos decidido que ya no existen estos límites. Ya no hay crímenes horrendos. ¿Autoconfianza o irresponsabilidad?

eduardo dijo...

Por cierto, echarle un vistazo esto

Halcón maltés dijo...

La historia de la Humanidad es una historia de guerras y enfrentamientos.

P.S. Me da más miedo la explosión demográfica islámica que la bomba atómica iraní. Aunque puestos a combatirlos por algo hay que empezar...

Zhukov dijo...

Lo malo Isi de justificar cualquier cosa que hagan los gringos es que si sus acciones son inicuas tus racionalizaciones también lo son.

Sanzwich dijo...

Excelente artículo.

Un saludo.

Iván Moreno dijo...

¿Quién tiene mayor razón? Es irrelevante. ¿Quién debe vencer? Nosotros.

Por ser un pelín quisquilloso con tu genial artículo, voy a hacer una matización, aún entendiendo el significado último de tu mensaje. No creo que el tener razón sea irrelevante o no, sino que directamente es metafísiamente imposible tener razón en cuestiones que forman parte de las bases de argumentación, es decir de la voluntad individual (o del interés, como tú mencionas). Las bases de la actuación y de los principios, el interés, el gusto, no son racionales ya que no pueden derivarse lógicamente (pues obviamente dejarían de ser bases).

La razón se puede tener o no una vez se han aceptado unas bases comunes de partida. Si las bases políticas difieren y se confrontan (siendo irrenunciables), sólo queda la lucha armada, el aislamiento recíproco o la rendición. No hay diálogo posible.

Eso sí, si existen bases argumentales comunes la lucha armada puede ser aplazada o directamente sustituída por el diálogo.

Así, tener razón, en absoluto es irrelevante. Demostrar la invalidez de determinadas argumentaciones a partir de unas bases comunes, es tan válido o más, para la consecución del interés (en este caso común), que la victoria militar.

Siempre será necesario distinguir cuándo el diálogo puede ayudarnos (cuando existan bases comunes y un interlocutor suficientemente racional), y cuándo no es más que una manera de dar fuerza al rival. Pero es caer en el error eliminar la razón de la lucha, ya que muchas veces el interés, nuestra voluntad, no difiere del de aquel a quien nos enfrentamos. Tal vez sólo sea alguna falla argumental la que nos hace diferentes, y esa falla, en gran parte de los casos, puede ser subsanada.

Es más... si la razón fuera irrelevante... ¿qué pintas escribiendo en un blog?

Por lo demás, excelente artículo.

Un saludo

ISIDORO LAMAS INSUA dijo...

Señor Iván:

Escribo porque con mis comentarios y mi cultivo del razonamiento crítico contribuyo a la moral, una moral que impida precisamente el triunfo del relativismo que critico. Esta actitud es políticamente irrenunciable pero desde el punto de vista existencial del Derecho es irrelevante porque el Derecho como tal sólo se refiere a la victoria, la hegemonía: el control. Así la existencia del Derecho depende de la fuerza que ampara a la ética que coordina, y esa como individuo me sobrepasa. A través de la política debe de tratar de influírse en él: pero dicha influencia no tiene porqué consistir en algo razonable o algo "con razón". Precisamente una de las estrategias de la Segunda Guerra Fría es la de "secuestro del estado" (y sus políticas) por parte de guerrillas y grupos terroristas. Mediante tales tácticas la amenaza de la fuerza contra la población civil, acompañada del cultivo de la inseguridad, obtiene contrapartidas políticas frente a personajes como ZP (por poner un ejemplo) o gobiernos débiles o fallidos. Por eso, en último término, tener razones o "la razón" es irrelevante para la existencia del Derecho.

Gracias por su comentario.

Salud y libre comercio

Anónimo dijo...

Excelente artículo, aunque echo de menos que te detengas en los argumentos y no los des por evidentes.

En el fondo los ancaps y los progres comparten su visión optimista del ser humano. Se nota que ni han vivido en estado de naturaleza ni se pueden imaginar lo que es.

Como he dicho alguna vez, el gran logro de la civilización es al mismo tiempo el que la hace frágil: la existencia de generaciones y generaciones de personas que han nacido y crecido en estado de civilización y que se creen que el ser pacífico y civilizado es la esencia del ser humano, y la creencia de que el progreso material y moral es algo que se da por descontado.

Yo creo que no se puede ser liberal creyendose esa alucinación colectiva.

ISIDORO LAMAS INSUA dijo...

Creo que debe superarse la oposición entre el optimismo y el pesimismo, como si fuese una elección arbitraria y "filosófica". En realidad la ciencia nos revela que el hombre que dicen los ancaps no existe en absoluto o el que pergeña o desea el comunismo es un autómata imposible. Ni optimismo ni pesimismo: realismo.

De la negación de la ciencia y sus evidencias junto con su negación de la isonomía política yo concluyo, siguiendo a Popper en su definición, que los anarcocapitalistas son antiliberales: partidarios del oscurantismo, de la sociedad cerrada.

Tiene razón en que tal vez debiera desarrollar más el tema, pero ya me extiendo demasiado: no quiero torturar a mis lectores en demasía; no en vano muchos de ellos no disfrutan leyéndome xD.

Salud y libre comercio

judas dijo...

isidoro.

Un artículo muy interesante (y largo y denso).

Comprenderá usted que existen puntos que no comparto, como por ejemplo que los pacifistas, como yo, estemos traicionando nada. Yo no pienso dejar de ser pacifista porque os bárbaros de enfrente lo sean.
No es una cuestión de multiculturalidad ni de apaciguamiento, sino de ética y coherencia personal. No pienso cambiar mi forma de pensar en un tema tan importante como el valor de la vida humana para vencer en una guerra. Eso sería un cambio ad hoc.

Y sí, al renunciar a imponer mi ética aún creyendola superior soy totalmente consciente de que es más que probable que los bárbaros ganen.

Pero es que yo no creo en la Humanidad, en el sentido de que no tengo fe en que esté compuesta por personas racionales. En ese sentido, es probable que una sociedad bárbara sea mucho más "natural" (en relación al comportamiento nativo del hombre, que como usted dice es básicamente guerrero) que la actual.

Ojo, deja claro que eso no es lo que deseo. Simplemente estoy reconociendo lo que usted dice: que la razón se basa en la fuerza, pero que no estoy dispuesto a imponer mi razón por la fuerza aunque eso suponga que ganen los "malos".

Supongo que eso me convierte en derrotista. Yo prefiero pensar que tal vez la vida en otro lugar y en otro momento haya sido capaz de mezclar inteligencia y razón en el mismo organismo.

Señor anónimo, me temo que soy un progre que no encaja en su esquema. Es decir, su esquema no es válido.

Anónimo dijo...

Atención a parte de la entrevista que le hacen al de las "patrullas de chimpanchés" (¡lo que hay que leer, qué castigo¡):

P.- ¿Podríamos decir que algunos humanos tienen más de chimpancé que de bonobo, y viceversa?

R.- Yo creo que sí. Por ejemplo, en Estados Unidos se podría afirmar que los republicanos se asemejan más a los chimpancés y los demócratas a los bonobos, y quizás esto sea aplicable en general a grupos conservadores y progresistas en otros países. Se trata de dos tendencias que descubrimos en diferentes personas: algunos individuos son más igualitarios, amables y solidarios, mientras que otros están obsesionados con el poder, el territorio, la ley y el orden.

Anónimo dijo...

豆豆聊天室 aio交友愛情館 2008真情寫真 2009真情寫真 aa片免費看 捷克論壇 微風論壇 大眾論壇 plus論壇 080視訊聊天室 情色視訊交友90739 美女交友-成人聊天室 色情小說 做愛成人圖片區 豆豆色情聊天室 080豆豆聊天室 小辣妹影音交友網 台中情人聊天室 桃園星願聊天室 高雄網友聊天室 新中台灣聊天室 中部網友聊天室 嘉義之光聊天室 基隆海岸聊天室 中壢網友聊天室 南台灣聊天室 南部聊坊聊天室 台南不夜城聊天室 南部網友聊天室 屏東網友聊天室 台南網友聊天室 屏東聊坊聊天室 雲林網友聊天室 大學生BBS聊天室 網路學院聊天室 屏東夜語聊天室 孤男寡女聊天室 一網情深聊天室 心靈饗宴聊天室 流星花園聊天室 食色男女色情聊天室 真愛宣言交友聊天室 情人皇朝聊天室 上班族成人聊天室 上班族f1影音視訊聊天室 哈雷視訊聊天室 080影音視訊聊天室 38不夜城聊天室 援交聊天室080 080哈啦聊天室 台北已婚聊天室 已婚廣場聊天室 夢幻家族聊天室 摸摸扣扣同學會聊天室 520情色聊天室 QQ成人交友聊天室 免費視訊網愛聊天室 愛情公寓免費聊天室 拉子性愛聊天室 柔情網友聊天室 哈啦影音交友網 哈啦影音視訊聊天室 櫻井莉亞三點全露寫真集 123上班族聊天室 尋夢園上班族聊天室 成人聊天室上班族 080上班族聊天室 6k聊天室 粉紅豆豆聊天室 080豆豆聊天網 新豆豆聊天室 080聊天室 免費音樂試聽 流行音樂試聽 免費aa片試看免費a長片線上看 色情貼影片 免費a長片 本土成人貼圖站 大台灣情色網 台灣男人幫論壇 A圖網 嘟嘟成人電影網 火辣春夢貼圖網 情色貼圖俱樂部 台灣成人電影 絲襪美腿樂園 18美女貼圖區 柔情聊天網 707網愛聊天室聯盟 台北69色情貼圖區 38女孩情色網 台灣映像館 波波成人情色網站 美女成人貼圖區 無碼貼圖力量 色妹妹性愛貼圖區 日本女優貼圖網 日本美少女貼圖區 亞洲風暴情色貼圖網 哈啦聊天室 美少女自拍貼圖 辣妹成人情色網 台北女孩情色網 辣手貼圖情色網 AV無碼女優影片 男女情色寫真貼圖 a片天使俱樂部 萍水相逢遊戲區 平水相逢遊戲區 免費視訊交友90739 免費視訊聊天 辣妹視訊 - 影音聊天網 080視訊聊天室 日本美女肛交 美女工廠貼圖區 百分百貼圖區 亞洲成人電影情色網 台灣本土自拍貼圖網 麻辣貼圖情色網 好色客成人圖片貼圖區 711成人AV貼圖區 台灣美女貼圖區 筱萱成人論壇 咪咪情色貼圖區 momokoko同學會視訊 kk272視訊 情色文學小站 成人情色貼圖區 嘟嘟成人網 嘟嘟情人色網 - 貼圖區 免費色情a片下載 台灣情色論壇 成人影片分享 免費視訊聊天區 微風 成人 論壇 kiss文學區 taiwankiss文學區

eda dijo...

101煙火,煙火批發,煙火工廠,製造浪漫煙火小舖,101煙火,煙火小舖,煙火,衣蝶,衣蝶,情趣用品,情趣用品,情趣商品,情趣,情趣,衣蝶情趣精品百貨,衣蝶情趣精品百貨,情趣用品衣蝶,情趣用品衣蝶,煙火批發,情趣禮品,成人用品,情趣內衣,情趣精品,情趣商品,單身戀人圖影區,情趣用品,情趣用品,情趣,情趣,真愛密碼情趣用品,真愛密碼,真愛密碼,真愛密碼情趣用品,情趣用品真愛密碼,情趣用品真愛密碼,

Anónimo dijo...

徵信社|徵信|徵信社|徵信|徵信社|徵信|徵信社|徵信|徵信社|徵信|徵信社|徵信|徵信社|徵信|徵信社|徵信|徵信社|徵信|徵信社|徵信|徵信社|徵信|徵信社|徵信|徵信社|徵信|徵信社|徵信|徵信社|徵信|徵信社|徵信|徵信社|徵信|徵信社|徵信|徵信社|徵信|徵信社|徵信|徵信社|徵信|徵信社|徵信|