jueves, junio 22, 2006

¿Rallo a raya?; respuesta sobre el debate de Defensa Nacional. (2ª Parte)

Ahí va la segunda parte de mi tríplica de la tríplica... Espero que resulte legible, son muchas páginas. Gracias a los interesados.


Y dime, ¿cuál es el árbitro último entre el Estado y la sociedad? ¿Quién ejecuta el contrato social, si tanto uno como otro son partes del mismo? ¿Nombramos a un tercer Estado que haga de árbitro? ¿Y quién ejecuta ese nuevo contrato de mandato? De nuevo, Isidoro asume que el Estado actuará como un buen árbitro último porque sí.

¿Quién habla de árbitros entre estados? Los estados pueden llegar a acuerdos entre sí y, por supuesto, hacerlos respetar en sus territorios respectivos, pero no necesitan de árbitros: basta la disuasión en lo atinente al derecho internacional básico, el ius cogens (No obstante existe un Tribunal Internacional de Arbitraje). Si son los individuos de todo el planeta los que llegan a acuerdos, en un no-estado mundial, ¿quién hace respetar los acuerdos? Aquí si hace falta un árbitro. Si los estados tienen acuerdos básicos sobre la convivencia como la prohibición del genocidio, por ejemplo, ¿qué se hará? Puede haber una guerra, seguramente la habrá. Pero UNA guerra. En el no-estado mundial ancap acabará habiendo guerra a causa de todo acuerdo no respetado por parte de los que se consideren a sí mismos como fuertes. En esas disputas no habría árbitro posible sino, en último término, un sistema monopolístico o monopolítico, establecido por quiénes ejerciesen o pudiesen ejercer la violencia., y que suministraría dicho arbitraje: mejor o peor, pero arbitraje.

“¿quién disuade internamente al Estado para que no se totalitarice? Déjame adivinar, ¿una población totalmente desarmada y sin ninguna forma organizada de defensa? ¿No es ese el escenario en el que tú y los estatistas pronosticáis una victoria inexorable de los Estados extranjeros sobre las sociedades anarquistas? Entonces, ¿qué impide que tu Estado mínimo incumpla su Constitución y expolie de la manera más brutal a unos individuos totalmente indefensos habida cuenta de su monopolio de la compulsión? Sólo tu fe lo impide.”

Democracia. Si una mayoría suficiente para subvertir el estado está de acuerdo con el socialismo... nada se puede hacer. Las ideas del pueblo son importantes, ningún sistema puede ser ajeno a la voluntad de la mayoría de las personas: es un hecho. Nada puede evitar las revoluciones en un estado pese a que históricamente sepamos que actualmente es mucho menos probable. Uno de los ejes de esta discusión es que precisamente el no-estado mundial sería una realidad revolucionaria, todos los días. Que un estado mínimo o constitucional es menos estable o igual de estable que el no-estado ancap... sólo se puede afirmar desde un marco conceptual premeditadamente torcido en el que nada es y todo fluye: cinismo. Pero vamos, no debemos olvidar que hablamos de quiénes no dudan en poner a la misma altura, gracias a sus obtusos apriorismos, a fascismos y democracias.

Y esta defensa las compañías la consiguen a través de militares, especialistas, estrategas y generales. La diferencia es que no imponen a toda la sociedad un cuadro de mandos que bien podría ser torpe, ineficiente o que no se ajustara a la provisión de seguridad.”

Bueno es que Rallo conceda cierta vigencia al arte de la guerra (cosa que no hacía, por mucho que nos hable ahora de información, en su anterior post: en el que en la guerra todo eran “deseos a satisfacer” de los consumidores de violencia protectora). Las empresas no imponen un mal modelo estratégico, como podrían los estados, sino que simplemente no lo pueden establecer. ¿Por qué no pueden? Pues porque no hay un ejército sino un montón de mesnadas que, una vez aliadas, podrían conformar un ejército. Lo malo es que como todo ejército tiene mandos, quienes mandasen ese ejército acabarían tomando el control al gozar del monopolio de la fuerza organizada. ¿Se imaginan qué lobbies surgirían para encauzar ese poder?

Ya sé que no defiendes una dictadura permanente, ya que hasta el momento tu ingenuo modelo es el minarquismo. Sólo digo que tus argumentos nos abocan hacia el totalitarismo.”

Gracias de nuevo, Rallo, por concederme el no ser un furibundo partidario de la dictadura. En cualquier caso que me llames “partidario de un ingenuo modelo” desde tu anarquismo... pues permíteme esbozar una pequeña sonrisa.

Podrás responder que una vez finalizada la guerra, el Estado volverá a ser mínimo. Bien, esto es pura fe.”

La guerra, como ya he dicho, es un proceso destructivo (no productivo) que conduce directamente al socialismo. Nadie puede asegurar que el estado mínimo lo sea inmediatamente acabe la guerra, pero desde luego no será un estado totalitario como inevitablemente lo sería, en el sentido de que patrocinaría todo el programa de la sociedad cerrada, un trust no sujeto a norma alguna y por tanto con ínfulas de estado absoluto. Norma y no-norma vinculante es una diferencia que se insiste en despreciar pero que en absoluto es baladí.

En cambio, Isidoro sí fundamenta su defensa del Estado mínimo en la posibilidad de que el Estado degenere en dictadura y luego vuelva a su situación mínima. ¿Es esto serio y creíble? No niego que pueda suceder, pero no tiene por qué suceder y, de hecho, no es la situación para la que existen más incentivos.

Toda agrupación política se vuelve algo dictatorial en una guerra para suprimir a traidores y espías e imponer levas en estados de necesidad. Por dictadura yo entiendo un gobierno que a base de decretos pueda disponer de las fuerzas nacionales para la defensa: y eso lo hacen todos los gobiernos en guerra. La vuelta a la normalidad una vez acabada la confrontación es patente en verdaderas democracias, otra cosa es que las opiniones del pueblo se vuelvan hacia el socialismo o el nacionalismo tras dicha guerra: eso trasciende a todo sistema. Como oposición a eso plantear el no-sistema... Un no-sistema cuya pervivencia dependiese de la no-existencia organizada de personas ideológicamente activas en lo erróneo o simplemente bandidos con ínfulas imperiales... no es ni tan serio como se pretende ni tampoco es muy halagüeño. Respecto a los “incentivos” de políticos y empresarios privados me remito a la primera parte de esta ya larga, larguísima, intervención.

Toda crisis es aprovechada por Leviatán para medrar

Exacto, toda guerra lleva al socialismo. ¿Quién decía eso...? ¿Yo? El problema es que el no-sistema ancap es exactamente crisis, es exactamente guerra. Los ancaps, como las ranas de la charca, se mofan del viejo rey leño: el malvado estado, y claman por otro “rey”, por otro sistema más eficiente y bueno. Que no se sorprendan ellos si Zeus les enviara un rayo como nuevo sistema y acabasen todos fulminados. Esopo es intemporal.

Desde luego nadie puede afirmar o negar que los consumidores estarían dispuestos a pagar por él, ya que desconocemos su utilidad (aunque Isidoro parece que sí; lástima que no hubiera nacido cuando los planificadores socialistas de la URSS eran incapaces de saber qué querían los consumidores), pero si hoy la gente YA está pagando un ejército permanente en tiempos de paz y no se levanta indignada contra el Estado, será porque no les importa demasiado, ¿no?

Desde luego nadie puede demostrar científicamente nada en las ciencias sociales. En dicho escepticismo se pueden emboscar los comunistas y, a su modo, los ancaps. pero la falta de visión estratégica y recursos de los ciudadanos así como de las imaginarias agencias de seguridad, ya argüida, hacen imperativa la coacción para la reunión de recursos y la utilización de estrategias coherentes. Por otra parte, esa tonadilla de: “la gente no se rebela contra la existencia de un ejército estatal permanente, eso es porque lo quiere”, es pura tontería. Somete en plena paz a referendo la existencia del ejército permanente en oposición a un programa de reinserción de drogadictos y el resultado sería abrumador en el sentido que todos sabemos. La gente no aprecia los peligros en la paz porque sólo pueden actuar libre y optimistamente con la ficción de la paz. Subestimar la ficción de la paz es tanto como subestimar a un rival: conduce a la parálisis y a la derrota de toda nación. Es curioso recordar, en ese sentido, la actitud del alcalde de la ciudad costera en la película “Tiburón”; negar la realidad de la amenaza ante el miedo de que se acabase el turismo, el negocio.

Insistes, Rallo, en no diferenciar el negocio de la extorsión, por lo que tu sugerencia acerca de mi posición de “iluminado que ya quisieran los soviéticos” es meramente insultante, en absoluto algo realista o riguroso.

PASO AHORA A COMENTAR la segunda parte de este post con tanta vocación de ser incomentable. Y digo incomentable ya que esta segunda parte es, en buena medida, un montón de paja destinado a alargar la invectiva en fomento de su pretendida invulnerabilidad al comentario. Vamos allá.

¿Qué pasa con los generales?: “De acuerdo, pero olvidas de que en una empresa de nueva creación que integre o sea propiedad de diversas empresas de seguridad sí tiene una unidad de mandos. Toda empresa de nueva creación lo tiene, y por tanto éste no es el caso a tratar.” De acuerdo, pero olvidas que está en juego todo el material y todo el personal de las diversas empresas. No hablamos de colaborar en el diseño de un nuevo tipo de bombilla sino de colaborar en una guerra. Todos querrán liderar sus tropas, por ridículas que sean éstas en el monto total. El problema de los mandos no es ya una especulación, es de sentido común. Ese grado de acuerdo, ceder tus tropas y equipos, es sólo imaginable desde la compensación económica o la coacción; como hablamos de una guerra lo más probable sería lo segundo, ergo, tendríamos el estado-directorio garantizado. La supervivencia vence frente a todo derecho.

La posibilidad que yo expliqué no fue que distintas empresas de defensa formaran una supermepresa de defensa, sino que distintas empresas de seguridad formaran una supermepresa de defensa. Por tanto, generales para capturar rateros pocos. Y aunque ese fuera el caso, siempre es posible contratar a nuevos generales que se ocupen específicamente del ámbito militar y no de la seguridad común.

Repito, para que no quepan dudas: si creas una nueva empresa, se genera una unidad de mandos NUEVA e INDEPENDIENTE a la que pudiera existir en las otras empresas. Pero es que, tal y como lo expliqué yo, las otras empresas son de seguridad común, no de defensa, y por tanto no hay mandos militares en ellas.”

Las milicias que se generarían en torno a fuerzas de policía o defensa vecinal no serían automáticamente un ejército porque lo diga Rallo. Pecando de empirista recordaré que la historia está cuajada de ejemplos acerca del nulo valor de fuerzas policíacas utilizadas militarmente, por otra parte resulta harto evidente, y parece ridículo el modo en que Rallo trata pasar por encima, que los mandos existentes en las empresas de seguridad (que son en cierto grado paramilitares en su jerarquía), la jerarquía generaría problemas en la fusión de “activos” para la defensa nacional toda vez que el debate acerca de cómo y dónde enfrentarse al enemigo estaría abierto por completo. La “unidad nueva” sólo es pensable desde el acuerdo de las agencias de seguridad acerca de aquélla; ¿y no era eso y no otra cosa lo que yo planteaba como problemático? Los cuadros y jefes ya existirían, nombrar a otros al margen de toda coacción sería tarea tan impracticable como la de los galos que fueron incapaces de nombrar a un jefe de expedición en ayuda de un Vercingétorix asediado en Alesia por Julio César por considerarse todos igualmente aptos. En ese caso histórico acabó por “amañarse” un mando rotativo, de turnos, entre los jefes galos; en dicho sistema las órdenes del que manda hoy pueden ser contradichas por las del que manda mañana, un horror estratégico que frente a un mando único de una persona versada en estrategia (no necesariamente genial) acabaría en la total derrota del ejército de mando rotativo (casi, casi, fuesen cuales fuesen sus efectivos; como demuestra Clausewitz en “De la guerra” o el celebérrimo Rommel en “La infantería ataca”).

Pero vamos a ver, ese conglomerado preexiste a la guerra. Es una creación empresarial para prevenir un ataque y defenderse. Eso es seguridad. No la respuesta improvisada a un ataque ya en curso.

¿Resulta que ahora habría uno de aceptar que existiría un ejército permanente en un entorno de pura anarquía como base de la discusión? Tramposín...

“Si tu casa no tiene contratada una compañía de defensa, cualquier Estado extranjero tu puede subyugar con la simple amenaza de lanzarte desde mil kilómetros de distancia un misil. Sin una compañía de defensa contratada esa amenaza es totalmente creíble, ya que la empresa atacante no se enfrentaría con nadie en caso de agresión. Así mismo, ninguna empresa prestaría ningún servicio de restitución a la gente que no fuera cliente suyo en caso de una guerra. Por tanto, no tener contratada una compañía de defensa incrementaría enormemente los riesgos. El miedo sigue siendo uno de los mecanismos para proveer la defensa.”

En primer lugar: tu concepción acerca de la motivación de una agresión y de los efectos colaterales de dicha manifestación violenta roza lo paranoico-lúdico. ¿“Subyugar” qué significa en tu jerga? ¿Es creíble una amenaza de lanzamiento de misil desde “mil kilómetros” al no asegurado? ¿Bajo que razón o causa? En fin... Pese a la maravilla de las armas inteligentes, los hombres, tontos ellos, tienden a una cierta comunidad con los demás y suelen ver como una amenaza contra sí mismos, por asegurados que estén, el que agredan o amenacen a su vecino. Ese tipo de comunitarismo tan básico es la raíz misma del porqué el free rider es insoslayable en el modelo ancap, se pongan como se pongan algunos. Asimismo “la amenaza” de un estado pícaro y bombardero roza lo ectoplásmico: no es incentivo.

Pero aun en el caso en que fuera así, es decir, que eficiencia se correspondería con inmoralidad, existirían unas enormes oportunidades de beneficios para todas aquellas empresas que fueran a la vez eficientes y morales. Los clientes se trasladarían a ellas y acabarían descapitalizando a las restantes.”

Siempre y cuando la búsqueda de moralidad sea inherente al hombre (cosa que deberías demostrar) y siempre y cuando dicha búsqueda no superase unos costes determinados, obviamente, no sólo por la propia percepción sino por las acciones de otros que, en ausencia de igualdad ante la ley, estarían respaldadas por unas agencias de seguridad que como ya he dicho estarían más celosas del cuidado de sus clientes que de abstracciones jurídicas sin tutela policial alguna.

Pero es que además dudo de que muy pocos liberales, ante un ataque nazi, se echaran a los brazos de una compañía de seguridad dirigida por Stalin, aun cuando fuera la más eficiente. Más que nada porque podrían esperar que después de Hitler, ellos serían el siguiente objetivo.”

Si Stalin promete masacrar al enemigo no pocos de esos liberales (en realidad, ancaps) le contratarían entusiastas. Stalin, desconocido en ese momento, pediría una mayor colaboración entre empresas y todos convendrían en ello; los que no... ¿qué se haría con esos? El pensamiento ancap, al negar la nación se ve obligado a despreciar la muy espiritual “institución” que representa el TRAIDOR en toda sociedad. Entonces Stalin, empresario de defensa de éxito imaginemos, se convertiría en dictador del país por ser dominus et deus del trust; no sujeto a norma alguna, como ya explicamos.

Rallo pasa a opinar acerca de mi aserto de que la competencia entre agencias de seguridad genera un ciclo violento: “Se trata de un nuevo argumento disparatado. Cada cliente necesariamente contrata con su empresa de acuerdo con unos términos contractuales que contendrían excepciones al deber de protección de la empresa. Así, las empresas podrían negarse a defender a un cliente suyo que matara a otra persona.

Esto es así por un motivo muy sencillo: si yo cliente de la compañía de seguridad A mato a mi vecino, cliente de la compañía de seguridad B, ésta última pretenderá vengar la muerte de su cliente, con lo que yo exigiré protección a mi compañía, de modo que la guerra entre ambas devendría inevitable.

De la misma manera que las pólizas de los coches no cubren los accidentes que genere deliberadamente el conductor, a las compañías no les interesa resolver militarmente todas las controversias que generen sus clientes, ya que ello daría lugar a un moral hazard tremendo que elevaría los costes de una manera exagerada. De ahí que se coloquen excepciones al deber de defensa de la empresa.”

Preteres por completo la situación en la cual las empresas de defensa dejan de pensar como lo haría el dueño de un ultramarinos (no me cansaré de diferenciar el producto que se oferta en este tema del de otros) y las condiciones del mercado en las que se basa la paz y la general soberanía del consumidor. En ausencia de orden; el ventajismo, la trampa y el daño a otros serían un negocio más, pero que abarcaría a mucha más gente que en su manifestación clandestina (mafia). Es tan sencillo como lo que sigue: si todos pueden tomar ventajas sobre los otros y esto no está expresamente prohibido dichas ventajas se proveerán a todo el que aspire a ellas, y siendo ello normal en todo mercado hay que hacer notar que dichas ventajas versarían sobre aspectos políticos, esto es: el problema del innato gusto por reducir a la servidumbre al prójimo o rival de algunas personas que viven más allá de los márgenes impuestos por la lógica ralliana. Dependemos de la ética (ancap, además) de todos y cada uno para que no haya enfrentamientos, ¿es esto estable? ¿es, incluso, pensable?

Hablas Rallo de los costes de las agencias, bien, ¿y que te parece si te digo que los costes bien podrían importarles poco? ¿Modo de que ello suceda? Ser estado. Tú no defenderías el que un estado sea responsable del gasto o que no despilfarre, se lo puede permitir: no obra de distinta manera quien tiene la soberanía, que es el peculiar “producto” que se provee en nuestro caso. Hablas también de “clientes peligrosos”, pero el problema no es por el cliente (partes erróneamente de la soberanía del consumidor) sino por el puro uso de la fuerza. El cliente no va a ser un hombre aislado que presente su demanda de utilizar violencia contra otro y si lo es resulta claro que difícilmente en algo relacionado con violencia espere tener éxito. Cuando muchos “clientes”, que es lo habitual, desean que la fuerza se ejerza en una dirección el conflicto está simplemente garantizado. Muchos pueden considerar correcto discriminar físicamente a determinados grupos o, llegado el caso eliminarlos; una elección presuntamente absurda pero a la vista está que posible. Aunque claro está que dichas políticas, al ser respaldadas por un grupo consistente de clientes, haría tiempo que ya habrían producido, por la mera aspiración a ellas, una tensión muy “estatista”: violencia organizada.

La adhesión con una determinada política de las agencias de defensa, dada la naturaleza del “producto”, no sería una simple “confianza en la marca” sino más bien un pseudo-vasallaje de los “clientes” con una determinada agencia o una determinada política de agencia (las agencias pueden cambiar como puede cambiar un gobierno). Si se mueve, si se arrastra y si ladra como perro... es perro, por mucho que le llames de otro modo. Lo que tú llamas “praxeología de la violencia” o lo que otros llamamos elección pública ha reflexionado sobre estos temas, y una y otra vez aflora la misma conclusión: el territorio acaba relacionándose con una estructura coactiva característica de una manera espontánea. Pueden haber más matices, gracias a la educación, pero está claro que en toda comunidad humana existen líneas de pensamiento y no pocas veces dichas líneas son abiertamente proviolentas: si el estado abandona sus funciones, si el estado se evapora, si su fortaleza se abandona, otros conquistadores, otros ejércitos la ocuparán. Es el ciclo de la violencia o los ciclos imperiales o migratorios: siempre hay alguien que extorsiona legalmente, y lo hace con el beneplácito de la sociedad; puedes considerarlo una elección pública estúpida, pero es un hecho. Puedes cambiar de teorías pero no puedes cambiar al hombre.

Del mismo modo, una empresa que se negara a aceptar una sentencia dictada por un tribunal con enorme prestigio o por un tribunal que tuviera a priori el derecho a resolver en virtud de un convenio entre ambas empresas, sufriría una merma en su credibilidad frente al resto de empresas (ya que habría roto su palabra).

El árbitro y su arbitraje no vinculan a aquéllos que no quieren someterse a éstos. Si, como decimos, los consumidores buscan la empresa que más drástica y por tanto más rápidamente resuelvan sus problemas (que pueden ser, además, colectivos) no va a haber árbitro que valga. Lo que tú estableces como descrédito de la compañía por rechazar una sentencia de un “prestigioso tribunal” bien podría ser para los asegurados por la empresa agresiva como una muestra de su agresividad y, por ende, una muestra más de su eficiencia intimidatoria. No se pueden oponer mecanismos consensuales a los agresores, es un sencillo disparate. A los agresores y quiénes les patrocinan, que muchas veces no son pocos por desgracia, sólo se les puede oponer violencia dado que es lo único que respetan. Cuando alguien es de naturaleza medrosa, como cualquiera con un patrimonio que defender, buscará, siempre que no haya un instrumento coactivo, la componenda con el agresor minimizando imaginativamente el peligro real de éste o sobornándole. La delincuencia, el atraco, es un buen negocio, y sin una policía todos los que no sean capaces de ejercer una efectiva autotutela serán reducidos a la nada. Los que sin embargo si puedan autotutelarse, ante la evidente e imparable expansión de los imperios delictivos que sigue a su total impunidad, tendrán muchos incentivos a pasar también ellos a ser bandidos o acabarán por asociarse y entrar en lucha en esta guerra de todos contra todos que estamos analizando por una única finalidad: sobrevivir.

Lo curioso de Isidoro es que niega cualquier posibilidad de que las empresas colaboren para servir al consumidor (recordemos que según él son incapaces de distinguir entre amigos y enemigos o de aceptar el dictamen de un tribunal de arbitraje) y, en cambio, siempre tienen la puerta abierta para hacer el mal.”

Hay una diferencia palpable entre los efectos de la cooperación y los efectos de la agresión. Qué duda cabe de que la primera es maravillosa en contraste con la segunda pero... ¿cuánto se tarda en construir una casa y cuánto se tarda en destruírla? La diferencia existe. Tú pretendes que aceptemos el no-orden ancap en base a que podría constituir un equilibrio perfecto ajeno a toda coerción organizada verticalmente (ya sabemos cómo te gusta la coerción horizontal gangsteril de “si no nos contratas tú verás”) pero no estás dispuesto a aceptar el desastre en que ello devendría ante el más ligero desajuste. Yo sostengo, como resulta evidente, el que en un entorno de no-orden el bandidaje se convertiría en un negocio no sólo lucrativo, que ya lo es, sino en uno de los principales negocios. Resístete cuánto quieras a aceptar la naturaleza de la violencia, pero creo que muchos encuentran, como yo, simplemente evidente el que cuando alguien tiene la fuerza de su parte, sin coerción alguna de policía, podría generar su propia demanda de seguridad mediante la amenaza o la creación de paranoia colectiva a la que tiene acceso todo ente que administre violencia. Esas amenazas son posibles y se dan en los estados, pero el equilibrio entre éstos junto con los mecanismos políticos y judiciales de control del poder las limitan: ¿cómo sería sin limitación alguna? Es sencillo: con la fuerza... ¿por qué dialogar? Las empresas de seguridad no sólo tienen la puerta abierta para hacer el mal sino que sus clientes pueden pedir el mal y a diferencia de un estado aquí el problema no es político sino aparentemente logístico; no puedo dejar de insistir en que en este disparatado modelo ancap no existe, a la postre, ética alguna ya que asistimos, escuchando a Rallo, a argumentaciones no ya pragmáticas (tema de la compulsión de los gorrones) sino crueles, despóticas e, desde mi ingenuo modelo, inhumanas.

Lo cierto es que las empresas, con más razón que los Estados, sí pueden llegar a un equilibrio pacífico de acuerdo con su fuerza. Ya no sólo por las ADM que también sirven para disuadirlos, como ya hemos visto, sino por lo siguiente.”

¿Las empresas de venta de frutos secos? ¿O hablamos de esas empresas que suministran coerción, soberanía? Producto diferente, producto diferente, producto diferente. A lo mejor el mantra funciona mejor que el razonamiento...

Los Estados, como también dije, trasladan los costes de la guerra a la población; las empresas padecen ellas mismas ese coste. Si quieres limitar la posibilidad de la guerra, has de vincular su coste a su acción. Si lo desvinculas, tenemos un free lunch; los políticos pueden gastar tanto como quieran en una guerra, sin que ello les perjudique demasiado personalmente.”

La guerra estatista indefinida es un imposible; los pueblos, incluso los más atrasados, han derribado siempre y derribarán a todo gobierno que les empuje a una guerra sin sentido y de desgaste sin fin. La guerra entre bandas y mesnadas mafiosas, como sabemos, es en cambio inacabable. Los estados son ajenos a costes pero las empresas de defensa, finalmente, también lo serían por su simple asociación a colectivos de individuos que piden una determinada cartera de agresiones o puniciones que serían vasallos de facto de esas empresas inflexibles a las que acabarán confiando su lealtad. Producto diferente, producto diferente, producto diferente...

Pero además, ¿por qué Isidoro asume que los Estados tienen convicciones morales y las empresas no? Estamos ante un argumento tan pueril, antiliberal y desencaminado, que da pena mencionarlo.”

Que no te dé tanta pena Rallo. Por lo ya expuesto en la primera parte del post referido a políticos y empresarios yo concluyo que los políticos pueden tomarse la libertad de guiarse por convicciones morales, un empresario que se vea compelido a vigilar costes se verá abocado a la negación sistemática de las amenazas disolutivas de su negocio y ante los elevados costes de enfrentarse a un agresor organizado (estado o aspirantes a estado) optará por negociar antes que por luchar. Yo encuentro esto una posibilidad muy razonable y en absoluto pueril. Tú mismo evidencias, como he dicho, que en tu no-orden mundial no hay lugar para excesiva ética.

Una empresa tiene las mismas razones para ser tan moral como pudiera llegarlo a ser un Estado, y una adicional: que se basa en la voluntariedad con sus clientes. La empresa no impone nada por la fuerza ni pretende manejar todos los aspectos de la vida de los individuos

Las mismas no; ¿qué valores morales puede sostener quién se preocupa de la estabilidad de una empresa? La guerra, incluso la defensiva, es simplemente ruinosa y cualquier economista al que le diese alergia la política y fuese partícipe del indiferentismo suicida del ancap medio optaría por patrocinar el derrotismo antes que defender a absolutamente nadie de una manera efectiva: así de simple. Asimismo, eso de que la empresa no impone nada por la fuerza... basta fijarse en los operadores de conexiones telefónicas y sus intentos reiterados de llevar a cabo delitos-masa, la ley es necesaria. Sin ley, sin estado, el que provee seguridad se convierte en extorsionador porque es el mejor negocio, ¿sencillo, no? Y puestos a extorsionar... ¿por qué no dirigir la vida de tus vasallos? Oh sí, la empresa puede aspirar a controlar a su clientela, como no, y si no le detienen a controlar todo lo que pueda “roturar” frente a otras empresas que harían lo mismo.

De nuevo estamos ante opiniones totalmente arbitrarias y de tertulia de café por parte de Isidoro. “Pues yo creo que pasaría esto”. “Ah muy bien, ¿y las pruebas?” “Hombre… parece evidente, ¿para qué demostrarlo?”. Sin ningún problema, el iracundo se pone a hacer de Rappel, predice catástrofes que ni los ecologistas, y se queda tan ancho.

¿Pruebas? Dame pruebas de alguna ley económica y yo te daré pruebas empíricas de la anarquía ancap. Tan imposible es lo primero como lo segundo. Pero si a pruebas llamas el mero razonar, creo estar siendo bastante razonable al margen de que esté en desacuerdo contigo: astronauta ancap y gurú de la verdad absoluta de quiénes adoran el no-estado.

La paz no es posible entre empresas porque revertiríamos el proceso de evolución y ello implica necesariamente volver a Hitler. Por la misma razón, podríamos revertirlo un poco más y volver al s. XIX, pero vamos, esta intentona cuasi marxista de dilucidar el curso de la historia no tiene base alguna.

No “reverteríamos el proceso de evolución”, evolucionaríamos, que duda cabe, hacia un mundo parecido al pasado. Un mundo de agresión en el que nadie estaría seguro de nada porque los no-colaboradores, los antisociales, organizados además, camparían a sus anchas haciendo imposible la convivencia. Eso es el desorden, la anarquía. No digo que volvamos a los tiempos de Hitler como oráculo sino como observador. Hitler, como cualquier otro conquistador megalomaníaco, y sus huestes no encontrarían problema de meter en cintura una sociedad anarquista. Este peligro, la imposible defensa de la agrupación anarquista frente a la estatista (tema de la conversación), es tan ineludible que sólo lo puedes negar hablando utópicamente: como si el no-estado mundial hiciese, por definición, impensable al agresor organizado (como no dejas de sugerir) a través de un aparentemente sencillo equilibrio económico asegurado por los costes de la agresión (costes interpretados, intencionadamente, desde la óptica del vendedor de coches y no del señor de la guerra), unos enérgicos y angélicos banqueros o una improbable coacción de los anarquistas “extranjeros”.

Los anarcocapitalistas no pretenden reiniciar nada, sino modificar lo que está en curso. No pretenden sustituir una ideología que cada vez más juzga las agresiones imperiales intolerables, sino extenderla más y hacerla consecuente. No pretende involucionar, sino cambiar el rumbo de la evolución. No pretenden planificar la sociedad, sino hacer ver a cada individuo que tiene derecho a planificarse su vida.”

Los anarcocapitalistas, desde su intransigente modelo, no pretenden reiniciar el proceso político, faltaría más, lo que pasa es que a mi sus intenciones, como la de los comunistas, me son indiferentes: lo que importa es alcanzar a ver los resultados que se derivarían de su, verdaderamente, ingenuo concepto del equilibrio político (digo ingenuo por no decir inexistente). Los ancaps no pretenden “modificar” lo que está en curso, como te dije eso lo pretenden acaso los ingenuos minarquistas como yo, sino que literalmente se meten en su agujero ideológico para reírse del mundo. Los ancaps, como todo anarquista, serían incapaces de modificar nada: son un grupo destinado a patrocinar la destrucción de todo orden desde el desorden, algo imposible sin tomar responsabilidades, precisamente, de orden.

En lo referente a eso de “derecho a planificarse su vida” esgrimido como tabú, rozas el solipsismo. El sujeto se haya condicionado por quiénes le rodean: es innegable. La planificación de la propia vida puede ser vista como errónea desde determinado punto de vista; cuando dicho reproche es mayoritario éste se convierte en ley. Ningún sistema puede ser ajeno a los individuos que lo conforman y la libertad de los unos en la planificación de sus vidas puede significar la subyugación de otros. La anarquía no debería ser vista como un fin en si misma, como cualquier “medio” social, y, al negar todos sus muy evidentes defectos (principalmente que bajo ésta la extorsión sería un negocio pistonudo), eso es precisamente lo que parecéis hacer los ancaps.

Las mismas convicciones que según tú hacen hoy imposible el surgimiento de un Hitler, podrían estar presentes en una sociedad anarquista. Cuidado, yo no te digo que vayan a estarlo, porque no puedo predecir el futuro. Pero tú tampoco puedes afirmar que no vayan a estarlo, a menos que lo demuestres.”

Las convicciones se acompañan de instituciones características. Sin instituciones políticas, esto es: colectivas, es imposible que la convicciones se canalicen de una manera efectiva o se puedan defender efectivamente contra los enemigos organizados. Nunca se detuvo a un agresor con una desnuda elocuencia comprometida en lo ético sino con la fuerza: EL PODER PARA LA RAZÓN. No hay valores que valgan sin instituciones y no hay instituciones sin valores (ya “buenos” o “malos”). Yo te puedo decir, es más, te puedo asegurar que en el pretendido mundo ancap las instituciones de coerción no existen y como yo sostengo que los remedos de ejército que pudiesen surgir en dicho desorden acabarían por imponer el orden o serían patéticamente inútiles frente a los organizados ejércitos agresores puedo asimismo asegurarte que los valores que pudieran existir en el desorden serían indiferentes al no poder ser canalizados. No creo necesario el recordarte de nuevo que parte del programa ancap es la superación de la nación: concepto surgido precisamente de y para la defensa colectiva frente al enemigo así como para la consecución de una igualdad legal que evitase la tiranía interna. Queréis, irresponsables, reiniciar el estado, darle a reset, pedís a Zeus un rey de vuestra talla y obtendréis el desastre a la primera eventualidad. En definitiva: en toda época y lugar están presentes todos los valores imaginables, pero eso no significa que sean en toda época principales, hegemónicos o siquiera defendibles. No es difícil decir que la democracia universal era imposible en la España decimonónica pese a que todos estemos (creo) de acuerdo en la bondad del invento. Del mismo modo, en el desorden ancap, el propio y constitutivo dogmatismo del “ingenio” invalidaría toda defensa colectiva eficiente dado que ésta conduce, como total contradicción con la idea anarquista, a la negación del sistema mismo en favor de la aparición de un estado de forma no precisada o, incluso, absoluto (no hay ley).

No defiendo la inexistencia de éste o aquél valor en el sistema ancap sino que niego, junto contigo, el que existan una serie de instituciones y que yo juzgo fundamentales para que prevalezcan muchos de los valores que conforman la sociedad abierta. No hacen falta pruebas de laboratorio para respaldar estos asertos sino simplemente estar de acuerdo con ellos. Para refutarme sería preciso desvincular la defensa eficiente del concepto de ejército regular y dirección única del conflicto: un tema de arte de la guerra que ni siquiera te molestas en plantear despreciándolo altiva y groseramente. No, Rallo, tu relativismo no salvará estos importantes escollos.

Vaya joya: “Máxime si tenemos en cuenta que la difusión del anarocapitalismo va ligada a la difusión de la paz y del antiimperialismo.”

Dicha difusión nunca será suficiente como para evitar el que el mundo ancap sea patéticamente vulnerable frente a estados pícaros o simples bandidos o mafiosos así que, desde mi punto de vista, bien podría decirse que la difusión del anarcocapitalismo iría ligada a la difusión de incentivos al crimen.

¿Quinta contradicción? Si hay un trust entre empresas es que hay un acuerdo estable entre ellas para seguir dominando un territorio. Si hay guerras entre empresas para adquirir en régimen exclusivo la posición monopolística, entonces no hay un trust. No puedes afirmar al mismo tiempo que se formará un trust monopolístico y que habrá guerras, una de dos.”

¿No recuerdas acaso que el trust de que hablamos surge de la guerra, de la agresión? El trust materialmente nunca existe, es imposible: hay mercado negro siempre. El trust que aparece en el caso analizado habría de pugnar con todos los que no conviniesen en adherirse. No ha lugar el, de repente, contraponer trust y guerra. El trust es un mero nombre para denotar una intención: unificar la extorsión-defensa bajo un determinado mando. En dicho sentido trust y guerra van de la mano sin ser en caso alguno antagonistas. Contradicción inventada...

Rallo se traiciona: “Por tanto, si se forma un trust entre las empresas, diferencias necesarias con el Estado no tienen por qué existir.”

Claro que no hay diferencias: el trust es el estado de facto.

¿Sexta contradicción? Si el Estado quiere totalizarse, ¿qué árbitro se lo impedirá? ¿El pueblo? Pero si me estás diciendo que los clientes no pueden controlar a sus empresas por tener estas armas. Aclárate; si las armas siempre conceden la razón, entonces el anarcocapitalismo degenera tanto como el minarquismo hacia el totalitarismo (de hecho, en realidad, degenera menos, porque no hay un monopolio de la compulsión). Si, en cambio, el minarquismo puede no totalizarse porque el pueblo se lo impide al Estado, también los clientes de una compañía pueden evitar que se establezca en régimen de monopolio.”

Los clientes pueden evitar que sus empresas les opriman del mismo modo en que lo evitarían frente a un estado; constituyendo una oposición política organizada, esto es: darse a sí mismos un órgano ejecutor, un órgano de compulsión. Por muchas armas que haya no puede haber una represión total, hace falta una minoría simpatizante numerosa para poder siquiera sobrevivir unos días cualquier clase de dictadura. Con el estado, si no partimos de la pura autocracia, hay una serie de leyes y preceptos que permiten al pueblo garantizar sus libertades a través de diversos mecanismos o instituciones. Todo esto simplemente no existe en el mundo ancap: estamos en el estado cero, la zona cero. Rallo puede sostener que la ley es irrelevante cuanto quiera para poder esgrimir sus argumentos pero ello no dejará de ser simplemente risible no sólo para mí sino para una amplia mayoría de personas humanas (que no jurídicas xD).

Ahora Rallo afronta su muy accesoria, con vocación de impresionar a incautos, crítica epistemológica en la que no hace sino poner un broche de oro al muy desarrollado cinismo mostrado en toda esta discusión: siempre con tretas y discutiendo consigo mismo: “Si tú dices que el trust ES un Estado totalitario, tienes que demostrar que lo va a ser en cualquier circunstancia. En otro caso, has de decir que “podría ser” un Estado totalitario.”

No sería totalitario en el sentido cinematográfico del término. Sería totalitario en el sentido de que podría hacer TODO lo que le viniese en gana a falta de que algún poder opuesto lo limitase. Como no existiría una legalidad previa (mundillo ancap) difícilmente se le podría oponer poder alguno a sus arbitrarios y violentos manejos en un contexto en el que no pocos intentarían encontrar en estos conquistadores un remedio al completo desastre que hubiese supuesto, muy probablemente, la anarquía (ya sabes, cosas como aquello de si no pagas la cuota que te den por el culo a ti y a toda tu familia).

Lo gracioso es que te limitas a efectuar afirmaciones sin demostrarlas. El trust (cuya existencia es más que dudosa) está sujeto a sus Estatutos, al igual que un Estado a su Constitución. La muchedumbre no tiene que estar desorganizada (y si tiene que estarlo, demuestra por qué; no te limites a hacer afirmaciones gratuitas), sino que ya podía haber previsto que sus empresas estaban formando un trust. Los gorrones desde luego no van a apoyar la formación del trust, más que nada porque por su propia definición el free-rider es el principal perjudicado del establecimiento del Estado (sin Estado no paga y disfruta de defensa, y con Estado tiene que pagar).”

Afirmaciones gratuitas para ti, Rallo, “para ti”. Me has llamado ya tertuliano de cafetería y cosas por el estilo. Pretendes crear una ciencia natural desde tu dogmatismo y... mal destino tiene ese camino. Una clientela que prevee el trust, como he dicho, se organizaría como ente coercitivo: estado. Un trust que aspira a dominar el mercado de la soberanía o a ganar una guerra imposible sin dirección única se organizaría como un ente coercitivo: estado. Así de fácil.

Los gorrones apoyarían el trust antes que las empresas por una sencilla razón que tú mismo has expuesto: no es lo mismo un precio que un impuesto. Yo añado que no es lo mismo una tarifa plana que un pago por uso. El estado es la mayor tarifa plana imaginable y bajo ella los gorrones (los que no quieren preocuparse por pagar su defensa) estarían ciertamente mejor que bajo ese fantasioso, y caóticamente “amenazante”, entramado de empresas de seguridad. Por otra parte no debemos caer tampoco en el error de ver a los gorrones como gente con dinero, podrían ser perfectamente unos desheredados o personas humildes que, por poderosas razones, apoyarían una defensa común siendo gorrones. Muchos no tendrían que pagar y otros muchos no esperarían pagar inmediatamente (muchos estados segregados de otros, si no todos, se han fundado sobre la base del populismo fiscal) o incluso “pagar menos”. Puede que dichas ideas fuesen erróneas (pagar menos) pero la política nos enseña que el error está ahí y no se debe obviar. Un liberal se pregunta, ¿porqué hay comunistas si están tan equivocados?, lo cierto es que mientras haya hombres habrá comunistas porque siempre va a haber alguien equivocado. El error, por supuesto, puede ser colectivo; así que no se puede reducir este debate sobre política, sobre poder, al análisis de Robinson Crusoe.

No estoy negando el análisis individual de una sociedad, no, pero es obvio que la posible violencia organizada de unos puede determinar el comportamiento de todos; se llama política y es un campo ligeramente diferenciado del mercado y sus mecanismos (sin posibilidad de “soberanía del consumidor” frente a los violentos). Obviar, despreciar, estas importantes, es más: cruciales, cuestiones conduce al relativismo político del que hacen gala quiénes por pulcritud teorética entonarían el “por qui, por quoi?” frente a las huestes totalitarias. Esa misma actitud demuestra por sí misma la franca necesidad de la confección de políticas de estado de corte liberal: la reforma liberal del sistema, en lugar de perderse por los callejones del anarquismo, tan blanqueados como cómplices, en última instancia, con las peores maquinaciones totalitarias.

Tus juicios son alegres e infundados. Si haces una predicción apodíctica tienes que demostrar que no puede ser de otro modo y es evidente que aquí sí puede serlo. Aun cuando fuera cierto todo lo que dices, basta para que el trust no fuera totalitario con que sus propietarios tuvieran unos mínimos juicios morales.”

La desenfilada de la epistemología no puede ser utilizada con tal fruición desde alguien que se pretende austríaco en lo teórico. Porque se pretende tachar de “epistemológicamente” ridículo el que uno opine que muchos individuos son incapaces de ver lo provechoso de la cooperación y emplean su vida y recursos en la búsqueda de la ventaja inmediata y que para detenerlos sólo es posible la coerción; una coerción uniforme basada, obviamente, en su credibilidad y previsibilidad. Esto lo puede pensar Ludwig Von Mises, que lo pensaba, y seguir siendo alguien serio a tus ojos pero si lo digo yo es que soy: tertuliano de cafetería, disparatado, cómico, ridículo... El argumento ad hominem es tan grosero, tan evidente... Espero un post tuyo, Rallo, en el que le dediques la mitad de lo que me has espetado a mí al señor Mises, que en paz descanse, por defender exactamente lo mismo que yo: la necesidad de un estado para la paz interna y la defensa nacional ante la cierta evidencia de la no existencia de un orden angelical entre los hombres (de hecho el mismo Mises dedica media página de su Acción Humana a refutar que el liberalismo sea una forma de anarquismo; menudo bribón). La inexorable necesidad del estado, es decir: que el trust sería estado, es sostenida por muchas personas a las que tú no puedes si quiera aspirar a insultar. El que el trust sea totalitario es algo que ya he explicado sobradamente: carecería de toda norma pública, general y vinculante, por lo que quiénes fuesen comandantes de dicho trust harían, a priori, lo que quisieran. Sus comandantes, por muy virtuosos que fueran, tendrían un poder en principio ilimitado y ya sabemos que probabilísticamente eso es una receta de desastres. Esto no es alocado o idiota, es muy sencillo; la diferencia entre ley y no-ley es apreciable por mucho que la trates de pisotear cínicamente.

Lo dicho, si yo no soy epistemológicamente apto para decir que el estado es necesario y la anarquía un previsible desastre, tampoco lo será Mises, egregio economista. No cuela, Rallo, no cuela.

(Bostezo) Séptima función de Contradicciones Rallo: “Obviamente, si el trust se establece en monopolio territorial sobre la violencia y el derecho, difícilmente puede realizar acciones (a través de normas internas) que vayan contra su propio derecho.” Esto es ya “contradicción” para que a Rallo le cuadrase su cabalística particular... porque si no, no me lo explico. Veamos, no sé si Rallo se ha pasado finalmente a las filas del positivismo jurídico pero si mal no recuerdo la propiedad es un derecho natural: una “ley previa a...”. En ese sentido el trust comete desaguisados al violar la propiedad, ¿o no?

Rallo vuelve a insultarme porque no soy Mises o porque sencillamente no soy aún cadáver: “Tu siguiente argumento sigue demostrando un completo desconocimiento de economía.(...) Los gorrones no pueden estar a favor del trust, porque perjudica su situación precedente. A ver si nos lo metemos en la cabeza; el gorrón, en caso de existir, es la persona que obtiene un servicio gratis porque otros lo están pagando. El Estado o el trust, en cambio, le fuerza a pagar, por consiguiente, no puede estar a favor (a menos que obtenga otros beneficios no relacionados con su condición de gorrón)”

Como explico arriba el gorrón no tiene que ser sólo una persona que rehúse pagar protección sino que puede ser simplemente una persona que se beneficia de la protección pagada por otros por la no posibilidad de discriminar y por el posible hecho de que ni siquiera pueda aspirar, o le compense aspirar, a dicha protección con su renta. En ese caso, tenemos un claro partidario de una defensa común dado que sencillamente no puede pagar la privada o no pude hacerlo sin renunciar a otras cosas más valiosas. En otros casos no es difícil imaginar que amplios colectivos lleguen a la convicción de que es preferible una cuota blindada o fija o que una cuota coactiva sea más satisfactoria que la sometida a competencia (una competencia muy particular, además, como ya hemos expuesto). En cierta medida Rallo mismo se expone al decir que el gorrón puede obtener otros beneficios no relacionados con su condición de gorrón. ¡POR SUPUESTO! Cualquiera puede ver una ventaja en el trust, lo que ocurre es que el gorrón está más proclive a aceptar que el hecho bajo el que vive (defensa común gorroneada) se convierta en derecho a través de la defensa nacional para así dejar de aguantar eso que Rallo conoce como “incentivo” para firmar con las agencias de defensa y que el resto conocemos por paranoia. El estado podría significar cuota fija, no cuota para... y otras muchas cosas más que lo harían atractivo ante mucha gente, empezando por los gorrones. Éstos no tienen por qué percibir que un estado, el trust, vaya a suponer un aumento de sus pagos; bien podrían ser atraídos por todo lo contrario: no pagar y recibir amparo legalmente, sin gorronear. Es el populismo fiscal del que hablamos anteriormente.

Los observadores no son exquisitamente lógicos, la mera idea de la anarquía libertaria EXIGE dicha lógica exquisita dado que no existe más coerción que la caótica, esto es: no hay coerción al no ser ésta ni uniforme ni previsible para todos y cada uno de los individuos en sociedades que excedan el centenar de integrantes. Como no todos son exquisitamente lógicos habrá quiénes opten por aprovecharse de los demás y lo que es mejor: sin ser exquisitamente lógicos, al ser hombres no subnormales, sí sabrían organizarse. Una vez organizados... ¿quién les detendría? ¿Rallo y su biblioteca de Rothbard? ¿Los vecinos armados? ¿Y cuando los vecinos atacasen a los vecinos? Proceso imperial... La institución coactiva como garante de la seguridad jurídica, la seguridad que vale, aparece una y otra vez en la estela del crimen organizado; tan espontáneo es el uno como el otro.

Ahora un poco de Derecho Político: “Pero ni la Constitución quita el miedo ni el Pacto de Sangre lo da. Al revés, en todo caso cabría afirmar que la Constitución es una consecuencia (que no una causa) de una sociedad con menos miedo y que, a la inversa, el Pacto de Sangre es la consecuencia de una sociedad con miedo.

Sin entrar a considerar la mera formalidad de las constituciones decimonónicas considero en todo caso irrelevante que aquí se nos diga que la constitución no crea las circunstancias sino que es deudora de ellas. Es de todo punto evidente. El meollo de la cuestión no es determinar si fue antes el huevo o la gallina sino la seguridad del corral. Una situación difícil o complicada puede, eventual y caprichosamente, amenazar la estabilidad de una sociedad. Para evitar eso está la Constitución o las instituciones políticas de reforma: el control de la demagogia, el control del poder. Por supuesto en España dicho control es un desastre, como lo es en Italia, como lo es en todos los países dónde afloren definiciones e instituciones socialistas. Y, como todos sabemos, socialista es igual a antidemocrático y socialista es igual a descontrol del poder. Estos son problemas resolubles; la economía pondrá las condiciones, sin duda, pero el marco político es por completo necesario ya que otorga una defensa frente a criminales y posibles tiranías así como garantiza, en su forma democrática, el pacífico paso de testigo entre dirigentes.

El capitalismo trajo la democracia, el capitalismo y el avance asociado a él trajeron el fin progresivo del oscurantismo, del miedo, pero las fuerzas que acechan al hombre necesitan perpetua vigilancia, decir lo contrario es sencillamente negar la existencia del crimen como fenómeno humano. Habrá épocas en que las naciones libres habrán de estar menos armadas frente a sus enemigos, pero nunca podrán desarmarse sin echar a perder todo lo bueno de la civilización abriéndole las puertas a la barbarie.

Pero pensemos un momento en la situación analizada; un país bajo ataque, devastado por la guerra, en el que surge una institución de poder ilimitado y que por tener fuerza militar tiene ipso facto fuerza política. No está sometida a freno alguno porque dicha sociedad entendemos que carecía de instituciones. El estatuto de semejante conglomerado, de semejante coloso, sería algo así como un estatut catlán elevado a la enésima potencia... arbitrariedad. ¿Por qué? Porque cuando se tiene la fuerza NO hay diálogo? Este trust no estaría bajo control o vigilancia del pueblo de ningún tipo en su fase inicial. De aquí que yo concluyese su totalitarismo primigenio. Cuando pretendes que dicho trust tenga en mente a los individuos del área geográfica que abarcase en un texto que se otorga a sí mismo piensas en esos torcidos términos que te llevarían a plantear corolarios absurdos del tipo que sigue: “los individuos quieren respeto, la empresa-trust se lo proporciona”. Económicamente enternecedor, políticamente disparatado. En esos momentos se agradecería un orden constitucional.

Por tanto, el trust impondrá sus Estatutos si la gente cree que puede, debe o conviene que los imponga; en otro caso no. Lo mismo sucede con la Constitución, perdura porque en caso de vulnerarse el pueblo se levantaría contra el Estado.”

¿La gente? ¿Qué gente? Habrá unos que sí y otros que no. Lo interesante sería ver cómo instrumentalizarían al trust ciertas minorías o ciertas mayorías... dada la peligrosidad de dicho instrumento descontrolado. Los bandidos no atienden a las actitudes que pueden despertar entre sus víctimas salvo si les temen. Cuando se cuenta con un ejército no hay temor posible y menos cuando cuente con el apoyo de, cuando menos, una minoría. Pero toda dictadura toca a su fin, el problema es cuándo. El trust nace como un poder total y su “estatuto” no es una constitución ni nada que se le parezca, es innegable que la “banda de asesinos” puede reformarse ante la creciente oposición a su imperio, pero lo será al cabo de un tiempo, un proceso histórico. Todas esas tribulaciones estatales pueden evitarse si nos olvidamos de la anarquía, si nos olvidamos de reiniciar el estado dado que, como sabemos, la juventud del estado es la guerra.

Hay ocasiones en que un Estado puede dominar temporalmente a una población gracias a su poderío militar. Pero de nuevo esto no está relacionado ni con trusts, ni con Constituciones, ni con Pactos de Sangre.”

En realidad no tiene nada que ver con trusts y estados lo que tú estás diciendo de constituciones y pactos de sangre.

El poderío militar que tiene hoy un Estado es similar al que podría tener un trust; por tanto, o demuestras por qué el trust sí estaría dispuesto a hacerlo valer para dominar a la población y el Estado no (y en ausencia de un árbitro superior sociedad-Estado, no puedes argüir la existencia de una Constitución que sólo puede hacer cumplir el Estado) o dejas de utilizar este argumento que, de nuevo, no tiene nada de científico.”

Si no puedo argüir precisamente lo que diferencia tiranía de democracia pues... diré lo que tú: “¿es esta una manera honesta de discutir?”. La existencia de una legitimidad, norma constitucional, es algo con importancia que tú no puedes negar sino en base a tus ya celebérrimas creaciones teoréticas que te permiten el lujo de equiparar democracia y fascismo, como no me cansaré de hacerte notar. Legalidad, legitimidad, igualdad, no son sólo palabras sino que en un texto vinculante tienen la virtualidad de convertir en rebeldes a quiénes las subvierten desde el poder. ¿Importante? Yo creo que sí. Ese sistema no es perfecto y precisamente por ello hemos de intentar mejorarlo desde la bancada liberal, no gritar jumanji...

Primero, para irte de vacaciones con los activos físicos expropiados tienen que conseguir que alguien te los compre y para ello el banco tiene que aceptar la operación, a menos que se efectúe en metálico (por no hablar de que el banco podría boicotear a quien, con su dinero, comprara propiedades expropiadas). Segundo, no se trata sólo de pagar unas vacaciones, sino de percibir impuestos de manera continua y eso es realmente complicado sin un sistema bancario que no realice los pertinentes ingresos. Habría que regresar a los tiempos de los publicanos, lo cual añade ciertas ineficiencias que podrían no compensar el establecimiento del trust.

Cabe preguntarse por qué los bancos no hicieron estas cosas que Rallo dice aquí a lo largo de todo el siglo XX. Resulta que los Bancos tienen un poder omnímodo que amablemente sólo utilizan cuando Rallo dice. La verdad es que los bancos se ponen al servicio de dictaduras no en pocas ocasiones y reciben cosas a cambio de ello. Lo malo es que todo tu sistema de control bancario huele a equilibrio keynesiano, ya sabes, esas cosas que nunca se dan en la realidad y sobre las cuales a ninguna persona sensata se le ocurriría hacer descansar la seguridad nada menos que política de una nación.

Obviamente, si asumes que el trust se convertirá en un Estado comunista el papel de los bancos es irrelevante, al menos como dificultadores de las transacciones. La cuestión es que hasta consolidarse como Estado socialista la empresa tendría serias dificultades de financiación que favorecerían la oposición militar interna o externa.”

Sí, el trust se encargaría bien rápido de dar salida a sus problemas financieros y, claro, con el apoyo de la banca: fuere esta la que fuese (la que patrocinase el trust, claro). La premisa para mandar en una dictadura no es ser amigo de los banqueros, es un detalle colateral, sino el ostentar el mero dominio de la máquina represiva bajo la cual todos se pliegan. Frente a la eficacia de la máquina represiva sólo opones lo que pasaría en el extranjero... Confías el sistema a los extranjeros y a los banqueros, insólito. El extranjero rara vez se opone a las dictaduras en suelo de sus clientes; de hecho no se molestan ni en detener genocidios. No es fiable y además siempre acaba por llegar a contemporizar con casi cualquier clase de régimen que simplemente se muestre eficaz en su gobierno: estable. Exactamente lo mismo con los bancos. Si los bancos extranjeros ponen problemas pues autarquía hasta que pase el chaparrón (no se habrá visto veces esto ni nada) y si son los nacionales, les amenazas mientras que a un tiempo les planteas la posibilidad de no competir y obtener cargos de responsabilidad a sus dirigentes. Rara vez problemas complejos tuvieron soluciones simples y tú nos propones una pura ingeniería equilibrista en la cual todos son ángeles y los criminales son reprimidos sin que nadie se dedique a reprimir (¿?). Brillante.

“Contradicción” ocho:“De nuevo, espantoso y contradictorio. Primero, dices que el ejército no es necesario para el mercado pero que el mercado no puede funcionar sin ejército que lo defienda. Por tanto sí será necesario.” El mercado como tal, alienándolo, no concibe otra circunstancia que no sea la de la paz y la guerra le conduce a la disolución. El mercado en sí no puede preveer una guerra sin que ello repercuta en su buen funcionamiento. La autoridad política ejerce un control de la paz coactivo, el estado puede ser una creación del mercado entendido éste de manera amplia: como interacción social, pero el “mercado sin política”, ese mercado alienado, no establecería estado y por tanto no establecería ejército. Otra cosa es que nosotros digamos ahora que los agentes del mercado, en la realidad, preveerían o sufrirían conflictos diversos a raíz de abusos posibles y sufridos (política) y que les empujarían a preparar fuerzas de defensa, eventualidad que, como decimos, degeneraría en estado o mejor dicho “generaría” estado: territorialización de la extorsión. Tenemos pues dos opciones: el mercado genera el estado en su funcionamiento o bien el mercado se disuelve frente a cualquier antisocial organizado(esta realidad misma es la que determina la imposibilidad de un mercado sin política). El punto medio de los ejércitos privados es tan artificial como irreal ya que no es un “estado de reposo” sino el inicio de un estado ante los incentivos de territorializar, de extorsionar: un negocio que se retroalimenta ya que la oferta genera su propia demanda. La forma más eficiente de repeler una agresión es conformar una comunidad de intereses y personas que te protejan pero no te esclavicen y es precisamente eso, y no otra cosa, un proceso de creación nacional. El alienado mercado no genera nada y el mercado en sentido amplio, el realista, el mercado histórico, genera el estado como la más efectiva y duradera institución de defensa posible de una comunidad.

Segundo, afirman que los individuos dan por supuesta la paz. Todos salvo tú, por supuesto.” El mercado extirpado de la sociedad en la que opera no prevee guerra alguna porque si no se desmorona en su pureza. Los agentes del “mercado” no aceptan sino que niegan la existencia de adversidades de corte político antes que combatirlas. Es por ello que en la realidad delegan su perpetua seguridad en un ente político que conocemos como estado y que vigila siempre. Yo no soy un visionario, lo que pasa es que el mercado y el cuartel no son lo mismo. La gente sabe qué producirían los ejércitos privados y el populacho no está capacitado para dirigir la defensa nacional sino para elegir a quiénes la llevarán; división del trabajo. Es el corto plazo contra el largo. De hecho las propias constituciones nacen para eliminar los problemas del cortoplacismo, muchas veces subversivo.

Esto es un sin vivir xD, “contradicción” 9: “Si lo que quieres decir es que en caso de integrarse A y B, los generales de A estarían celosos de los de B y viceversa, y que ello generaría rivalidades y sabotajes internos, entonces el trust lo tiene tan sencillo como hacer un ajuste de plantilla. Por tanto, rivalidad ninguna; la misma que puede existir en cualquier empresa y que termina saldándose con un despido.”

Todo muy bonito, pero... ¿quién despide a quién? ¿El directorio?¿A quién preferirán unos y otros? Vamos a sistemas de mando rotativo o a problemas de disciplina serios. No digo que sean irresolubles con una buena diezma, el problema es si los mandos de esos militares la acordarían en el mismo sentido sin que ello repercutiese en la capacidad de mando estratégico del directorio. Eso es lo que yo, francamente, dudo. Este no es más que el problema de rehuir dogmáticamente la coacción, que es imperativa en este caso. El trust puede diezmar, pero la disciplina se reduciría proporcionalmente mientras que, por supuesto, el trust mismo se pondría en peligro.

Rallo, tras largas imprecaciones autoapologéticas se despide: “Y sobre todo yo no soy quien quiere planificar la vida de los demás.”

Y yo digo: MENOS MAL, menos mal. Menos mal que es imposible tu sistema, menos mal que no quieres imponerlo y menos mal que nadie te apoyaría en dicha imposición; menos mal que el anarcocapitalismo no es sino un sueño, de tantos, de la razón.

El único empleo de un estado estrictamente liberal es proteger la vida y propiedad contra ataques de enemigos externos e internos” Ludwig Von Mises dixit.

Salud y libre comercio

PD: próximamente publicaré un post para resumir mi postura frente a la problemática de la defensa nacional dado que el fisking tiene entre sus virtudes el desperdigar los argumentos.

16 comentarios:

Anónimo dijo...

情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣用品,情趣,情趣,情趣,情趣,情趣,情趣,情趣,情趣,A片,視訊聊天室,聊天室,A片,aio,av女優,av,av片,aio交友愛情館,ut聊天室,聊天室,豆豆聊天室,色情聊天室,尋夢園聊天室,080聊天室,視訊聊天室,080苗栗人聊天室,上班族聊天室,成人聊天室,中部人聊天室,一夜情聊天室,情色聊天室,情色視訊,美女視訊,辣妹視訊,視訊交友網,免費視訊聊天,視訊,免費視訊,美女交友,成人交友,聊天室交友,微風論壇,微風成人,sex,成人,情色,情色貼圖,色情,微風,聊天室尋夢園,交友,視訊交友,視訊聊天,視訊辣妹,一夜情


免費A片,AV女優,美女視訊,情色交友,免費AV,色情網站,辣妹視訊,美女交友,色情影片,成人影片,成人網站,A片,H漫,18成人,成人圖片,成人漫畫,情色網,日本A片,免費A片下載,性愛,a片,a片


A片,色情,成人,做愛,情色文學,A片下載,色情遊戲,色情影片,色情聊天室,情色電影,免費視訊,免費視訊聊天,免費視訊聊天室,一葉情貼圖片區,情色,情色視訊,免費成人影片,視訊交友,視訊聊天,視訊聊天室,言情小說,愛情小說,AIO,AV片,A漫,avdvd,聊天室,自拍,情色論壇,視訊美女,AV成人網,色情A片,SEX,成人論壇

情趣用品,A片,免費A片,AV女優,美女視訊,情色交友,色情網站,免費AV,辣妹視訊,美女交友,色情影片,成人網站,H漫,18成人,成人圖片,成人漫畫,成人影片,情色網


情趣用品,A片,免費A片,日本A片,A片下載,線上A片,成人電影,嘟嘟成人網,成人,成人貼圖,成人交友,成人圖片,18成人,成人小說,成人圖片區,微風成人區,成人文章,成人影城,情色,情色貼圖,色情聊天室,情色視訊,情色文學,色情小說,情色小說,臺灣情色網,色情,情色電影,色情遊戲,嘟嘟情人色網,麗的色遊戲,情色論壇,色情網站,一葉情貼圖片區,做愛,性愛,美女視訊,辣妹視訊,視訊聊天室,視訊交友網,免費視訊聊天,美女交友,做愛影片

av,情趣用品,a片,成人電影,微風成人,嘟嘟成人網,成人,成人貼圖,成人交友,成人圖片,18成人,成人小說,成人圖片區,成人文章,成人影城,愛情公寓,情色,情色貼圖,色情聊天室,情色視訊,情色文學,色情小說,情色小說,色情,寄情築園小遊戲,情色電影,aio,av女優,AV,免費A片,日本a片,美女視訊,辣妹視訊,聊天室,美女交友,成人光碟

情趣用品.A片,情色,情色貼圖,色情聊天室,情色視訊,情色文學,色情小說,情色小說,色情,寄情築園小遊戲,情色電影,色情遊戲,色情網站,聊天室,ut聊天室,豆豆聊天室,美女視訊,辣妹視訊,視訊聊天室,視訊交友網,免費視訊聊天,免費A片,日本a片,a片下載,線上a片,av女優,av,成人電影,成人,成人貼圖,成人交友,成人圖片,18成人,成人小說,成人圖片區,成人文章,成人影城,成人網站,自拍,尋夢園聊天室

Anónimo dijo...

豆豆聊天室 aio交友愛情館 2008真情寫真 2009真情寫真 aa片免費看 捷克論壇 微風論壇 大眾論壇 plus論壇 080視訊聊天室 情色視訊交友90739 美女交友-成人聊天室 色情小說 做愛成人圖片區 豆豆色情聊天室 080豆豆聊天室 小辣妹影音交友網 台中情人聊天室 桃園星願聊天室 高雄網友聊天室 新中台灣聊天室 中部網友聊天室 嘉義之光聊天室 基隆海岸聊天室 中壢網友聊天室 南台灣聊天室 南部聊坊聊天室 台南不夜城聊天室 南部網友聊天室 屏東網友聊天室 台南網友聊天室 屏東聊坊聊天室 雲林網友聊天室 大學生BBS聊天室 網路學院聊天室 屏東夜語聊天室 孤男寡女聊天室 一網情深聊天室 心靈饗宴聊天室 流星花園聊天室 食色男女色情聊天室 真愛宣言交友聊天室 情人皇朝聊天室 上班族成人聊天室 上班族f1影音視訊聊天室 哈雷視訊聊天室 080影音視訊聊天室 38不夜城聊天室 援交聊天室080 080哈啦聊天室 台北已婚聊天室 已婚廣場聊天室 夢幻家族聊天室 摸摸扣扣同學會聊天室 520情色聊天室 QQ成人交友聊天室 免費視訊網愛聊天室 愛情公寓免費聊天室 拉子性愛聊天室 柔情網友聊天室 哈啦影音交友網 哈啦影音視訊聊天室 櫻井莉亞三點全露寫真集 123上班族聊天室 尋夢園上班族聊天室 成人聊天室上班族 080上班族聊天室 6k聊天室 粉紅豆豆聊天室 080豆豆聊天網 新豆豆聊天室 080聊天室 免費音樂試聽 流行音樂試聽 免費aa片試看免費a長片線上看 色情貼影片 免費a長片 本土成人貼圖站 大台灣情色網 台灣男人幫論壇 A圖網 嘟嘟成人電影網 火辣春夢貼圖網 情色貼圖俱樂部 台灣成人電影 絲襪美腿樂園 18美女貼圖區 柔情聊天網 707網愛聊天室聯盟 台北69色情貼圖區 38女孩情色網 台灣映像館 波波成人情色網站 美女成人貼圖區 無碼貼圖力量 色妹妹性愛貼圖區 日本女優貼圖網 日本美少女貼圖區 亞洲風暴情色貼圖網 哈啦聊天室 美少女自拍貼圖 辣妹成人情色網 台北女孩情色網 辣手貼圖情色網 AV無碼女優影片 男女情色寫真貼圖 a片天使俱樂部 萍水相逢遊戲區 平水相逢遊戲區 免費視訊交友90739 免費視訊聊天 辣妹視訊 - 影音聊天網 080視訊聊天室 日本美女肛交 美女工廠貼圖區 百分百貼圖區 亞洲成人電影情色網 台灣本土自拍貼圖網 麻辣貼圖情色網 好色客成人圖片貼圖區 711成人AV貼圖區 台灣美女貼圖區 筱萱成人論壇 咪咪情色貼圖區 momokoko同學會視訊 kk272視訊 情色文學小站 成人情色貼圖區 嘟嘟成人網 嘟嘟情人色網 - 貼圖區 免費色情a片下載 台灣情色論壇 成人影片分享 免費視訊聊天區 微風 成人 論壇 kiss文學區 taiwankiss文學區

Anónimo dijo...

85cc免費影城 愛情公寓正妹牆川藏第一美女 成人影片 情色交友網 美女視訊 美女視訊 視訊情人高雄網 JP成人影城 383成人影城 aa片免費a片下載 a片線上看aa片免費看 ※a片線上試看※sex520免費影片※ aa片免費看 BT成人論壇 金瓶影片交流區 自拍美女聊天室 aa片免費a片下載 SEX520免費影片 免費a片 日本美女寫真集 sex520aa免費影片 sex520aa免費影片 BT成人網 Hotsee免費視訊交友 百分百貼影片區 SEX520免費影片 免費視訊聊天室 情人視訊高雄網 星光情色討論版 正妹牆 383成人影城 線上85cc免費影城 85cc免費影城 85cc免費影城 85cc免費影城 ※免費視訊聊天室※ ※免費視訊聊天室※ 免費視訊聊天室 85cc免費影片 85cc免費影片 080苗栗人聊天室 080苗栗人聊天室 080中部人聊天室 080中部人聊天室 免費a片下載 免費a片 AA片免費看 aa片免費看 aa片免費看 aa片免費看 aa片免費看 日本av女優影片 av女優 av女優無碼影城 av女優 av女優 百分百成人圖片 百分百成人圖片 視訊情人高雄網 電話交友 影音電話交友 絕色影城 絕色影城 夜未眠成人影城 夜未眠成人影城 色咪咪影片網 色咪咪影片網 色咪咪影片網 色咪咪影片網 色咪咪影片網 免費色咪咪貼影片 免費色咪咪貼影片 色情遊戲 色情遊戲 色情遊戲 色情遊戲 影音視訊交友網

Anónimo dijo...

視訊交友網 080視訊聊天室 ※免費視訊聊天室※ ※免費視訊聊天室※ 視訊聊天室 成人影音視訊聊天室 ut影音視訊聊天室 ※免費視訊聊天室※ 視訊ukiss聊天室視訊ukiss聊天室 視訊交友90739 視訊交友90739 情人視訊網 168視訊美女 168視訊美女 168視訊美女 視訊美女館 視訊美女館 免費視訊美女網 小高聊天室 小高聊天室 aio交友聊天室 aio交友聊天室 交友聊天室 交友聊天室 線上a片 線上a片 線上a片 線上a片 線上a片 免費線上a片 免費線上a片 嘟嘟成人網站 成人漫畫 情色文學 嘟嘟成人網 成人貼圖區 情色文學成人小說 微風成人區 情色貼圖區 免費視訊聊天 免費成人圖片區 愛情公寓 愛情公寓聊天室 寄情築園小遊戲 免費aa片線上看 aa片免費看 情色SXE聊天室 SEX情色遊戲 色情A片 免費下載 av女優 俱樂部 情色論壇 辣妹視訊 情色貼圖網 免費色情 聊天室 情人視訊聊天室 免費a片成人影城 免費a片-aa片免費看 0204貼圖區 SEX情色 交友聊天-線上免費 女優天堂 成人交友網 成人情色貼圖區 18禁 -女優王國 080視訊美女聊天室 080視訊聊天室 視訊交友90739 免費a片 aio 視訊交友網 成人影城-免費a片※免費視訊聊天※85cc免費影片日本線上免費a片 免費色咪咪影片免費色咪咪影片aaa片免費看影片aaa片免費看成人影城情人視訊高雄網sex520免費影片080聊天室080聊天室aa的滿18歲影片免費av18禁影片免費av18禁影片免費av18禁影片aa的滿18歲影片

Anónimo dijo...

"85cc免費影城aa的滿18歲影片85cc免費影片aaa免費看影片aaaaa片俱樂部影片免費 a 片85cc免費影片aa影片下載城微風成人av論壇免費a片aaa片免費看影片aaa片免費看短片小魔女免費影片免費視訊聊天 a片免費看a 免費影片觀賞免費視訊聊天室微風成人85cc免費影片85cc成人影城免費成人視訊亞洲禁果影城aa的滿18歲影片A片-sex女優王國aaaaa片俱樂部免費卡通影片線上觀看線上免費a片觀看A片-sex女優王國情色偷拍免費A片免費A片免費看 aa的滿18歲影片aaa影片下載城日本免費視訊av俱樂部後宮0204movie免費影片免費 a 片ut聊天室辣妹視訊情色美女視訊聊天室免費卡通影片線上觀看 ut交友成人視訊免費A片av1688影音視訊天堂aaa的滿18歲卡通影片s383情色大網咖視訊美女館aaaa 片俱樂部免費a片卡通aaaa片免費看影片aaa片免費看短片 杜蕾斯成人UT影音視訊聊天室 免費視訊78論壇免費aaaaa片俱樂部影片aaaa彩虹頻道免費影片aa影片下載城色漫畫帝國kk777視訊俱樂部美女視訊5278論壇ut聊天室aio交友愛情館免費視訊聊天成人a圖片區小說頻道彩虹頻道免費影片jp成人小魔女免費影城免費 aa 片試看情色文學A片-無碼援交東京熱一本道亞洲東洋影片gay片免費下載卡通aa片免費看成人影片分享小魔女免費影片視訊高雄情人聊天室34c卡通美女a片免費試看av免費影片,視訊聊天go2av免費影片情色 網站sex女優王國高中生援交偷拍自拍限制級色情 片plus論壇080情人網免費av影片免費a片卡通浪漫月光論壇免費aa片avdvd無碼影音視訊交友 免費視訊辣妹情人視訊網免費視訊辣妹 免費視訊78論壇台灣kiss情色貼圖區sex免費看影片彩虹論壇免費視訊聊天室 咆哮小老鼠分享論壇月宮貼圖色妹妹嘟嘟情人色網日本美女寫真集,kk視訊成人情色 視訊21sexsexy辣妹視訊百分百成人情色圖片ut辣妹哈啦視訊聊天室 素人自拍免費影片線上觀賞論壇男人的最愛中國性愛城avdvd無碼aaa免費看影片bt電影下載,免費成人片免費a片卡通dudu sexavdvd-情色網
qq美美色網
ut13077視訊聊天
"

Anónimo dijo...

成人視訊交友
視訊網路美女
免費視訊聊天
ut聊天室辣妹視訊
live173影音視訊聊天室
免費視訊聊天
一夜情人視訊
免費視訊聊天
免費視訊聊天
免費視訊聊天
免費視訊聊天
xxx383美女寫真
kk777視訊俱樂部
xxx383成人視訊
情色 視訊免費成人
xxx383
免費a片線上觀看s383視訊
xxxpanda
線上 aa 片試看,成人 視訊
xxxpanda com
xxx movie
一對多視訊,美女短片免費試看
免費a片卡通,免費成人片試看
xxx18
玩美女人影音秀
xxxholic次元魔女
xxxholic春夢記
xx18 net影片交流區
性愛,a漫,線上a片
xx插插排行榜
hi5 tv免費影片
xxxpanda com
免費成人影片sex女優
xvediox com
sex383線上娛樂場
aaa的滿18歲卡通影片
台灣美眉討論區
台灣無碼女優
免費a片卡通,travian tw4
sexy girl video movie
520sex
gogo2sex
aaaaa片俱樂部影片
xx18 net影片交流區
sex女優王國情色
sex情色
av969 免費短片
免費成人情色
ut視訊
168 視訊聊天
色美媚,洪爺的家
色美媚,洪爺的家
6k聊天網,搞笑影片,性愛,後宮
哈尼視訊,鹹濕視訊
土豆網韓劇播放
線上 aa 片試看嘟嘟,免費線上a電影
情色文學,情色視訊交友
微風論壇短片區
免費色咪咪影片網
av383,dvd,無碼影片
玩美女人,自拍
無碼卡通,性愛,聊天室
日本 a 片,無碼影片,美女,sexy,a片天堂
sex520貼片,日本av女優,色美眉,sex,成人
檳榔西施摸奶影片,免費A片
a片短片試看,av女優報報
免費 a片,sogo 色論壇
免費h影片,成人影片分享
電影,h片,卡提諾王國小說
UT影音視訊聊天室
色美眉部落格 2,視訊主播脫衣秀
比基尼美女的奶,玩美女人影音秀
比基尼美女的奶,玩美女人影音秀
免費影片觀賞,av博物館
免費影片觀賞,av博物館
av 女優,黑色會美眉
av 女優,黑色會美眉
成人影片,h片,無碼a片
吉澤明步
成人,UT視訊交友,視訊女郎,免費視訊秀,限制級
免費 aa 片試看,成人影片分享
無碼av女優, 色美眉部落格 2
無碼av女優, 色美眉部落格 2
遊戲天堂,免費av,美女自拍
倉井空免費影片,情趣 商品,視訊 美女
免費a片線上觀看,sex520貼片
辣妹脫衣麻將視訊聊天室
夢幻家族影音視訊聊天室
免費 a 長片線上看,黑澀會美眉無名,辣妹no3
080色情聊天室 080尋夢園
wii遊戲壓片,情色遊戲

Anónimo dijo...

"免費視訊美女520sexy girl
sogo論壇aa片免費看
免費線上 aa 片試看85CC
情色18 禁sex520免費a長片
av女優影片情色文學
日本av淫蕩人妻免費漫畫帝國
777美女dvd無碼av女優
視訊辣妹girl5320 貼片貼圖區
本土自拍影片qq 美美色網漫畫
百分百成人圖片avdvd
視訊辣妹找援交
dodo豆豆聊天室
成人影片下載免費線上a片
sex999日本美女寫真集
色情漫畫777美女dvdav
小護士免費 aa 片試看
網路自拍美女聊天室天堂
080聊天網桃園天堂
雪之深戀 080聊天網水之浪漫
sex888入口免費性影片觀賞
高中生援交偷拍自拍限制級色情 片
aa 片試看免費卡通
百分百成人情色圖片
嘟嘟情人網影片
內衣模特兒寫真成人圖貼
免費視訊78論壇
拓網學生族視訊777美女
辣妹有約辣妹no31314視訊
dudu sex免費 aa 片試看
成人a影片論壇
"

Anónimo dijo...

徵信社|徵信|徵信社|徵信|徵信社|徵信|徵信社|徵信|徵信社|徵信|徵信社|徵信|徵信社|徵信|徵信社|徵信|徵信社|徵信|徵信社|徵信|徵信社|徵信|徵信社|徵信|徵信社|徵信|徵信社|徵信|徵信社|徵信|徵信社|徵信|徵信社|徵信|

Anónimo dijo...

Have you evеr thought about writing an eboοk οг guest authoring on other sites?
I have a blоg centered on the same topics you discuss and would
really lіke to hаѵe уou share sοme ѕtorieѕ/informatiоn.
I know my ѕubscгіbers ωοuld
еnjoy your ωοгk. Ιf you are even remotely inteгested, fеel
free to senԁ mе аn email.
my site :: the payday loan

Anónimo dijo...

I am in faсt grateful tо the
holder of this ωeb site who has shаred this impгesѕivе post at
аt this place.
My blog post DiamondLinks.net

Anónimo dijo...

This is very fascinating, You are an overly professional blogger.
I've joined your rss feed and sit up for in the hunt for more of your excellent post. Also, I have shared your website in my social networks

Take a look at my page my payday loan

Anónimo dijo...

Τhe more you freeing, and brеathe/eхhale with уour client the morе enегgy уοu
саn Scottsdalе tantrіc mаsѕagе Mаѕsаge.
Eliminateѕ unpleаѕant not tο teаse him too a greаt deal as hе maу lose hiѕ eгectіng.


Here is my web page :: homepage
Also see my website ::

Anónimo dijo...

Greate post. Keep posting such kind of information on your site.
Im really impressed by your site.
Hey there, You have done a fantastic job. I will definitely digg it and in my view recommend
to my friends. I am confident they'll be benefited from this site.

Here is my web page - coffee capital of america

Anónimo dijo...

My brother suggested I may like this website. He used to
be entirely right. This submit truly made my day. You can not imagine
simply how a lot time I had spent for this info!
Thanks!

Review my web-site; ロレックスコピー

Anónimo dijo...

Hey! Quick question that's totally off topic. Do you know how to make your site mobile friendly? My blog looks weird when browsing from my apple iphone. I'm trying to find a theme
or plugin that might be able to resolve this issue.
If you have any suggestions, please share. With thanks!


Here is my web-site; http://www.american-ss.net/muscle-building/online-urban-clothing-stores-top-tips-for-choosing-the-right-clothes/

Anónimo dijo...

Greetings! I've been reading your site for some time now and finally got the courage to go ahead and give you a shout out from Humble Texas! Just wanted to say keep up the fantastic job!

Feel free to visit my page: Click That Link