miércoles, febrero 15, 2006

La peculiar visión de la guerra de los ancaps y su inoperancia estratégica suicida.

Desde hace tiempo mantengo cordiales relaciones con Rallo, de Liberalismo.org y he podido acceder a sus opiniones acerca de un tema que me es de especial interés: la guerra y su relación con la libertad. Siendo Rallo como es, el signifer de los ancaps de la blogosfera, puedo sobreentender que sus ideas se pueden tomar por extensibles a otros anarquistas.

Mi enfrentamiento contra las ideas ancaps a propósito de las conflagraciones aparece este verano cuando observo la postura en contra del uso hecho por EEUU de la bomba atómica en Hiroshima y Nagasaki así como, en un tono más bajo, contra la propia intervención norteamericana en la guerra mundial.La crítica al uso de la bomba atómica se basa en la más general y pura negación de todo margen para esa organización que conocemos como estado. Todo bombardeo previo a las "bombas inteligentes" e incluso con dichas armas de precisión es, para Rallo y otros, un acto de lesa humanidad y por tanto improcedente. La agresión al agresor mediante toda la fuerza disponible es vista como un acto malo por completo.

No voy a decirles que los ancaps serían malos soldados, que lo serían, sino que los ancaps serían unos comandantes desastrosos. Y lo serían porque sus ideas básicamente les impiden discernir el papel del estado en determinadas situaciones.

La idea es: sistema privado y ejército privado traen productividad y efectividad. Semejante aserto tiene un problema: el caso de la guerra relámpago (curiosamente neutralizado por las armas atómicas y su uso) y el simple y llano hecho de que la guerra no es un acto social sino meramente destructivo en el que inciden muchos factores de orden ideológico y moral en la determinación de la victoria. Es un hecho que existen verdaderos rendimientos de escala en toda empresa bélica, ¡y menudos rendimientos! Una unidad mal situada por muy bien equipada que esté, al estar dispersa, puede ser aniquilada por fuerzas menores y con equipo de menor calidad pero con organización (el ejemplo: la invasión alemana de Francia en 1940). Semejantes cosas ya dejan en claro mal lugar cualquier organización no basada en la disciplina y el mando único descentralizado, pero son sin embargo las únicas estrategias validas para los ancaps. Ni que decir tiene que en un régimen sin estado no existiría stock alguno de armas pesadas de combate y es en ello dónde radica la ventaja de los regímenes totalitarios en guerras localizadas de corta duración (además no sólo no hay disensión pacifista en el estado totalitario sino que la base de su economía bien puede ser la descarada preparación para la guerra). Es un hecho: en la paz la gente no demanda tanques Leopard II y en la guerra unas supuestas agencias privadas proveedoras de seguridad simplemente no se pondrían de acuerdo al creerse igualmente capacitadas para conducir la guerra.

Está claro que en términos de eficiencia bélica cualquier modelo sin coordinación jerárquica es una simple nulidad. Está claro que la lucha desorganizada puede tener victorias tácticas a nivel de barriada, esto es, dedicarse al sabotaje o el terror, pero aquí hablamos de ganar la guerra.

Lo que se quiere con la guerra es una paz benéfica, la victoria o la mera supervivencia. Con el paso de los decenios parece ser que la única guerra defendible en el papel es precisamente la defensiva (de hecho la propia ONU contempla la legitimidad del uso de armas nucleares en defensa propia). La guerra, al ser obligado el gasto público, huelga decir que cuánto más dure más perjudicial será para la sociedad, para las sociedades. En ese sentido, todo "atajo" o "trampa" para ganar guerras ha sido objeto de estudio reiterado por parte de generales y filósofos a lo largo de la historia.

Desde Maquiavelo, en occidente, la teoría política abandonó su ensoñación sistemática acerca de las virtudes del príncipe (en dichas ensoñaciones una de las más descaradas fue la de Séneca en su “De la clemencia”, el cual escribió en loa de Nerón sabiendo que había mandado matar a su propia madre) y pasó a describir lo que era la política, lo que era el estado. Y “lo que era” no era precisamente virtuoso.

Como establece el hispanista Geoffrey Parker en su “El éxito nunca es definitivo”, la “bondad” de los bandos contendientes en la guerra, el ius in bello (que es el único “derecho bélico” admitido una vez se ha concluído la ilegalidad de la guerra como “argumento” diplomático) sólo dependía de la correlación de fuerzas, esto es, al que era o se le creía fuerte como para ajustar cuentas se le tendía a respetar, al resto no. En lo político esta verdad se mantiene incólume y es por la que se rigen todos lo que se mueven en dicho terreno.

Las guerras cuánto más contenido político tengan peor serán, es un hecho histórico. En la medida en que los ciudadanos de los países se sienten ligados a la finalidad de una guerra más y más duro pelearán contra un enemigo al que, por ser “enemigo del pueblo” se le puede hacer literalmente cualquier cosa. Se suele decir que la primera víctima la guerra es la verdad, pero también lo es la justicia.

En una guerra es IMPOSIBLE distinguir amigo o enemigo en la población del país enemigo. La técnica armamentística ha logrado que dicha distinción se alcance en cierto grado, nunca será completa, y lo cierto es que los propios especialistas en lo bélico han sacado por conclusión del uso de “armas inteligentes”, esto es, la gran aplicación de capital bélico en lugar de la lucha de la infantería y el bombardeo “estratégico” (generalizado y desmoralizador), que éstas son mucho menos efectivas de lo que podría imaginarse de ellas. Ello sucede porque los blancos escogidos para dichas armas serán siempre, irremediablemente, la punta del iceberg en cuestión de información; la inteligencia militar por muy sagaz que sea no podrá saber el 100% de objetivos y muchos de ellos se suelen destruir o atacar por mero azar. Además la presencia de los soldados es fundamental para asegurar el orden y el número de los mismos es directamente proporcional a la calma del territorio conquistado. De hecho, la actual situación de Iraq se debe a los pocos soldados que ocuparon el país en un primer momento así como a la desastrosa política, que viene de la propia segunda guerra mundial en la que dejaron como “alcaldes” y administradores de retaguardia a partisanos y mafiosos, de considerar a todo enemigo del enemigo como un agente del orden válido. En la guerra y en la ocupación hay una sola palabra clave: FUERZA.

Cualquier arma, cualquier método, que evite la muerte de los soldados de la nación será utilizada: tanto el bombardeo masivo de poblaciones civiles como el uso de armas de destrucción masiva. No hay NI UNA SOLA ARMA eficaz que haya sido dejada de utilizar por convenio o ley internacional: ni la ballesta (sí, ese artilugio demoníaco condenado por la Iglesia que hacía posible a un patán matar a un señor con armadura), ni la artillería, ni la aviación, ni la guerra ilimitada submarina. En la guerra se busca el mayor daño posible al rival porque éste se relaciona con la brevedad de la guerra, es lógico. Como ya dije en otros artículos hay quien piensa que fueron las conferencias de paz y los institutos del amor a lo burocrático los que terminaron con el uso bélico de los gases asfixiantes tras la primera guerra mundial. Como dije, dicho armamento se desechó porque las máscaras antigás hacían de él algo prácticamente inútil (de hecho su efectividad máxima se cumplió sólo en 1915 cuando los alemanes emplearon gas contra tropas británicas sin protección alguna y de ahí en adelante no hizo más que decrecer). Bien es cierto que el armamento químico o bacteriológico podría ser recuperado en un futuro pero su tendencia a la ineficacia es muy elevada y contra una bomba, sea cual sea, no cabe la protección que contra un gas o un virus. Sea como sea, de todo eso nos ha librado un solo invento: la bomba atómica, un instrumento que hizo temerosos y cautos a los más agresivos y violentos de los guerreros como profetizó Edison.

Y contra estas cosas están los ancaps. En verano, como dije, manifestaron su oposición al uso que se hizo de la bomba atómica contra Japón así como, mediante un artículo bastante increíble en cuanto a los datos que aducía sobre bajas esperadas en la conquista de las islas del Japón, ponían en duda que la invasión final de Japón fuese potencialmente una carnicería, como adujeron quiénes apoyaron el uso de “la bomba”. Negaron pues la efectividad del ataque atómico pues se negaban a ver lo fundamental: la disuasión.

Ni siquiera el más pintado de los sociólogos podría describir la URSS como una nación pacífica; el internacionalismo soviético, como se demostró, era una remozada y más radical forma de imperialismo ruso propagado y defendido esa vez por millones de comunistas quintacolumnistas del mundo occidental. Un escenario inimaginable, como previó Churchill en su día, en el que la URSS decidiese agredir a lo que quedase que los ejércitos occidentales sería muy favorable para los soviéticos porque, en el fondo, EEUU no estaba dispuesto a perder millones de hombres, como sería necesario, en una guerra para salvar a los desagradecidos y corruptos europeos. Ese “escenario inimaginable” no sólo era de esperar sino que era el único que se podía esperar de un estado como el soviético: un estado que en sus ambiciones llegó a estar próximo a aliarse militarmente con la Alemania nazi, es decir, que estaba dispuesto A TODO. Lo único que podía invalidar los planes soviéticos era o bien un ejército occidental fuerte y a la par del soviético (algo totalmente imposible para una sociedad europea arrasada y arruinada) o bien la disuasión atómica. No había alianza de civilizaciones ni de ideologías posible: resistir o perecer. El arma nuclear facilitó por sí sola la disuasión necesaria para asegurar la paz entre los dos bloques mundiales y los fantasmas del uso interesado de las armas atómicas desaparecieron en cuanto ambos contendientes las tuvieron en su arsenal (caso claro de anulación entre monopolistas). Es tan evidente la nula inclinación soviética a la paz que negar el papel de las armas nucleares es, bajo mi punto de vista, un argumento difícilmente defendible. Respecto al increíble, es decir: no-creíble, artículo esgrimido por Rallo y otros ya di respuesta en su día, me remito a recordar que los norteamericanos tuvieron tres millares de bajas para ocupar una roca en medio del Pacífico (Tarawa) y el archipiélago de Japón no es precisamente Chafarinas.

La guerra es algo que nadie quiere ver extenderse, las expectativas de todos y cada uno de los miembros leales de una nación es que el conflicto acabe con una rápida victoria, de hecho, casi todas las guerras de la historia de la humanidad se han iniciado pensando que éstas durarían poco. En la primera guerra mundial alemanes y franceses confluyeron en los campos de batalla al grito de “a París” y “A Berlín” respectivamente. Las armas de destrucción masiva han destruido las expectativas de guerreros y conquistadores totalmente. Pero una vez en la guerra, en una guerra, no puede esperarse más humanidad que la que espontáneamente desarrollen los individuos que se ven mezclados en ella. No hay que engañarse, son los propios soldados y no las leyes militares las que vigilan por la moral en el gran charco de sangre que son las batallas. Es por eso que tendríamos mucho más que temer, siendo civiles, de un ejército musulmán o ruso que de un ejército occidental (si bien tendríamos aún mucho que temer). Decir que eso no es así afirmando que todo ejército estatista actúa igual es negar el componente ideológico y su papel en el comportamiento de los individuos, el hábito no hace al monje.

Sin duda será visto como un ejercicio de maldad o crueldad que yo defienda la visión bélica del ficticio Coronel Kurtz de “Apocalypse Now” de Francis Ford Coppola, pero es que es la real: el terror y el horror han de ser tus aliados porque si no lo son se convierten en unos enemigos espantosos. La guerra no es algo bonito y determinados comportamientos, muchos de los que establecen las convenciones internacionales, tienen un coste en el campo de batalla, en la efectividad militar y es por ello que suelen ser pisoteados muy a menudo. Como cualquiera que haya leído “El Arte de la Guerra” de Sun-Tzu, creo totalmente cierto que en la guerra existe un componente moral al cual se someten las acciones de los soldados y los mandos así como la retaguardia y que suele ser decisivo a la hora de determinar la victoria de unos y la derrota de otros. Una política de desmoralización del rival puede llevar a vencer sin a penas exponer a las propias tropas a los rigores del combate. Dicho tipo de acciones desmoralizantes se demostraron decisivas en pasados conflictos. El bloqueo aliado de los puertos alemanes hizo padecer hambre a todos los ciudadanos de Alemania y contribuyó a que éstos se mostrasen indiferentes o incluso partícipes de la revolución de 1918 que puso fin al esfuerzo de guerra alemán y al Reich, el bombardeo masivo de las ciudades japonesas redujo a prácticamente cero la industria nipona, lo mismo pasó en Alemania. ¿Murieron muchos inocentes? ¿Murieron muchos que de corazón no había deseado la guerra y sí la paz? Sí. Pero en una guerra toda consideración de ese tipo supone un lastre de cara a la victoria rápida y fulminante que desean los propios soldados y ciudadanos de los países. De hecho, a medida que lo han podido asumir se ha instalado en la política de los ejércitos el respeto al civil enemigo (o amigo): no antes. Si nos detenemos verdaderamente a considerar tales cuestiones de inocencias y culpabilidades sencillamente sería imposible llevar a cabo una acción bélica. Y es precisamente por esas consideraciones, que comparto por completo, por las que la guerra es temible, cruel y, a priori, rechazable por completo. Los ancaps serían unos generales desastrosos y darían cumplimiento a la frase de Orwell de que la mejor forma de acabar una guerra es perdiéndola.

Hay que eliminar las causas que impulsan a la guerra, es cierto, porque las armas nucleares son un “seguro” que podemos entender como temporal (aunque no comparto que nadie dispuesto y capacitado para adquirir un artefacto atómico esté además dispuesto a utilizarlo de forma suicida). Las causas de las guerras que están por venir no parecerán las mismas de las guerras anteriores, pero lo serán. Es INNEGABLE que el islamismo, tanto radical como radicalísimo, es una fuente de amenazas clara. Las recientes declaraciones de los “moderados”, que además niegan en su mayoría la existencia de grupos radicales islámicos o les justifican, nos dejan claro hasta qué punto nada podemos esperar de los nuevos nazis del mundo. Los nuevos nazis, los musulmanes, aspiran a controlar el mundo en base a un patrón religioso y no racial, pero no dejan de aspirar al control mundial. El islamismo fomenta y defiende el uso de la violencia en su propio Libro, el islamismo no hubiese sido posible sin las campañas militares, espectaculares eso sí, que llevaron a la conversión de los paganos en derredor de Arabia. El cristianismo, que es nuestra base, no nació ni se popularizó por más violencia que la que se ejerció contra él por parte de los paganos y los judíos fariseos. Es por esto que me parece ofensivo que, en base a sucesos posteriores, se equipare el cristianismo y el islamismo o que incluso se vilipendie al primero y se llame al segundo “religión del amor”. Los cantos juveniles de los musulmanes incluyen referencias ofensivas hacia la cruz y la virgen María entre otras muchas lindezas (por eso estos días patean con tanta fruición la bandera danesa, que consta de una cruz).

Aún así los malos son los cristianos, que debemos estar en deuda por las Cruzadas… ¿Dónde hay derechos? ¿Dónde hay libertad? Ceder ante los islamistas “por tolerancia” es reducir nuestra civilización a la nada “por tolerancia”. Hoy, como ayer, tenemos nuestros nazis en este mundo y la única respuesta de los irresponsables es otro Munich, otra “paz de nuestro tiempo”, con los peores enemigos de la libertad. ¿No hubiese detenido al nazismo y evitado la masacre del 39-45 una guerra en 1937 o 38? Sin duda, pero no había virtud alguna entre las naciones occidentales y apenas quedaba valor entre alguno de los británicos mientras los franceses o bien hacían lo que mandaba Stalin (padrecito de los pueblos) o se habían entregado al antisemitismo dejando en segundo plano la dignidad e integridad de su nación. Ese Occidente no podía detener las hordas nazis aún pudiendo destruirlas materialmente y ese mismo Occidente es incapaz ahora de mostrarse firme con los musulmanes… aún pudiendo castigar sus aspiraciones criminales y discriminatorias más que duramente. Sarcozy lo dejó claro: si ser musulmanes es negar las bases de occidente... ¡LARGO! Es tan sencillo como ver que nosotros no podemos ser cristianos practicantes en el Islam sin ser perseguidos y ellos aquí pretenden que nos autocensuremos, si no somos capaces de ver en dónde acaba este camino... merecemos desaparecer como civilización. Si para detener la intransigencia y la intolerancia tenemos que cerrar las puertas y hacer la guerra a los musulmanes así sea. No cabe tolerancia con los intolerantes porque se anula a sí misma.

En último término la guerra, por injustas que sean sus derivaciones, en defensa de la civilización, en defensa de la nación, es necesaria e históricamente inevitable. Como siempre, esperando qué haga EEUU, lucharemos sólo cuando nos sea difícil ganar... Los espartanos no se reunieron para debatir los pros y los contras de su propia existencia, tampoco lo hicieron los galos, ni los íberos, ninguna civilización. Lucharon y perecieron, pero lo hicieron un día; Occidente perece todos los días, como los cobardes.

Espero no molestar con mis discrepancias, y menos a Rallo, el más brillante de los blogueros liberales así como admirable en muchas de sus ideas y brillante en la defensa de las mismas.

Fortis cadere, cedere non potest” (“Los fuertes caen, no se rinden”).

Salud y libre comercio

15 comentarios:

narpo dijo...

Vaya, yo no soy ancap y aún así no entiendo que pintan todos esos soldados en Irak.
La intervención ha sido una gran chapuza cuya única consecuencia positiva (derrocamiento de SH) no es más que puro intervencionismo buenista.

Isidoro Lamas Insua dijo...

¿Y yo he dicho lo contrario? La guerra en Iraq, hoy por hoy, me resulta incomprensible, y mi artículo creo que la menta una vez y para mencionar los errores estratégicos norteamericanos: sólo eso.

narpo dijo...

Pues si, tienes razón.

Un saludo.

Albert_Esplugas dijo...

La crítica al uso de la bomba atómica se basa en la más general y pura negación de todo margen para esa organización que conocemos como estado.

La agresión al agresor mediante toda la fuerza disponible es vista como un acto malo por completo.

Con frases como éstas das la impresión de no haber entendido nada de nuestra crítica.

Por otro lado noto en ciertos liberales una tendencia a convertir en “temas ancaps” cuestiones que no lo son en absoluto, como la sanidad, la libertad de armas y ahora el aislacionismo en materia de política exterior (que ha sido una bandera tradicional del movimiento conservador norteamericano). Cualquiera diría que hay que ser anarquista para cuestionar el lanzamiento de las bombas atómicas.

Un saludo

Isidoro Lamas Insua dijo...

Albert, yo me limito a dar mi opinión acerca de vuestro posicionamiento ante las guerras y en concreto al uso de la fuerza organizada para la lucha en ellas.

¿Dices que demuestro qué? Con todo el respeto, espero mayor detalle... Si dices que no te comprendo o "no os comprendo" en absoluto espero al menos una razón y no sólo que descalifiques toda mi opinión diciendo que no te entiendo.

En ningún caso digo que sólo un anarquista atacaría lo de las bombas atómicas, ¡qué va! Me limito de nuevo a describir la mentalidad de un pueblo en una guerra y su disponibilidad total a hacer uso de toda arma a su alcance para acabarla lo antes posible. Las armas nucleares se utilizaron y su uso fue balsámico con la URSS: es un hecho histórico.

Por otra parte, el texto de Raico de "Lew Rockwell" que aducíais en verano, como te dije en su momento, utilizaba como arma arrojadiza la presunta militancia anti nuclear de nada menos que McCarthur, un señor que en Corea pretendió usar armas nucleares cuando vio que los chinos le ganaban la partida... Dicho artículo era muy atacable y algunos los esgrimieron como un "ne vais plus".

Salud y libre comercio

Anónimo dijo...

Isidoro ahora estoy en Madrid, pero tendrás réplica en breve.

Isidoro Lamas Insua dijo...

Qué miedo me da... :P. Veremos.

Anónimo dijo...

si la guerra de irak "es puro intervencionismo buenista" no veo por qué defendeis la intervención en la IIGM, a fin de cuentas la intervención en Irak fue respuesta a un estado terrorista, que financiaba a los suicidas palestinos y se había acercado a los islamistas, mientras que la intervención en aquellos tiempos lo fue contra un país que no quería enfrentarse a USA -Alemania- y otro que lo había hecho tras varos intentos de negociación -Japón-. Con esa intervención no consiguieron los Americanos, más que defender a una panda de cobardes acomdaticios y desagradecidos.

Isidoro Lamas Insua dijo...

Anónimo: desgraciadamente los ancaps no son precisamente inconsecuentes, afirman que la intervención americana en la segunda guerra mundial fue errónea, de hecho, culpan a la intervención americana en la primera guerra mundial, según creo, del advenimiento de la URSS...

Roberto Suárez dijo...

Como comenta Albert, éste era uno de los principios centrales de la "Old Right". Rothbard estaba tan encantado de la vida con el temita, que desbarró hasta límites imperdonables (precisamente por ser él duele más). Y ahora tenemos a los chicos del Mises (¿por qué narices no se llamarán Rothbard Institute?), con Rockwell de general.

Isidoro Lamas Insua dijo...

Muy cierto Roberto. Mises apoyaba la guerra contra el nazismo totalmente y criticaba el apaciguamiento. En cierta medida se desprende de "Gobierno Omnipotente" la idea de que habría que haberle declarado la guerra a Alemania antes de que ésta agrediese Polonia. Mises afirma que las ideas nazis deben ser totalmente erradicadas... pero ahi entramos en terrenos peligrosos. "Mises Institute" no le hace justicia, desde luego.

Salud y libre comercio

Anónimo dijo...

豆豆聊天室 aio交友愛情館 2008真情寫真 2009真情寫真 aa片免費看 捷克論壇 微風論壇 大眾論壇 plus論壇 080視訊聊天室 情色視訊交友90739 美女交友-成人聊天室 色情小說 做愛成人圖片區 豆豆色情聊天室 080豆豆聊天室 小辣妹影音交友網 台中情人聊天室 桃園星願聊天室 高雄網友聊天室 新中台灣聊天室 中部網友聊天室 嘉義之光聊天室 基隆海岸聊天室 中壢網友聊天室 南台灣聊天室 南部聊坊聊天室 台南不夜城聊天室 南部網友聊天室 屏東網友聊天室 台南網友聊天室 屏東聊坊聊天室 雲林網友聊天室 大學生BBS聊天室 網路學院聊天室 屏東夜語聊天室 孤男寡女聊天室 一網情深聊天室 心靈饗宴聊天室 流星花園聊天室 食色男女色情聊天室 真愛宣言交友聊天室 情人皇朝聊天室 上班族成人聊天室 上班族f1影音視訊聊天室 哈雷視訊聊天室 080影音視訊聊天室 38不夜城聊天室 援交聊天室080 080哈啦聊天室 台北已婚聊天室 已婚廣場聊天室 夢幻家族聊天室 摸摸扣扣同學會聊天室 520情色聊天室 QQ成人交友聊天室 免費視訊網愛聊天室 愛情公寓免費聊天室 拉子性愛聊天室 柔情網友聊天室 哈啦影音交友網 哈啦影音視訊聊天室 櫻井莉亞三點全露寫真集 123上班族聊天室 尋夢園上班族聊天室 成人聊天室上班族 080上班族聊天室 6k聊天室 粉紅豆豆聊天室 080豆豆聊天網 新豆豆聊天室 080聊天室 免費音樂試聽 流行音樂試聽 免費aa片試看免費a長片線上看 色情貼影片 免費a長片 本土成人貼圖站 大台灣情色網 台灣男人幫論壇 A圖網 嘟嘟成人電影網 火辣春夢貼圖網 情色貼圖俱樂部 台灣成人電影 絲襪美腿樂園 18美女貼圖區 柔情聊天網 707網愛聊天室聯盟 台北69色情貼圖區 38女孩情色網 台灣映像館 波波成人情色網站 美女成人貼圖區 無碼貼圖力量 色妹妹性愛貼圖區 日本女優貼圖網 日本美少女貼圖區 亞洲風暴情色貼圖網 哈啦聊天室 美少女自拍貼圖 辣妹成人情色網 台北女孩情色網 辣手貼圖情色網 AV無碼女優影片 男女情色寫真貼圖 a片天使俱樂部 萍水相逢遊戲區 平水相逢遊戲區 免費視訊交友90739 免費視訊聊天 辣妹視訊 - 影音聊天網 080視訊聊天室 日本美女肛交 美女工廠貼圖區 百分百貼圖區 亞洲成人電影情色網 台灣本土自拍貼圖網 麻辣貼圖情色網 好色客成人圖片貼圖區 711成人AV貼圖區 台灣美女貼圖區 筱萱成人論壇 咪咪情色貼圖區 momokoko同學會視訊 kk272視訊 情色文學小站 成人情色貼圖區 嘟嘟成人網 嘟嘟情人色網 - 貼圖區 免費色情a片下載 台灣情色論壇 成人影片分享 免費視訊聊天區 微風 成人 論壇 kiss文學區 taiwankiss文學區

Anónimo dijo...

視訊交友網 080視訊聊天室 ※免費視訊聊天室※ ※免費視訊聊天室※ 視訊聊天室 成人影音視訊聊天室 ut影音視訊聊天室 ※免費視訊聊天室※ 視訊ukiss聊天室視訊ukiss聊天室 視訊交友90739 視訊交友90739 情人視訊網 168視訊美女 168視訊美女 168視訊美女 視訊美女館 視訊美女館 免費視訊美女網 小高聊天室 小高聊天室 aio交友聊天室 aio交友聊天室 交友聊天室 交友聊天室 線上a片 線上a片 線上a片 線上a片 線上a片 免費線上a片 免費線上a片 嘟嘟成人網站 成人漫畫 情色文學 嘟嘟成人網 成人貼圖區 情色文學成人小說 微風成人區 情色貼圖區 免費視訊聊天 免費成人圖片區 愛情公寓 愛情公寓聊天室 寄情築園小遊戲 免費aa片線上看 aa片免費看 情色SXE聊天室 SEX情色遊戲 色情A片 免費下載 av女優 俱樂部 情色論壇 辣妹視訊 情色貼圖網 免費色情 聊天室 情人視訊聊天室 免費a片成人影城 免費a片-aa片免費看 0204貼圖區 SEX情色 交友聊天-線上免費 女優天堂 成人交友網 成人情色貼圖區 18禁 -女優王國 080視訊美女聊天室 080視訊聊天室 視訊交友90739 免費a片 aio 視訊交友網 成人影城-免費a片※免費視訊聊天※85cc免費影片日本線上免費a片 免費色咪咪影片免費色咪咪影片aaa片免費看影片aaa片免費看成人影城情人視訊高雄網sex520免費影片080聊天室080聊天室aa的滿18歲影片免費av18禁影片免費av18禁影片免費av18禁影片aa的滿18歲影片

Anónimo dijo...

85cc免費影城 愛情公寓正妹牆川藏第一美女 成人影片 情色交友網 美女視訊 美女視訊 視訊情人高雄網 JP成人影城 383成人影城 aa片免費a片下載 a片線上看aa片免費看 ※a片線上試看※sex520免費影片※ aa片免費看 BT成人論壇 金瓶影片交流區 自拍美女聊天室 aa片免費a片下載 SEX520免費影片 免費a片 日本美女寫真集 sex520aa免費影片 sex520aa免費影片 BT成人網 Hotsee免費視訊交友 百分百貼影片區 SEX520免費影片 免費視訊聊天室 情人視訊高雄網 星光情色討論版 正妹牆 383成人影城 線上85cc免費影城 85cc免費影城 85cc免費影城 85cc免費影城 ※免費視訊聊天室※ ※免費視訊聊天室※ 免費視訊聊天室 85cc免費影片 85cc免費影片 080苗栗人聊天室 080苗栗人聊天室 080中部人聊天室 080中部人聊天室 免費a片下載 免費a片 AA片免費看 aa片免費看 aa片免費看 aa片免費看 aa片免費看 日本av女優影片 av女優 av女優無碼影城 av女優 av女優 百分百成人圖片 百分百成人圖片 視訊情人高雄網 電話交友 影音電話交友 絕色影城 絕色影城 夜未眠成人影城 夜未眠成人影城 色咪咪影片網 色咪咪影片網 色咪咪影片網 色咪咪影片網 色咪咪影片網 免費色咪咪貼影片 免費色咪咪貼影片 色情遊戲 色情遊戲 色情遊戲 色情遊戲 影音視訊交友網

Anónimo dijo...

徵信社|徵信|徵信社|徵信|徵信社|徵信|徵信社|徵信|徵信社|徵信|徵信社|徵信|徵信社|徵信|徵信社|徵信|徵信社|徵信|徵信社|徵信|徵信社|徵信|徵信社|徵信|徵信社|徵信|徵信社|徵信|徵信社|徵信|徵信社|徵信|徵信社|徵信|徵信社|徵信|徵信社|徵信|徵信社|徵信|徵信社|徵信|